bookmark_borderModric revela el momento más tenso entre Mou y Cristiano

La biografía ‘A mí manera’ de Luka Modric ha visto la luz en Italia (Corriere dello Sport) y en ella hay un episodio que destaca. Fue el desencuentro que tuvieron José Mourinho y Cristiano Ronaldo en 2013, cuando técnico y jugador estaban en el Real Madrid. El croata desgrana con detalle lo que pasó en un partido de Copa del Rey. El entrenador portugués cargó sobre el delantero, que llegó a las lágrimas dentro del vestuario. Los pesos pesados tuvieron que intervenir…

“Me sorprendió la reacción de Mourinho. Estábamos ganando 2-0 en la Copa del Rey. Ronaldo no persiguió a los rivales en su saque de banda y José se puso furioso con Cristiano. Los dos se pelearon durante mucho tiempo en el campo. Al regresar a los vestuarios en el descanso, vi a Ronaldo desesperado, al borde de las lágrimas. Él dijo: ‘Lo hago lo mejor que puedo y él continúa criticándome’. Mourinho entró y comenzó criticar al portugués por su responsabilidad durante el juego. Ambos se calentaron tanto que solo la intervención de los compañeros evitó una verdadera pelea entre ellos”, explicó.

Mourinho llegó al conjunto blanco en 2010 y en 2013 dijo adiós tras finalizar la temporada sin pasar de semifinales de Champions (ante el Borussia Dortmund) y habiendo tirado LaLiga a mitad de temporada. Además, el Madrid cayó en la final de la Copa del Rey ante el Atlético de Madrid en el Santiago Bernabéu. En ese partido, ambos protagonistas fueron expulsados. Ninguno de los dos subió a recoger la medalla de subcampeón.

Las relaciones con gran parte de la plantilla, entre otros con Cristiano Ronaldo, ya estaban muy difíciles. La situación era insostenible…

bookmark_borderSimulacro en el Di Stéfano… sin Bale

A falta de una semana para que el Real Madrid regrese a la competición liguera, la plantilla madridista se ejercitó en un horario inusual: a las 19:30 horas, en lo que debería ser una especie de simulacro para irse adaptando al horario en el que se medirá el próximo día 14 en el estadio Alfredo Di Stéfano, así como a las condiciones climáticas y a las dimensiones del terreno de juego (mide exactamente igual que el Santiago Bernabéu). Así, los jugadores blancos, se repartieron en dos grupos y disputaron un partidillo (acabaron 2-2) para que fuesen habituándose a lo que les va a esperar de aquí al final de temporada, tanto en casa como cuando tenga que jugar fuera. El único ausente de la sesión fue Gareth Bale que, algo sobrecargado y con molestias en un pie, no estuvo con el resto de sus compañeros. La composición de los onces fue: Courtois, Carvajal, Nacho, Varane, Mendy, Kroos, Modric, Reinier, Asensio, Benzema y James (estos vistieron de blanco, y fueron los ganadores en una tanda de penaltis). Hazard también jugó con los de blanco. De color verde se alinearon Areola; Millitao, Ramos, Casemiro, Marcelo, Valverde, Lucas Vázquez, Isco, Rodrygo, Vinicius y Brahim.

Por tercera semana en el mes que llevan entrenándose, los madridistas se han ejercitado por sexta jornada consecutiva. El tener que jugar su encuentro en siete días facilita estas disposiciones temporales, pero Zidane (que participó como jugador en la inauguración de dicho estadio) no quiere perder tiempo. Quiere que todos sus jugadores estén disponibles y preparados (salvo Luka Jovic, que sigue con su proceso de recuperación, cuenta con todos). La plantilla lo sabe y acepta el reto de ganar esta Liga en unas condiciones nunca vistas.
Hay que recordar que el Madrid ya tiene los permisos de LaLiga y de la Federación para disputar los seis partidos pendientes del Campeonato en Valdebebas. El club ha mejorado la iluminación del estadio Di Stéfano, ha instalado un sistema de publicidad estática más moderno y ha implementado la tecnología VAR, tal y como exigía la RFEF. En el caso de que el Madrid supere la eliminatoria de Champions contra el Manchester City, que aún está pendiente del partido de vuelta, el Club ya ha tramitado con la UEFA, vía federativa, jugar el resto de los partidos de la Copa de Europa también en Valdebebas

bookmark_borderReal Madrid El día que Mourinho llevó a Cristiano al borde de las lágrimas

