bookmark_borderA Modric lo quiero siempre a mi lado

Están de acuerdo con aquello de que la cara es el espejo del alma? ¿Qué ven en la de Modric? Yo a un tipo íntegro, profesional y entregado, a una buena persona… Alguien a quien quieres tener siempre a tu lado, si hablamos de un equipo de fútbol, porque hace grupo, no da problemas sino que los soluciona, tiene jerarquía y mando y, fundamentalmente, porque es buenísimo. Balón de Oro a pesar de Messi y Cristiano. Eso es lo que piensa Zidane. Ha sido la columna vertebral de su Madrid tricampeón de Europa junto a Keylor, Ramos y Cristiano Ronaldo. Es la fuerza viva de una plantilla que está abocada a una renovación en este tiempo en el que resultará tan difícil por la crisis del coronavirus. Toda ayuda será poca.

En España se mira más el DNI que el rendimiento». Lo dijo Figo hace sólo unas fechas en este periódico. Y qué razón tenía. Sólo hay un campeonato en el que se respeta el saber que te da la veteranía. Es el CalcioPirlo, Totti, Paolo Maldini, Buffon… Nadie les cuestionó ni les puso en duda. Simplemente, los exprimieron hasta el final, hasta que dieron la última gota de la esencia que llevaban dentro. ¿Qué más da que Modric tenga 34 años? No hay nadie en esta plantilla que sea mejor que él en el centro del campo. Si hay que dosificarlo, hagámoslo. Si hay que renovarle otro año, sería lo más justo. Yo lo quiero siempre a mi lado. Y creo que Zidane también.

bookmark_borderModric se gana seguir

Modric es el ejemplo de que las cosas no son como empiezan, sino como acaban. Hablar de su renovación en septiembre era muy diferente a hacerlo ahora: había cumplido 34 años, las lesiones le azotaban, no tenía regularidad y su fútbol no convencía. Era como si al haber ganado el Balón de Oro se hubiese relajado. Pero ahora todo ha cambiado. Su nivel poscuarentena ha sido sobresaliente, convirtiéndose en una de las principales explicaciones para que el Madrid lograse el histórico ’11 de 11′ liguero. Ha vuelto.

Y a su mejor nivel se antoja complicado decirle que no a una renovación (acaba contrato en junio de 2021). El interés del Inter en navidades de 2018 hizo al Madrid tener que subir su puja para mantenerlo: le convenció ofreciéndole una ficha de galáctico y convirtiéndolo en uno de los jugadores mejor pagados de la plantilla, junto a Bale y Ramos. Pero ahora el contexto es diferente y lo sabe. Su fútbol es exquisito, pero va rumbo a los 35 y es lógico que el Madrid ya sopese alternativas. Luka se adapta a esa tesitura sin rechistar. Quiere ser una solución y no un problema, por lo que aceptaría bajarse el sueldo para dar aire económicamente al club y continuar.

Él quiere seguir y se lo ha ganado. Sólo se ha perdido dos partidos en el tramo final de temporada: ante el Espanyol por acumulación de tarjetas y contra el Leganés (jornada 38) por descanso. En los demás ha tenido minutos y muchos como titular. Para ser más concreto, en todos ha salido de inicio salvo en el Reale Arena. Se encuentra bien físicamente y técnicamente, pero le ha costado. Todo empezó a torcerse en la jornada 1, cuando se marchó expulsado en Balaídos (roja directa para algunos muy rigurosa). Entre la jornada 2 y la 10 sólo jugó 100′, siendo titular una vez y perdiéndose cuatro partidos por molestias y sanciones. La misma cruz tuvo en Champions: no jugó ante el PSG (jornada 1) y Galatasaray (jornada 3). Además, no ha sido titular en ninguno de los dos Clásicos este año, saliendo en ambos para jugar 10′. Demasiadas semanas en la enfermería.

Su ausencia abrió la puerta a Valverde, que se acabó asentando a lo grande. Tanto, que el madridismo llegó a sopesar el fin de Modric. Pero eso le hizo despertar. A partir de la jornada 11 participó absolutamente en todos los partidos de Liga hasta la 32, cuando tuvo que parar por acumulación de amarillas. Causa de fuerza mayor. Progresivamente fue de menos a más hasta recordar a ese capitán que llevó a una humilde Croacia a soñar con ganar un Mundial: al final ha sellado una media de 49 pases acertados por partido esta temporada.

