bookmark_borderModric tiene la llave del futuro del centro del campo del Real Madrid

Luka Modric (34 años) se ha ganado el derecho a decidir. El croata ha recuperado su mejor nivel y, sobre todo, el Real Madrid vuelve a competir, su gran obsesión durante la pasada temporada, aquella en la que todo parecía negativo y jugadores que todavía tenían mucho que decir en el fútbol, se mostraron lejos de su mejor forma. Si en el verano de 2018 se pudo llegar a plantear un cambio de aires, en 2019 no pasó por su cabeza. No era una manera de terminar su estancia en el Real Madrid. Eso lo tenía muy claro el mejor jugador del mundo de 2018.

Ahora todo ha vuelto a la normalidad y esos jugadores, con Modric a la cabeza, muestran una versión cercana a la de su mejor fútbol. El aspecto competitivo que se perdió durante el curso pasado ha reaparecido. De hecho, está firmando su temporada más goleadora con cinco tantos.

El centrocampista tuvo todo tipo de ofertas durante el verano de 2018. Venía de firmar un gran Mundial, de conquistar Liga y Champions League y el Real Madrid no permitió su marcha. Veían en el croata un potencial Balón de Oro (lo terminó ganando) y un jugador capaz de rendir al máximo nivel. El Inter se quedó con las ganas. Esos éxitos individuales, significaron que el croata ampliara su contrato un año más, terminando su vínculo con la entidad madridista en 2021.

Modric ha ido ganando peso dentro del equipo de Zinedine Zidane según ha ido avanzando la temporada. Las suplencias en partidos importantes como los del PSG, Atlético y Barcelona, sembraron dudas en el croata, pero ahora su rol ha cambiado. Titular y decisivo en la Supercopa y en el once ante el Atlético, ha elevado más si cabe la moral del croata, con ganas de engordar su historial como madridista. Eso sí, sabe que llegará el 30 de junio y tendrá que decidir respecto a su futuro.

Atrás quedarían ocho temporadas en el Real Madrid, pero con la posibilidad de seguir una campaña más vestido de blanco. Propuestas no le van a faltar al croata. Su juego vuelve a llamar la atención de muchos equipos, pero será él el que decida. Lo que tiene claro Modric es que se quiere sentir importante, quiere jugar y en estos momentos lo es.

A partir de la elección que haga el croata, la dirección deportiva madridista se moverá en uno u otro sentido para reforzar el centro del campo. Modric reúne talento, trabajo y carisma, algo que el club blanco encontró gracias a la insistencia de Mourinho de fichar al menudo jugador, que en el Real Madrid ha crecido en su juego de manera espectacular, hasta ser considerado el número uno del mundo para todos durante 2018.

En el club blanco ven en Odegaard el relevo perfecto, jugador que si nada cambia regresará al Real Madrid el próximo verano, aunque la Real Sociedad confía en que el acuerdo de un segundo año de cesión siga en pie. Como le sucede a Modric, Odegaard tiene mucho que decir respecto a su futuro. El ahora jugador del equipo donostiarra tiene claro que su momento de regreso al Bernabéu tendrá mucho que ver con el rol que juegue dentro del once madridista. Y si muchos dentro de la estructura del club blanco le ven como el relevo del croata, pero le toca esperar por el momento.

bookmark_borderSin liderato, sin Hazard, con muchas dudas… y una semana decisiva

Al Madrid le viene una ola gigante. Y si hace pocas fechas la determinación era tal que el barco se hubiera lanzado directo a la cresta, dispuesto a surfear la dificultad y salir airoso por el otro lado, ahora los marineros de Zidane se miran unos a otros, dudando, sin saber qué rumbo tomar, sin una voz líder que dé órdenes claras y temiendo quedar sepultados bajo la montaña de agua.

En apenas unos días pasarán por Chamartín el Manchester City y el Barcelona en dos duelos que pueden determinar la temporada, tanto en Champions como en Liga. Y el momento no podría ser más inoportuno. El equipo de Zidane viene, de forma casi consecutiva, de caer en Copa ante la Real Sociedad y de perder el liderato tras ceder cinco puntos en dos jornadas frente a Celta y Levante. Por si la pérdida del primer puesto no fuera suficiente, ante el Levante perdió también a Hazard, que podría haber hecho adiós a la temporada, o casi. Y más allá de las dudas genéricas, hay algunas otras bastante concretas

Por ejemplo, una duda con nombre y apellido: Karim Benzema. El 9 no está bien y no sólo de cara a portería, que también. El encargado de hacer los goles en el Real Madrid sólo ha anotado dos en lo que va de 2020, uno en Copa (Zaragoza) y otro en Liga (Atlético). Su actuación en el Ciutat de València fue depresiva, con remates sin fe, jugadas en el área sin resolución y una serie de jugadas en las que el aficionado blanco se desesperó al ver a su delantero centro negado frente al gol.