Jose Mourinho y Cristiano Ronaldo. O la relación entre dos máquinas de competir y de exigirse. La convivencia entre ellos en el Madrid no siempre fue sencilla. Lo dos portugueses tienen madera de líderes, y eso hizo que en alguna ocasión la cuerda se tensara. Ninguna tanto como uno episodio que cuenta Luka Modric en ‘My Game’, su biografía.

“Me sorprendió la reacción de Mourinho. Estábamos ganando 2-0 en la Copa del Rey. Ronaldo no persiguió a los rivales en su saque de banda y José se puso furioso con Cristiano. Los dos se pelearon durante mucho tiempo en el campo. Al regresar a los vestuarios en el descanso, vi a Ronaldo desesperado, al borde de las lágrimas. Él dijo: ‘Lo hago lo mejor que puedo y él continúa criticándome’. Mourinho entró y comenzó criticar al portugués por su responsabilidad durante el juego. Ambos se calentaron tanto que solo la intervención de los compañeros evitó una verdadera pelea entre ellos”, narra el croata.

De la mano de Mourinho, Cristiano jugó 106 partidos en el Real Madrid, en los que logró 120 tantos, uno cada 75 minutos. Una cifra extraordinaria que tuvo su mayor éxito en la Liga 2011-12. Sin embargo, la Champions se le resistió. “En 2012 nos eliminó el Bayern en los penaltis. Ese es, para mí, el Madrid más fuerte de los últimos años”, mantiene Mou.

bookmark_borderEl laberinto de Odegaard y su futuro entre Real Sociedad y Real Madrid

Martin Odegaard parecía llamado a ser jugador de la primera plantilla del Real Madrid en la próxima temporada, pero el vuelco sufrido por el fútbol por culpa de la pandemia del Covid-19, han llevado a los dirigentes del club blanco a variar el rumbo de los acontecimientos. Antes del inicio del parón de la competición, por el Bernabéu se pensaba en la salida de algunos jugadores del actual plantel de Zinedine Zidane para hacer hueco, entre otros, al noruego, pero esa posibilidad está cada día más alejada de ser posible, lo que coloca la vuelta de Odegaard en algo prácticamente descartado para el próximo ejercicio. La prioridad de los dirigentes es la de vender jugadores, pero la situación no invita al optimismo en ese sentido.

El centrocampista no se ha pronunciado, pero lo que sí tiene muy claro es que quiere jugar, que busca sentirse importante, algo que ha conseguido durante la presente temporada en la Real Sociedad, y eso a día de hoy parece algo complicado de alcanzar en el Real Madrid de Zidane, no por su calidad y sí por la amplia competencia que tendría a su lado. Los dirigentes madridistas no intuyen movimiento alguno que pueda abrir hueco alguno a la llegada de la llamada revelación de la Liga Santander.

Tres fijos

Con Valverde, Casemiro, Kroos como fijos cara al futuro, con Modric e Isco con mucha presencia para el técnico francés, algo que no tiene James, el sitio para Odegaard parece más que complicado, al menos para considerarse como titular, algo que ha hecho en el equipo donostiarra desde que se inicio la temporada, demostrando calidad y presencia en el juego. Lo tiene claro y a su edad sabe que lo fundamental para su fútbol es lo de no perder el tiempo y sí seguir acumulando minutos de experiencia sobre el verde.

La Real Sociedad se mueve inquieta respecto al futuro de Odegaard y a sus dirigentes les gustaría manejar una solución definitiva, pero lo especial del actual ejercicio, ha retrasado todo y ha dejado en suspenso muchas de las decisiones. La cesión acordada entre los dos equipos, habla de una temporada, más una segunda, pero el Real Madrid puede recuperarle en el momento en que se termine la primera de las campañas de préstamo.