Como goleador, cinco tantos: tres en Liga, uno en Champions y uno en Supercopa de España. En total, 2.631′ entre todas las competiciones, siendo el noveno jugador de la plantilla con más minutos, por delante de hombres como Marcelo (1.854′), Vinicius (1.817′) o Hazard (1.545′). La jerarquía y autoridad que desprende en la medular son marca propia. Zidane, a su mejor nivel, le considera indiscutible y así lo ha reflejado en las alineaciones. Ante el City, la noche clave, fue titular (se marchó sustituido en el 83′). No fue su mejor partido, pero tampoco lo fue del Madrid en general.

La sombra de Odegaard acecha

El noruego está opositando a relevo natural y aprieta con fuerza. El Madrid ya ha comunicado a la Real Sociedad que romperá el pacto de cesión para recuperarlo inmediatamente, de forma que la cesión será de un año y no de dos, como estaba apalabrado. Zidane lo quiere ya, esta campaña, por lo que será coetáneo con Luka. El croata acaba contrato la próxima temporada y Martin apunta a ser su relevo, pero también existe la opción de apostar por una transición suave. Que Modric siga paralelamente con Odegaard un par de años más y poco a poco la juventud vaya abriéndose paso. Pero deberá ser por méritos propios, porque Luka no parece tener muchas ganas de dar un paso al lado. «Un crack siempre quiere jugar», se dice en le gremio.

Valorado en 12 millones

Según Transfermarkt, el croata está valorado sólo en 12 millones de euros. Su edad, 34 años, clave para que el portal considere que la inversión en su fichaje, a estas alturas, no debería ser alta. Pero la edad es sólo un número. Luka parece tener fútbol para rato y ganas de continuar vistiendo la camiseta blanca. En las manos del club está prolongar su vinculación, al menos, un par de temporadas más. Él, por fútbol, se ha ganado seguir.

bookmark_borderAsí fue la «emocionante reunión» de Modric en el yate de Abramovich para fichar por el Chelsea

«Conocer a Roman Abramovich en su yate fue emocionante». Es una frase de Luka Modric en el nuevo libro autobiográfico en inglés que sale a la venta este jueves 20 de agosto y del que ‘The Guardian’ publica un extracto sobre el paso del jugador del Real Madrid por el Tottenham, el interés del Chelsea de Abramovich en ficharle en 2011 y cómo fueron esos momentos para el futbolista croata.

«Cuando terminó la temporada 2010-11 de la Premier League estaba preparado para mis vacaciones de verano pero no duraron mucho ya que mis agentes, Vlado Lemi y Davor urkovi, me transmitieron el deseo del Chelsea de ficharme. Parecía que me mudaría a Stamford Bridge. Estaba abierto a la idea de moverme», cuenta Modric.

Así vivió su reunión con Abramovich

«Vanja y yo tomamos un jet privado de Zadar a Cannes. Una furgoneta con cristales tintados nos llevó a Niza. Allí nos recogió la seguridad de Roman Abramovich. Subimos a una lancha rápida y nos llevaron al yate del propietario del Chelsea. Todo fue muy emocionante. Unas 20 personas nos recibieron en el barco. Fue rápido y bien organizado. Justo cuando nos acomodábamos en una de las cubiertas de lujo, apareció Abramovich. Estaba acompañado por su esposa Dasha y su hijo. Me fascinó la discreta desaparición de todos los agentes de seguridad justo cuando llegó él. Era obvio que estaban bien entrenados, su sincronización era perfecta», explica el croata.

«Durante nuestro encuentro en la Costa Azul me dejó la impresión de ser una persona relajada y algo misteriosa. No se andaba con rodeos», señala Luka. «Sabemos que eres un jugador de calidad. Me gustaría que firmaras por el Chelsea», cuenta que le dijo Abramovic. «Había venido a su yate para hablar, así que era evidente que deseaba lo mismo», reconoce Modric.

¿Por qué pensó en irse al Chelsea?

«Mi sensación era que era hora de mudarme: quería pelear por trofeos y ganar títulos, y sentía que esto no sucedería si me quedaba en Tottenham. Quería mudarme a un club más ambicioso», explica Luka Modric en este extracto de su autobiografía que publica ‘The Guardian’. «¿Crees que el Tottenham se resistirá a tu transferencia? ¿Van a oponer resistencia? Preguntó Abramovich. «Creo que las negociaciones van a ser difíciles», respondió Luka.