El juego no fue malo en algunos tramos, pero con la lesión de Hazard el equipo se vino abajo. Otro de los grandes logros de Zidane había sido el de mantener la tensión competitiva durante todo el encuentro, presentar una intensidad alta del minuto 1 al 90. El bajón madridista preocupa antes de dos partidos en los que precisamente la concentración y el vigor serán claves para no perderle la cara a la temporada.

También en la zona defensiva han surgido las dudas como los caracoles después de la lluvia. Los cuatro goles de la Real Sociedad hicieron daño, los dos del Celta provocaron nerviosismo y el de Morales no acalló las críticas. Ramos y Varane han perdido la invulnerabilidad, la continua apuesta de Zidane por Marcelo crea desequilibrios e incluso Courtois dejó una mancha en su buen historial en el Ciutat. Una caída defensiva colectiva unida a bajones individuales de algunos futbolistas que hacen mella en el desempeño colectivo.

Y a todos estas dudas se une la falta de acierto de Zidane en algunas de sus decisiones. En los cambios, en las alineaciones y en la distribución de los jugadores. Los últimos encuentros están minando la imagen de un Zizou que precisamente había dado un recital de buenas decisiones que le había valido los elogios unánimes de la crítica. Con la lesión de Hazard, baja ante el City y el Barcelona, vuelven las dudas. ¿Cinco centrocampistas para intentar mantener el balón frente a dos equipos que acumulan mucha posesión? ¿4-3-3 con Bale y Vinícius para aprovechar las contras a toda velocidad? Demasiadas preguntas abiertas, demasiada niebla en un equipo que debería tenerlo todo claro y despejado en el momento clave del curso.

bookmark_borderCelta-Real Madrid, recuerdos de un partido de verano: la roja a Modric, el gesto de Lucas, el viaje para nada de Carvajal…

Real Madrid y Celta se vuelven a ver las caras para solventar la vuelta del partido con el que arrancó LaLiga para los dos. El sábado 17 de agosto se ponían en marcha en Balaídos dos equipos que se presentaban en LaLiga cargados de dudas por una pretemporada errática. Los de Zidane en nada se parecen al equipo famélico de agosto; el Celta vive demasiado cerca de los fantasmas que temía a pesar del cambio de entrenador, del adiós de Fran Escribá y la llegada de Óscar.

Aquel primer partido de LaLiga estuvo cargado de situaciones atípicas.

1- Carvajal viajó para no jugar

El lateral del Madrid pasó de sancionado a indultado y de nuevo a sancionado. La Federación decidió cambiar su legislación y anular las sanciones por cinco amarillas de una temporada a otra. Eso permitía a Carvajal jugar en Vigo. Sin embargo, el visto bueno del CSD no estaba antes de la primera jornada. Ante esa situación, la Federación emitió un comunicado para amparar a los sancionados. Podía jugar, lo que hizo que Carvajal viajara a Vigo. Pero al aterrizar, el Madrid se enteró de que todo había cambiado. Se anulaba la media de gracia “por entender que no se dan los elementos fácticos y jurídicos para que pueda proceder a la revocación de unas sanciones disciplinario-deportivas”. Vio el partido desde la grada.

2- La roja a Modric

La primera polémica de la temporada tuvo a Luka Modric y Jorge Molina como víctimas. Estrada Fernández aplicó a rajatabla una de las novedades reglamentarias de la nueva temporada. “En el minuto 56 el jugador (10) Modric, Luka, fue expulsado por el siguiente motivo: Por impactar con los tacos en la zona del tendón de Aquiles adversario sin posibilidad de disputar el balón”. La jugada dejó claro que la medida era absurda y que no había intención alguna del croata en hacer daño. No tardó en ser eliminada.

3- El VAR salva al Madrid al borde del descanso

A los 12 minutos de partido se adelantó el Madrid con un gol de Benzema. Al borde del descanso, una presión forzó el error de Odriozola y marcó Brais Méndez. Mientras Balaídos celebraba a lo grande el 1-1, desde la sala VOR se avisó al árbitro de que Aspas estaba en fuera de juego por milímetros. Se anuló el tanto, pero Aspas no se quedó conforme. “Yo vi la jugada y no hay fuera de juego”.