Sin decisión definitiva, todo apunta a que Odegaard seguirá jugando un ejercicio más en Anoeta. El jugador se ha identificado plenamente con la vida en Donosti y con la filosofía del club donostiara, pero también tiene muy claro que quiere triunfar en el Real Madrid, club por el que fichó en el invierno de 2015, procedente del Stromsgodset y recién cumplidos los 16 años, edad límite para poder incorporarle a la plantilla blanca.

Hace unos días, el noruego no ocultó su deseo de jugar competición europea la próxima temporada. “El objetivo es la Champions League y es lo que queremos. Es un sueño para todos los futbolistas del mundo y es lo que queremos hacer el año que viene”, comentó en rueda de prensa y dejando patente su plena identificación con el proyecto que inició el pasado verano y que por el momento le ha llevado a la final de Copa y a colocar a la Real Sociedad en puestos de europeos.

La confianza del Real Madrid hacia el jugador es total y absoluta. Creen en él, pero también tienen claro que debe regresar a la que es su casa en el momento en el que panorama en el centro del campo blanco esté más despejado. La solución, pronto.

bookmark_border24 de mayo de 2014: el gol de Ramos que “sólo podía entrar por ese rincón”

E24 de mayo es un día muy especial para el madridismo. Tal día como hoy, pero de hace 20 años, el Madrid conquistaba la Octava en una exhibición ante el Valencia en París. Pero mayo es es el mes de las finales de Copa de Europa, y en tal día como hoy se juntan las efemérides. Se cumplen también seis años de la Décima y de aquel cabezazo salvador de Sergio Ramos que cambió la historia moderna del club blanco.

Madrid y Atlético se enfrentaban en una final histórica, por primera vez entre equipos de una misma ciudad. El derbi madrileño se trasladaba 600 kilómetros al oeste, con Lisboa como epicentro. Durante todo el día, los colores blanco y rojiblanco se adueñan de la capital lusa, en una jornada que discurre sin incidentes. A última hora de la tarde, ambas mareas se desplazan a Da Luz, el estadio del Benfica, en el norte de la ciudad.

A nivel deportivo, Carlo Ancelotti busca en las horas previas un recambio para Xabi Alonso, sancionado. Diego Pablo Simeone, por su parte, apura con Diego Costa, que recibe en los dias previos un novedoso tratamiento para recuperar una seria lesión muscular.

El partido es tenso, cerrado. Costa sólo aguanta siete minutos sobre el césped. Khedira no hace olvidar a Xabi. Se juega al error, y el primer lo comete Iker Casillas en una mala salida. Diego Godín, que venía de hacer en el Camp Nou el gol que dio la Liga al Atleti, emboca. En el Madrid, Bale es el mejor de la BBC, con Cristiano Benzema también mermados.

Ancelotti rectifica al descanso. Da entrada a Marcelo Isco, y el Madrid empieza a ganar fluidez. Pero la última linea del Atleti resiste como una roca. Hay acercamientos, más que ocasiones. El Madrid no desiste, pero el reloj corre a favor de su rival. Se consumen los minutos y Courtois mantiene la calma… Hasta que llega el minuto 93. En pleno descuento, un córner botado desde la derecha por Modric es rematado con todo por Ramos. El cabezazo se cuela junto al palo derecho de la meta rojiblanca. Y el resto es historia…

Ramos y Modric recrean el tanto

Es el ADN del Madrid, la lucha hasta el final, mientras haya una posibilidad, un minuto un segundo, hay que pensar que se puede“, comenta Ramos en el los medios del club.

Modric rememora la jugada. “Yo iba muy tranquilo, seguro de que íbamos a marcar. Sergio se colocó perfecto. Habíamos practicado bastante este córner durante la temporada. Lo marcamos ante el Bayern y también en algunos partidos de Liga. El movimiento y el remate de Sergio son perfectos”.