«Tanto Vanja como yo quedamos impresionados con la reunión, pero en el fondo sabía que el presidente del Tottenham, Daniel Levy, no querría oír hablar de ello», aclara.

Lío en el Tottenham

Así cuenta Modric los momentos duros que vivió: «Antes de pretemporada los periodistas ingleses me preguntaron si era cierto que quería irme. Fui honesto, y probablemente ingenuo, cuando dije que pensaba que era hora de dar un paso adelante en mi carrera. Llegué a Londres antes del entrenamiento de pretemporada y fui a hablar con el presidente. No hubo palabras duras ni insultos como dijeron los medios, pero la conversación fue tensa. Me reprendió por anunciar públicamente que quería irme y repitió que el Tottenham no tenía intención de vender a ningún precio». «Redknapp me nombró capitán, pero mi cabeza simplemente no estaba allí», añade.

«Tuve un par de reuniones con Levy durante esa temporada. En enero, incluso vino a mi casa y trató de convencerme de que ampliara mi contrato con el Tottenham. Habría sido mi segunda renovación. Entre otras cosas, Levy me dijo que me dejaría ir por una oferta de un gran club como el Real Madrid. Le dije que no firmaría nada. Mi objetivo principal era jugar bien para el Tottenham y prepararme para la Eurocopa 2012″, explica Modric.

«Resentido» con Levy

«A pesar de todas las turbulencias, siempre tuve una buena relación con Levy. Él fue quien me llevó al Tottenham, por una tarifa récord en la historia del club. Eso solo demostró lo mucho que pensaba en mí. Sin embargo, estaba resentido con él porque en un par de ocasiones me había prometido dejarme salir a un club más grande y luego rompió su promesa. Para mí, la promesa y la palabra de uno son más importantes que cualquier otra cosa«, destaca Luka.

El extracto al que ha tenido acceso ‘The Guardian’ termina así: «Después de cuatro años maravillosos, durante los cuales nos sentimos como en casa en Inglaterra, Vanja y yo supimos que esta vida había llegado a su fin».

bookmark_borderAsistente de lujo: Luka Modric supera su récord de asistencias en LaLiga

Sin duda alguna la temporada del Real Madrid ha sido increíble, 26 victorias en 37 partidos, solamente 3 derrotas20 goles en contra y 18 partidos manteniendo la portería en cero. Muchos de sus jugadores estuvieron en un gran nivel, algunos a pesar de haber sido criticados en años anteriores, CourtoisSergio RamosBenzema y uno de ellos es el ganador del Balón de Oro en 2018, Luka Modric, que con 34 años sigue siendo pilar fundamental en el centro del campo del Madrid.

El croata que ha sido muy criticado desde que ganó el Balón de Oro a finales de 2018 debido a que su contribución en números nunca ha sido la más alta, no es de marcar muchos goles ni dar muchas asistencias. El entrenador serbio Radomir Antic criticó muy fuertemente al croata en el pasado: «¿Desde cuándo Modric es el mejor pasador del mundo, si apenas da asistencias? Ni digamos ya lo que supone verle ganar el Balón de Oro como mejor jugador del mundo. No tiene ningún sentido, ni da asistencias ni mete goles», destacó.

Luka Modric ha dado esta temporada siete pases gol, su mayor contribución en LaLiga desde que llegó al Real Madrid en la temporada 2012/13 de la mano de José Mourinho, y desde que jugará en la Premier League, con el Tottenham en la 2008/09, que dio nueve pases gol esa temporada. Es el número más alto de asistencias que ha dado en un LaLiga en su carrera, en ocho temporadas. Constancia y solvencia es lo que ha venido haciendo el croata.

En el ocaso de su carrera, Modric de 34 años finaliza contrato con el Real Madrid el 30 de junio de 2021, pero en una entrevista para ‘La Gazzetta dello Sport‘ declaró: «Estoy seguro de que puedo jugar a un alto nivel durante dos años más. Me gustaría terminar mi carrera en el Real Madrid, pero también dependerá del club».

bookmark_borderModric y Valverde, a una tarjeta de la sanción o de quedar limpios

EReal Madrid salta esta noche al City of Manchester con dos jugadores a falta de una tarjeta para cumplir ciclo: Luka Modric y Fede Valverde. Con dos amarillas cada uno tras los primeros siete partidos de esta edición de la Champions, una amarilla más haría que se perdieran el partido del 15 de agosto en el caso de que el equipo de Zidane remonte.