5- Golazo de Kroos

La veraniega tarde gallega dejó un tremendo gol de Kroos. El alemán tiene al Celta entre ceja y ceja y no hay un equipo que se le dé mejor a la hora de marcar. Cinco tantos ha marcado ante los gallegos desde que llegó a España y en Balaídos firmó la victoria de Alemania ante España en noviembre de 2014.

6- El estreno de Iker Losada

El gol del Celta, con el partido casi acabado, lo hizo un canterano: Iker Losada. No ha vuelto a marcar, pero es que a los minutos que jugó ante el Madrid sólo sumó 11 minutos más en Primera, ante el Getafe. Con el filial aparece casi siempre, pero sólo anotó ante el Melilla el (18 de septiembre).

7- El mensaje de Escribá, la respuesta de Miñambres

Fran Escribá aprovechó la derrota ante el Madrid para lanzar un mensaje cargado de intención a la directiva del Celta. “La apuesta por la cantera es muy bonita, pero a veces nos limita. Mirad sus cambios y los nuestros”. No tardó en llegar la respuesta desde el club a través del director deportivo, Felipe Miñambres: “No fue la mejor rueda de prensa de su historia. Dijo una cosa pero a mí me transmite otra. Está encantado con los chicos y dice que todos le han dado un nivel alto. A mí me ha transmitido una cosa bien diferente a lo que dio entender el otro día. Nosotros podemos tener limitaciones de sanciones o de lesiones, pero la cantera no limita, ayuda”.

8- Bale, titular

Zidane rompió todas las quinielas y colocó a Bale en el once inicial. La pretemporada tuvo al galés en el epicentro de la actualidad. Quedaba mercado y el nombre de Bale estaba siempre presente. En la pretemporada tuvo ratos ante Arsenal, Atlético de Madrid y Roma, pero llegó el primer partido de LaLiga y el de Cardiff estuvo en el once.

bookmark_borderModric o Isco, el dilema de Zidane para las grandes noches

Con el regreso de Hazard, a Zidane se le plantea un dilema para las alineaciones en las noches de los partidos grandes, en los duelos en los que no hay lugar para las rotaciones y sí para el equipo de gala. El francés tiene claro el esquema para esos días de todo o nada: el 4-4-2. Y también tiene clara la dupla atacante siempre y cuando no haya problemas físicos que lo impida: Benzema-Hazard. Así que a Zizou le toca mojarse con los centrocampistas, debiendo elegir a cuatro de los cinco ‘titulares’ que tiene. Y ahí, con CasemiroValverde Kroos fijos en la medular, serán Isco Modric los que peleen por la cuarta plaza, la que ocupa el hombre que se mueve entre líneas.

bookmark_borderModric, el ministro de Exteriores del Madrid

No fue un gol cualquiera. Fue el de un estilo propio, el de un jugador hecho así mismo y que se inventó un remate en dónde pocos verían hueco alguno, pero que debido a su capacidad para rematar con el exterior del pie, encontró el sitió justo para poner el balón lejos del alcance de Jaume Domenechn. Fue el gol de la confianza y la demostración de que el croata atraviesa el mejor momento del ultimo año y medio. Cuando juega aporta, aparece y es decisivo para que su equipo de demostraciones como la hecha ante el Valencia.

Modric se siente bien más allá de las suplencias de los partidos ante Atlético, PSG o Barcelona. Su filosofía le impide bajar los brazos y ahora sabe que está ante una buena oportunidad para recuperar su sitio entre los elegidos ante las lesiones de otros jugadores y la decisión de Zidane de darle mayor protagonismo a los centrocampistas en lugar de dar la alternativa a jugadores como Vinicius o Rodrygo.

Esa frescura de piernas ha llevado a Modric a tener más capacidad ofensiva de la que acostumbra. Sus dos últimos goles reflejan a la perfección esa rapidez y resistencia que vuelve a tener. El logrado el pasado sábado ante los de Bordolás, el centrocampista persiguió el posible pase de Valverde de un área a la otra, sin importarle eso de llevar otros 93 minutos corriendo. En Yeda cerró el partido en un alarde habilidad y anticipándose a los movimientos de los defensas del Valencia con ese toque de exterior de su pie derecho.