“Es un gran remate por la ejecución, por el salto, por la distancia, porque Thibaut abarca mucha portería. Sólo podía entrar el balón en ese rincón. Busco algún bloqueo, hago un amago al segundo palo y me meto por dentro, a Godín no le da tiempo a llegar y pudo cabecear sólo. Una noche histórica y mágica”, concluye el capitán.

bookmark_borderInforme Jovic: su deseo, las ofertas que asoman… y aquella llamada de Zidane

La primera temporada de Luka Jovic en el Real Madrid no está siendo ni de lejos la esperada, ni por el club ni mucho menos por el propio jugador. Solo dos goles, muy poca continuidad y una lesión que sumado a ciertos episodios extradeportivos le han colocado ante una situación de incertidumbre de cara al próximo mercado. Porque su rendimiento ha generado dudas y porque hay equipos interesados en el serbio, tanto en cesión como en compra.

Sin embargo, Jovic lo tiene claro. Su plan es quedarse en el Madrid y dar la vuelta a la tortilla. Con una lesión muy complicada que no le asegura poder volver en condiciones antes de que acabe esta anómala temporada, sabe que debe tener paciencia. A su favor juegan distintos factores. La inversión realizada por el Madrid (60 millones) es un arma de doble filo, porque las expectativas son altísimas, pero también supone un salvoconducto para permitirle una segunda oportunidad. De haber habido menos gasto, hubiera sido más fácil ponerlo a la venta.

Del mismo modo, el mercado pone muy difícil la compra de un ‘9’ este verano, con los planes del club enfocados cada vez más a 2021 con Haaland y Mbappé. Esa a priori dificultad de reforzar el puesto le beneficiaría. Además, lo que convenció al Real para ficharle sigue ahí, su eclosión goleadora de hace apenas un año, cuando llamó la atención de los grandes de Europa, incluido el Barça.

Hay otro elemento nada desdeñable: Zinedine Zidane. El entrenador no sólo dio el O.K. a su incorporación en la primavera del año pasado, sino que además tomó parte al llamar personalmente al jugador para transmitirle todo lo que le esperaba en el Madrid si se decidía a dar el paso. Aquella llamada de Zizou la tiene muy presente Jovic en los momentos más bajos del curso. De hecho, el propio Zidane le quiso quitar presión allá por el mes de enero: “Jovic es el futuro, va a marcar muchos goles”. La suerte tampoco ha estado de su parte. Los palos y el VAR le han impedido sumar tres o cuatro goles que seguro le hubieran ayudado a cambiar la dinámica que llevaba hasta el parón, momento en el que Zidane decidió relegarle para dar una oportunidad a Mariano.

Jovic también sabe que los inicios en el Madrid a veces no son fáciles. Y tiene dos ejemplos en el vestuario actual. Uno incluso es cercano al serbio: Luka Modric. El croata, partiendo de la base de que su primer año fue mejor que el de su tocayo de Belgrado, también sufrió durante meses para ir adaptándose al equipo. De hecho le costó ganarse el hueco como titular indiscutible. El otro es Karim Benzema, que llegó muy joven a la Casa Blanca (21 años, igual que Jovic) y que, aunque también tuvo mejor primer año (nueve goles), sufrió algún que otro episodio extradeportivo, ahora ya por completo olvidados.

Pero Luka tiene mercado. El Nápoles lo desea, de mismo modo que hay un equipo de la Bundesliga que ha preguntado por su cesión y otro de la Premier que está dispuesto a presentar una oferta para hacerse con su traspaso. Clubes potentes para tratar de llevarse a un goleador, una especialidad que escasea en el mercado. Sin embargo, Jovic, que firmó seis años con el Madrid, no quiere tirar la toalla por una salida falsa en la exigente carrera que es vestir la camiseta madridista.

bookmark_borderRamos y Modric recuerdan ‘la Décima’ seis años después: “Histórico y mágico”

Sergio Ramos ha recordado la “histórica y mágica” consecución de la décima Liga de Campeones del club blanco en la final de Lisboa frente al Atlético de Madrid, “después de tantísimos años luchando”, mientras que Luka Modric, el hombre que asistió al camero aquel día en el minuto 93, ha reconocido que estaba “tranquilo” y con la “convicción” de que iban a marcar.