Si no son amonestados, pasarán limpios. La UEFA, para dar el máximo equilibrio posible a esta extraña edición de sus competiciones, ha decidido que el corte de las amarillas sea en octavos en vez de en cuartos, como es norma. Así se asegura que los jugadores que vaya a la fase final lo hagan sin amenazas pendientes.

El jugador que cumpla ciclo en los partidos de octavos deberá cumplir sanción, pero en cuantos acabe esos cuatro cruces pendientes desaparecerán todas las amarillas acumuladas.

«De manera excepcional, todas las tarjetas amarillas y las sanciones de tarjetas amarillas pendientes expiran al final de los play-offs. No se trasladan a la fase de grupos. Además, todas las tarjetas amarillas expiran al completarse los octavos de final. No se trasladan a los cuartos de final», explica la UEFA en su comunicado.

El Manchester City salta al campo sin jugadores apercibidos. En cualquier caso, si un jugador ve dos amarillas esta noche se perderá seguro el partido de cuartos porque la normal de las expulsiones permanece invariable.

bookmark_borderVender, vender y vender, nada cambia en el Real Madrid tras el adiós en Champions

Dos títulos para cualquier otro equipo dan para mucho. En el Real Madrid no tanto. La vara de medir en los últimos años ha sido la Champions League y la realidad dice que la respuesta en la máxima competición ha dejado bastante que desear. Ni en la ida ni en el silencioso choque del Etihad, el equipo dirigido por Zinedine Zidane tuvo capacidad de respuesta y como consecuencia ha llegado la segunda eliminación consecutiva en octavos de final, algo que duele en un equipo que había pisado las semifinales loa ocho años anteriores.

Con Zidane confirmado en el banquillo, las expectativas de cambio de entrenador se han diluido, tras el lógico enfado de los instantes siguientes a la eliminación. No gustó la gestión hecha del partido en Mánchester, ni tampoco algunas actitudes de los jugadores, pero la conquista del título de Liga pesa más en estos momentos que cualquier otra escena vivida.

El aficionado reclama fichajes, consecuencia directa del adiós europeo y de la necesidad de ver caras nuevas. Pero los dirigentes del Real Madrid lo tienen claro y no creen que sea el momento de hacer movimientos espectaculares. La ausencia de público en los estadios va a obligar a un nuevo ajuste salarial, por lo que la llegada de jugadores no encaja moralmente.

Manda la dura situación

El planteamiento es claro: ¿Pides rebajas salariales para fichar jugadores? Ahora la idea es no hacer desembolso importante alguno, salvo que al final de este extraño mes de agosto la salida de futbolistas del actual plantel supere cualquier expectativa. La idea de obtener 180 millones de euros en traspasos sigue viva. De hecho, ya van ingresados cerca de 60 con las ventas de Achraf, Javi Sánchez, De Frutos y Dani Gómez.

Los informes deportivos que hay en el club hablan de la necesidad de agitar el árbol, de introducir variantes en el equipo, de dar aire a una plantilla que necesita algo más para poder competir en Europa. La Champions ya ha dado dos revolcones a los blancos y un tercero sería demasiado duro de digerir. No puede ser que el once titular de la próxima temporada sea el mismo o sin apenas variantes al de las últimas grandes conquistas europeas. Cuestión de edad.

La vuelta de Odegaard

Pero hay opciones de caras nuevas sin fichar. Muchas de las conversaciones giran alrededor de la figura de Martin Odegaard. Hace falta energía, savia nueva y más recursos. No es cierto que el noruego no quiera venir, lo que busca es un panorama en el que pueda competir por jugar y eso pasa por la salida de Luka Modric, jugador con una temporada más de contrato y al que van a respetar su decisión. Sea cual sea.

Tal y como confirmaron a MARCA fuentes del club blanco, la decisión sobre Odegaard llegaría días después de terminar la Champions y todo apunta a que será esta semanas cuando se sepa qué pasará con el noruego. Su llegada sería un plus de ilusión para un madridismo con ganas de verlo de vuelta y un refuerzo para un centro del campo blanco que va con lo justo.

Decisión sobre Ceballos

Lo mismo pasa con otro centrocampista. Dani Ceballos es otro de los cedidos que podría darle un cambio de cara a la medular. La continuidad de Zidane es un punto de incertidumbre en el regreso del andaluz, salvo que esa conversación que tiene pendiente con el técnico sirva para cambiar posicionamientos de uno y otro. Buen final de temporada en el Arsenal, que quiere seguir contando con el internacional español a la espera de la decisión final.