Además, a ese acierto goleador que está demostrando Modric durante esta campaña (ya suma cinco tantos), hay que añadir su habitual lucidez a la hora de asistir a los compañeros, añadiendo cuatro asistencias a sus números, lo que le convierten en el segundo jugador que más aporta en lo ofensivo por detrás de Benzema que llega hasta los 16 goles y 7 asistencias. Kroos es el tercero de la lista con cuatro goles y cuatro asistencias.

bookmark_borderLa media del gol: los centrocampistas de Zidane suman 16 tantos, dos más que toda la campaña pasada

Luis Aragonés daba una importancia máxima a los goles de la segunda línea. Así se lo explicó a Xavi, Iniesta y Silva. “Está muy bien que den asistencias, pero ustedes tienen que acabar cada temporada cerca de los 10 goles”, les explicó más de una vez. Para Xavi no era un discurso nuevo. Ya lo había oído de boca de Radomir Antic, el entrenador que en e lMadrid ubicó a Fernando Hierro en el centro del campo para explotar la faceta goleadora del malagueño.

Este Real Madrid al que Zidane ha devuelto a la pelea por todo, que era la misión que se marcó desde su regreso -“no voy a prometer títulos, pero sí que vamos a competir por ganarlos todos”- ha encontrado en el centro del campo una fuente de goles.

El último ejemplo es el partido ante el Sevilla, resuelto con dos goles de Casemiro, el pivote defensivo. El esquema del partido fue parecido al de la temporada pasada. Entonces los blancos resolvieron un duelo muy cerrado con dos dianas llegadas desde su medular: Casemiro y Modric.

Ese partido se disputó el 19 de enero de 2019. A esas alturas de la pasada temporada, los centrocampistas del Madrid acumulaban solo nueve goles. De ellos dos eran de Ceballos y la nómina de centrocampistas puros era más amplia porque en la plantilla estaba Marcos Llorente.

bookmark_borderModric, el ministro de Exteriores del Madrid

No fue un gol cualquiera. Fue el de un estilo propio, el de un jugador hecho así mismo y que se inventó un remate en dónde pocos verían hueco alguno, pero que debido a su capacidad para rematar con el exterior del pie, encontró el sitió justo para poner el balón lejos del alcance de Jaume Domenechn. Fue el gol de la confianza y la demostración de que el croata atraviesa el mejor momento del ultimo año y medio. Cuando juega aporta, aparece y es decisivo para que su equipo de demostraciones como la hecha ante el Valencia.

Modric se siente bien más allá de las suplencias de los partidos ante Atlético, PSG o Barcelona. Su filosofía le impide bajar los brazos y ahora sabe que está ante una buena oportunidad para recuperar su sitio entre los elegidos ante las lesiones de otros jugadores y la decisión de Zidane de darle mayor protagonismo a los centrocampistas en lugar de dar la alternativa a jugadores como Vinicius o Rodrygo.

Esa frescura de piernas ha llevado a Modric a tener más capacidad ofensiva de la que acostumbra. Sus dos últimos goles reflejan a la perfección esa rapidez y resistencia que vuelve a tener. El logrado el pasado sábado ante los de Bordolás, el centrocampista persiguió el posible pase de Valverde de un área a la otra, sin importarle eso de llevar otros 93 minutos corriendo. En Yeda cerró el partido en un alarde habilidad y anticipándose a los movimientos de los defensas del Valencia con ese toque de exterior de su pie derecho.

Además, a ese acierto goleador que está demostrando Modric durante esta campaña (ya suma cinco tantos), hay que añadir su habitual lucidez a la hora de asistir a los compañeros, añadiendo cuatro asistencias a sus números, lo que le convierten en el segundo jugador que más aporta en lo ofensivo por detrás de Benzema que llega hasta los 16 goles y 7 asistencias. Kroos es el tercero de la lista con cuatro goles y cuatro asistencias.

Modric se suma a las apuestas ganadoras de Zidane. El croata sabía que era cuestión de tiempo. Las lesiones, dos entre septiembre y octubre, impidieron que su ritmo de partidos fuera el normal. En cuanto los problemas físicos han desaparecido el Madrid vuelve a bailar al ritmo del de Zadar.

bookmark_borderLa ‘generación de Lisboa’ iguala a la Quinta y amenaza al Madrid de Di Stéfano

EReal Madrid ha construido su legendaria historia a base de títulos, de victorias, de jugadores que han marcado época. En sus ya casi 118 años de existencia han sido muchas las generaciones de futbolistas que han arrimado el hombro para que el museo del equipo de Chamartín sea el más imponente del mundo cuando se habla de deporte. Pero hay generaciones y generaciones, y en la actual plantilla del Madrid hay una cuya huella es una marca profunda en el club.