“Con una sola palabra, yo diría que fue histórica. Histórica y mágica, porque el Madrid es un mundo mágico y somos muy afortunados de pertenecer a ello”, señaló en una entrevista a los medios oficiales del club con motivo del sexto aniversario de aquella gesta.

“Lo primero que se me viene a la mente cuando pienso en Lisboa es el trofeo, la Champions, después de tantísimos años luchando para poder disfrutar primero de esa final y después de poder ganarla. Te acuerdas de toda tu familia y del sacrificio y esfuerzo que te ha costado durante muchos años. Es lo bonito del fútbol, la recompensa de poder levantar una Champions y añadirla a tu currículum”, añadió.

Además, el central andaluz explicó que aquello fue la muestra del “ADN del Real Madrid, la lucha hasta el final”. “Mientras exista una posibilidad, haya un minuto o un segundo, siempre he sido consciente de que se podía”, indicó.

Así recuerda el gol del minuto 93
El de Camas analizó también la jugada que en el minuto 93 le permitió marcar el tanto del empate y forzar la prórroga. “Es cierto que al final es un grandísimo remate, sobre todo por la ejecución, el salto, la distancia, el portero Thibaut, que abarca mucha portería. Yo creo que solo existía ese rincón por donde podía entrar el balón. Fue un buen centro de Modric, me meto en el segundo palo porque es donde hay más jugadores y puedo bloquearme con algún movimiento”, señaló.

Tengo la marca de Godín, estaban Bale, Cristiano… Hago un amago hacia el segundo palo y me meto por dentro. En esas décimas de segundo, con tanto jugador y tanto revuelo, a Godín no le da tiempo a llegar porque le gano la posición. Ese metro me permite avanzar solo bordeando el punto de penalti y cabecear prácticamente solo con una ejecución perfecta en el minuto 93 que nos daba el empate para ir a la prórroga”, relató.

Modric, convencido de que iban a marcar
Por su parte, Luka Modric reconoció que nunca dudó que iban a lograr empatar y forzar la prórroga. “Yo iba muy tranquilo, con la convicción de que íbamos a marcar un gol. Sergio estaba en un buen sitio, se colocó muy bien y, luego, cómo lo metió es historia. Fue increíble”, manifestó.

En este sentido, reconoció que durante toda la temporada habían “practicado bastante este córner”. “Lo metimos también en partidos previos como en Champions ante el Bayern y algunos encuentros de Liga. Era importante poner un buen balón en el sitio en el que lo puse, pero luego Sergio hizo un buen movimiento y el remate fue perfecto”, concluyó.

bookmark_borderLa llamada de Florentino Pérez a Sergio Ramos para… recordar el gol de la Décima

EReal Madrid tiene la suerte de poder celebrar durante estos días hasta trece aniversarios de otras tantas conquistas de la Copa de Europa. Goles en blanco y negro, chilenas imposibles, tandas de penaltis, pero hay un gol y un título que será recordado durante muchos años por los que visten de blanco y por los que llevan otros colores.

Claro está que hacemos referencia al logrado por Sergio Ramos en la final de Lisboa y que propició que el Real Madrid empatara cuando el Atlético ya celebraba el título. El defensa llevó el partido a la prórroga con su cabezazo y posibilitó aumentar la leyenda blanca con la conquista de la Décima, que llegó gracias a los goles de Bale, Marcelo y Cristiano Ronaldo.

El sexto aniversario del gol (24 de mayo) fue recreado por Modric y Ramos en Valdebebas, pero además tuvo un momento especial cuando Florentino Pérez (vivió el gol como pocos en el palco del estadio del Benfica) llamó a Sergio Ramos para felicitarle y hablar de la conquista madridista en la capital portuguesa cuando todo parecía perdido para el Real Madrid.