Kubo y Reinier serán cedidos en espera de que se quede alguna plaza libre de extracomunitario que ocupan ahora mismo Vinícius, Rodrygo y Militao. Preocupa en el club la situación del primero de ellos tras su sorprendente banquillazo en Mánchester. Mantienen en el club que Zidane tenía que haber gestionado mejor la segunda temporada de Vinícius, al que consideran imprescindible en próximos proyectos. Otro cosa es lo que piense el entrenador, tal y como ha demostrado en diferentes ocasiones.

Hacer caja con Reguilón

Reguilón está en venta -como Mayoral y Vallejo- salvo que Marcelo se incline por una salida, opción que por el Bernabéu no manejan como probable. El lateral del Sevilla es un valioso patrimonio del club blanco y su cotización ha subido como la espuma. Entre 25 y 30 millones es el valor del lateral. Odriozola regresará tras su cesión al Bayern para cuadrar las cuentas en el lateral derecho, una vez que Achraf fue finalmente traspasado al Inter.

El problema llega cuando se habla de las necesarias bajas que habría que dar en la actual plantilla. Sin solución alguna en los casos de James y Bale, a los que por fin esperan poder colocar de alguna manera en las próximas semanas a cambio de una buena cantidad de dinero. Pero el planteamiento con ellos es el mismo que el pasado verano: no los van a regalar. Y menos reforzando a posibles rivales.

Oferta por Jovic

Las dudas aparecen con jugadores que llevan muchos años en la plantilla, como Modric, Lucas Vázquez y algún que otro componente de la famosa ‘vieja guardia’. Casos distintos son los de Brahim y Mariano, con los que Zidane no cuenta. También está el ‘caso Jovic’. Una gran apuesta del pasado verano pero que si llega una oferta importante será estudiada, aunque eso implicaría buscar un sustituto.

Sin galácticos en el punto de mira por la situación actual, las esperanzas están puestas en que Hazard pueda brillar como se esperaba de él y sea la estrella que guíe al Madrid la próxima campaña. Tras una temporada cargada de lesiones, se sigue confiando en el bela, del que no se duda, pero al que se le ha dicho que debe iniciar la temporada de otra manera y más en forma.

bookmark_borderModric: «Estábamos convencidos de que seguiríamos ganando sin Cristiano»

Luka Modric ha concedido una entrevista al medio croata Sportske Novosti durante los breves días de vacaciones que está disfrutando en su país. Un pequeño respiro previa la trascendental vuelta de los octavos de final de Champions que el jugador va a disputar con su equipo ante el City, en el que Modric ha repasado lo ocurrido, hasta ahora, esta temporada.

Segunda liga con el Madrid: «Deberíamos haber ganado más ligas porque jugamos algunos campeonatos de una manera torpe. Pero bueno, sea lo que sea que haya pasado, uno debe disfrutar el presente y puede influir en lo que sigue».

Resumen de la temporada marcada por la pandemia: «Tuvimos la continuidad de un buen juego durante todo el año, y especialmente hicimos un excelente trabajo haciendo ese acelerón final tras el confinamiento: Diez victorias consecutivas y un empate, hablan bien de este Madrid. También ganamos la Supercopa de España en enero y todavía estamos en la carrera por la Liga de Campeones».

Dominio blanco tras el parón: «Honestamente, no me sorprende. Mientras estábamos confinados, todos entrenamos. Estuve en contacto con compañeros de equipo y noté que todos estaban trabajando con alguna motivación extra. Supongo también porque nos sucedió esta situación inesperada y completamente nueva con la pandemia. Queríamos fútbol. Cuando finalmente volvimos a entrenar juntos, sentí una conexión aún más fuerte entre los jugadores, disfrutando de estar juntos nuevamente y en pleno apogeo».

Relación con Sergio Ramos: «¡Mi hermano Sergio es un fenómeno! Y no digo eso porque en ocho años hemos creado una relación realmente especial, pasamos tiempo con las familias, vamos de vacaciones juntos, o porque hemos tenido fantásticas experiencias en el fútbol y éxitos juntos. Ramos es una roca de 34 años, de alto nivel competitivo, y cuando lo ves está claro lo dedicado que es y lo que ansía ganar… Es el líder de equipo y el mejor central del mundo».