Es la que rompió con todo en Lisboa el 24 de mayo de 2014. La forman Ramos, Marcelo, Varane, Carvajal, Modrid, Benzema, Isco, Bale y Nacho. Ellos vivieron el cabezazo de Ramos en el 93 y estaban el domingo en el Rey Abdullah de Yeda para colocar en 15 los títulos ganados por el Real Madrid a partir del doblete Copa-Champions de 2014.

“La clave está en la ambición, en el hambre de seguir ganando”, explicaba Ramos a las puertas de la final de la Supercopa. Una avidez por vencer que el equipo de Zidane ha recuperado después de una temporada, la pasada, en la que parecía ser víctima mortal de la gula.

Con esas 15 conquistas, esa camada de jugadores se sitúa ya a la misma altura de una que es marca registrada, la Quinta del Buitre. Di Stéfano le abrió las puertas y Amancio otorgó poderes a un grupo de jugadores que escribió su historia a base de títulos, pero sobre todo por su forma de entender y de jugar al fútbol.

Esa Liga que tanto reclama Zidane para su equipo fue la seña de identidad de la Quinta. Cinco llegaron a las vitrinas del Madrid entre 1986 y 1990, un ciclo que es único en la historia del fútbol español. Y su cierre llegó en la temporada 1994-95, con Jorge Valdano como entrenador. En el debe de esa generación estrella de La Fábrica quedó ganar una Copa de Europa, la que nunca vieron tan cerca como en la semifinales de 1988 ante el PSV.

El gran desafío

La generación de Lisboa ha elevado el listón hasta los 15 títulos, de ellos 11 internacionales y cuatro españoles. Eso sitúa a este equipo en disposición de alcanzar y hasta superar al Real Madrid de Di Stéfano. La llegada de La Saeta a Chamartín cambió la historia del club. Con el argentino se abrió una década gloriosa que parecía irrepetible.

Su paso por el club tiene nombre y apellidos: el Madrid de las cinco Copas de Europa. Pero además de su dominio incontestable en Europa, a los mandos de Di Stéfano el Madrid ganó ocho campeonatos de Liga de los once que jugó. Su kritpotinita fue la Copa, entonces del Generalísimo. Sólo una, la de 1962 (2-1 ante el Sevilla con un gol de Puskas en el minuto 90) fue capaz de ganar un equipo que levantó 18 títulos.

En menos temporadas, siete, el actual Madrid ya mira a la cara al de Di Stéfano. Les separan sólo tres títulos y las cuatro Copas de Europa de los de Lisboa ponen cerco a la cinco en blanco en negro. Y por delante este equipo tiene LaLiga, Copa y Champions

¿Te gusta el camiseta Real Madrid barata? Bienvenido a comprar en nuestra tienda de todocamisetasfutbol.

bookmark_borderModric, Isco, Kroos, Casemiro y Valverde, los 100 millones mejor invertidos

El Real Madrid ha vuelto a ganar un título mandando desde el medio campo. Modric, Isco, Kroos, Casemiro y Valverde han afianzado un proyecto que muchos daban por agotado tras el fiasco de la campaña pasada. Sin embargo, pocas veces 100 millones han sido mejor invertidos. Es lo que ha pagado el club blanco por estos cinco jugadores a lo largo de los años. Modric costó 35, Isco 30, Kroos 25, Casemiro 5 y Valverde otros 5. La pregunta es cuánto valen ahora cada uno de estos jugadores. Según el portal Transfermarkett, salvo con Modric todos como mínimo se duplican y eso que la última valoración es a la baja tras una campaña pasada sin títulos. Aún así, y después de muchos años en lo más alto en el caso de Modric, Isco Kroos y Casemiro, su valor actual es de 230 millones.

Modric cambia la tendencia:

El éxito del medio campo del Madrid empieza con el fichaje de Modric en la campaña 2012-2013. Los blancos pagan 35 millones por el croata. Para muchos un dineral para un jugador que no tenía talla para dirigir el medio campo del Madrid. El tiempo ha puesto a cada uno en su sitio. Balón de Oro, a sus 34 años el croata no ha dicho aún su última palabra como se ha visto en esta Supercopa. Ya está más que amortizado. Vale 15 millones de euros aunque le penaliza la última temporada.