Presidente y capitán charlaron durante un buen rato, recordando ese momento y otros vividos en los años que llevan compartiendo vivencias. De la renovación ni palabra. No toca ahora. La prioridad es el regreso de la competición.

Y es que el diálogo entre el presidente y el capitán tienen una relación más que fluida en los últimos meses y durante los días de confinamiento y con la negociación de la rebaja del sueldo, el capitán fue el lider del grupo y el primero en entender las necesidades de la entidad.

bookmark_borderDel 100 al 91: de la estrella emergente del basket al cerebro del Real Madrid de las cuatro Champions

El último de esta selecta lista de los 100 mejores deportistas masculinos del siglo XXI es una jugador de baloncesto que amenaza con subir muchos puestos en este ranking a lo largo de su carrera, a tenor de su espectacular arranque. Hablamos, cómo no, de Luka Doncic.

El esloveno se sitúa justo detrás del gran señor de la braza, Kosuke Kitajima, hasta la volcánica irrupción del británico Adam Peaty en el último lustro.

El gran peso pesado del presente siglo, Wladimir Klitschko, es el último boxeador incluido en el ranking, justo por detrás de un genio de los rallies, Sébastien Ogier, y un golfista que huele el miedo de sus rivales en los grandes torneos, el estadounidense Brooks Koepka.

Un ciclista como Mark Cavendish, con 30 victorias de etapa en el Tour, no podía faltar en esta lista, ni tampoco el francés que rivalizó con Pau Gasol por el dominio del baloncesto europeo durante más de una década, el que fuera base de los Spurs Toni Parker.

De la mano van dos de las grandes estrellas de la historia del fútbol sala. El portero que fue capaz de poner freno al dominio brasileño, el gran Luis Amado, y el hombre que elevó a la categoría de arte un deporte que muchos miraban con recelo, Falcao.

Por último, no nos podíamos olvidar del cerebro del Real Madrid de las últimas cuatro Champions, el jugador que rompió el abrumador dominio de Messi y Cristiano Ronaldo en el Balón de Oro, el gran Luka Modric.

bookmark_borderEl alirón de Modric en Málaga: “¿Dónde está el trofeo?”

La Liga número 33 tuvo sabor a pescaíto y espeto. La celebró el Real Madrid de Zidane en La Rosaleda, donde los fieles del Málaga y los madridistas (muy numerosos allí por la tradición merengue con Juanito y Fernando Hierro) se mezclaron en una tarde de fiesta. Ese 21 de mayo de 2017 el Madrid necesitaba la victoria como fuese (un pinchazo y un triunfo del Barça sobre el Eibar en el Camp Nou hubiese metido el título en el puente aéreo), por lo que Cristiano, quién iba a ser, despejó los miedos con un gol a los dos minutos de partido. Después puso su rúbrica Benzema para asegurarse que su compatriota Zizou levantase un trofeo que le supo a gloria: “Ya sé que la Champions es muy importante y más para este club, pero esta Liga es el título que me ha hecho más feliz. La Liga es lo más importante de todo”.

Una afirmación que sorprendió incluso a la afición blanca, más acostumbrada a presumir de Champions (13) que de títulos nacionales. Pero la anécdota de aquel alirón número 33 aconteció cuando sobre el césped empezaron los rituales del campeón. Luka Modric y Gareth Bale se acercaron a sus compañeros y les preguntaron con total ingenuidad: “¿Dónde está el trofeo de campeones?”. Un empleado del club les sacó pronto del error. “Aquí se entrega el trofeo en la primera jornada en casa de la temporada siguiente”.

Cristiano, que estaba por allí, mostró también su decepción: “Es una jodida broma”. La verdad es que es un error hacerlo así y ya se ha empezado a cambiar. Es lógico el desconcierto de Modric y de Bale porque en las ligas de Croacia y de Gales se entrega la ‘ensaladera’ de campeón sobre el mismo césped. Y si hay un posible campeón en dos estadios se hacen dos réplicas para que nadie se quede con las ganas. Eso sí, la fiesta siguió igual sobre una Rosaleda más madridista que nunca, pero sin trofeo de Liga…