Isco, la apuesta por el talento nacional:

Fichado por 30 millones tras deslumbrar en el Málaga, llegaba como el mejor talento del fútbol español. Había sido galardonado con el Golden Boy y el Trofeo Bravo y el Madrid ya tenía clara la política de fichar al mejor producto nacional. No tuvo siempre el papel de indiscutible de Modric y ha sufrido altibajos. Este mismo verano se especuló con su salida pero él no quiso escuchar ofertas. Este año ha vuelto a dar su mejor versión con Zidane. Su valor más alto ha sido de 90 millones y en la última revisión, también a la baja por la campaña pasada, es del 20 de diciembre de 2019 y son 50 millones.

El golpe al Bayern con Kroos:

otro de los fichajes más rentables de la segunda etapa de Florentino Pérez. Fue una apuesta firme del club y una maniobra perfecta porque nunca es fácil arrebatar al Bayern a un jugador y menos el joven más prometedor producto de su cantera. El Madrid lo compró sólo por 25 millones. También se le dio por acabado tras el mal año la campaña pasada, pero vive su mejor momento en el club. Ha renovado hasta 2023, su valor más alto ha sido de 80 millones y el actual tras la revisión el 1 de enero de 2018 es de 60 millones

Casemiro apuntala el equilibrio:

Si los Modric, Kroos o Isco ponían el fútbol, Casemiro llegaba para dar el equilibrio. Viene cedido al Castilla del Sao Paulo en enero de 2013, debuta con Mourinho y al final de temporada el club paga los 5 millones del traspaso. En la 13-14 ya deja su sello con Ancelotti en aquel partido en Dortmund pero es cedido al Oporto por dos años aunque el Madrid lo recupera tras una campaña en Portugal. Se instala definitivamente con Zidane ya en el banquillo hasta convertirse en indiscutible. Ha estado en las cuatro Champions al igual que Isco y Modric. Su valor actual tras la última revisión en diciembre de 2019 es de 70 millones.

Valverde, el último chollo del mercado:

Otra apuesta de futuro como la de Casemiro en su momento. Empezó en el Castilla en la 16-17 tras pagar 5 millones al Peñarol. Al año siguiente es cedido al Dépor y el año pasado forma ya parte de la primera plantilla. Solari empieza a darle minutos y Zidane le deja claro a su regreso que no se marche en busca de minutos porque va a contar con él. Ha explotado esta temporada y ya está valorado en 50 millones en la última revisión de diciembre de 2019. Ha venido a apuntalar el brillante medio campo que arrancó con Modric y ahora es indiscutible. No ha tardado en ganar un título. La Supercopa de España y además como mejor jugador de la final. Ya es un ídolo del madridismo. Ya renovó hasta 2025 con una cláusula galáctica de 500 millones.

bookmark_borderHorario y dónde ver la gala de los premios The Best 2018 de la FIFA

Modric, Cristiano Ronaldo y Salah, candidatos a Jugador del Año de la UEFA

El portugués Cristiano Ronaldo, el croata Luka Modric y el egipcio Mohamed Salah son los finalistas al premio ‘The Best’ que entrega cada año al mejor jugador del planeta. Se repitió el trío de aspirantes al mejor jugador del año de la UEFA, que recibió Modric en Montecarlo, y el croata, campeón de Europa con el Real Madrid y subcampeón mundial con su selección, volverá a compartir cartel con Cristiano y Salah. El portugués, que este verano cambió Madrid por Turín, también ganó su tercera Liga de Campeones consecutiva con el equipo blanco aunque no logró brillar en el Mundial, mientras que Salah fue la gran irrupción de la temporada en el fútbol europeo y guió al Liverpool hasta la final de la Champions. Por contra, sorprende la ausencia de Antoine Griezmann, campeón del Mundial con Francia y de la Liga Europa con el Atlético de Madrid, o de algún otro compañero con la selección gala. Ninguno de ellos, al igual que el argentino Leo Messi, podrá aspirar a un galardón que en sus dos primeras ediciones se llevó Cristiano Ronaldo. En cuanto al premio al mejor portero, los aspirantes son el belga Thibaut Courtois, el francés Hugo Lloris y el danés Kasper Schmeichel. Por su parte, los franceses Didier Deschamps y Zinedine Zidane y el croata Zlatko Dalic son los candidatos en la categoría de entrenador.