Hazard: «¡Eden es un jugadorazo! Me encantó verlo en Chelsea. Realmente, desde que vino, no ha tenido suerte con las lesione. Yo pasé por esas etapas de altas expectativas y el proceso de adaptación, así que le dije que solo tenía que ser paciente. La calidad es demasiado grande, realmente necesitamos su conocimiento, pero es crucial que esté en forma. Si está listo para el City, genial, y si no, lo más importante es que al comienzo de la nueva temporada en septiembre está completamente curado».

Benzema: «Karim es un gran delantero con el que es un placer jugar. Su comprensión del juego, el movimiento, la alteración del equilibrio de la defensa rival es algo especial. Benzema siempre ha hecho un gran trabajo para el equipo y me alegro de que ahora haya experimentado una ovación general y una gran satisfacción por el reconocimiento de su clase».

La sombra de Cristiano Ronaldo: «No hace falta discutir lo importante que fue Cristiano para el Madrid, pero debo decir que no nos agobia el hecho de que él no esté allí en el sentido de que no podremos tener las mismas ambiciones. Estábamos convencidos de que seguiríamos ganando sin él».

Clave Zidane: «Zidane una vez más demostró ser una gran persona. Da tranquilidad, es muy correcto en su acercamiento al jugador. Siempre hay quienes no juegan tanto como les gustaría, no están contentos y eso tiene sentido. Pero el enfoque del entrenador ha contribuido a que todos se sientan parte del equipo y acepten su situación. En este vestuario, todos son buenos tipos, no hay nadie que cree problemas por sus propios motivos, no hay manzanas podridas».

Suplencia: «Zidane me dijo que estaba muy satisfecho con mi trabajo, mi compromiso y que debería continuar así. No tenía dudas sobre mis cualidades, sólo me dijo honestamente que en ese momento tenía una visión diferente de lo que era mejor para el equipo. Acepté esa actitud y trabajé duro».

bookmark_borderDespejadas todas las dudas, habrá Zinedine Zidane 2020-2021

La decisión ya está tomada. Pese a que al implicado le cuesta reconocerlo en público, habrá Zinedine Zidane 20-21. Presidente y entrenador hablaron al término del campeonato y la continuidad del técnico está asegurada. La conquista de LaLiga número 34 ha despejado cualquier duda que pudiera existir en la mente de unos y otros, por lo que el segundo proyecto del técnico seguirá adelante una temporada más.

«Zidane es una bendición para el Real Madrid», confesó Florentino Pérez una vez que el equipo blanco se proclamó campeón de manera matemática tras derrotar al Villarreal. Lo cierto es que el francés regresó a la entidad madridista y lo hizo para volver a hacer campeón al equipo blanco. Nadie lo puede discutir. Guste más o menos, con Zidane en el banquillo los éxitos y títulos se acumulan.

Zinedine Zidane tiene dos años más de contrato, pero un papel nunca ha sido un obstáculo si el ahora entrenador veía que algo no funcionaba o se le escapaba el control de la situación. No lo fue como jugador, cuando perdonó un año de contrato, no lo fue en 2018 cuando creyó que era el momento de dejar el banquillo del Real Madrid tras una temporada muy complicada en el interior del vestuario blanco.

Crédito recuperado

Ahora se siente con fuerza. Su gran objetivo de la campaña está logrado con la conquista de LaLiga, la segunda en tres temporadas completas como técnico del Madrid. Le dolía aquello del bajo porcentaje de éxito en la última década en el día a día. Quería la número 34 y la ha logrado.

Hasta llegar a la atípica celebración de la semana pasada, Zidane ha tenido que superar momentos muy complicados, los más duros desde que es entrenador. El arranque de Liga, el partido en Mallorca, el de Estambul con todo en juego, incluida su continuidad. Luego el palo de City y el paréntesis abierto por la pandemia. Pero su liderazgo del grupo junto a Ramos durante el confinamiento ha hecho posible que logre volver a poner a todos de acuerdo. Y queda la Champions League.

El técnico ya sabe que la próxima temporada la deberá afrontar con lo que tiene. Lo asume. Es más, se siente feliz, aunque es consciente de que algunos jugadores deberán aparecer menos o en circunstancias más especiales. Ley de vida. De la actual plantilla se sabe que le sobran Bale y James, que duda con Odriozola y que le gustaría seguir teniendo a sus pretorianos a su lado, con

Lucas a la cabeza.

Valora a Brahim, pero cree que debe salir del equipo y jugar. No lo tiene claro con Jovic y a Mariano le ve mejor en otro destino… De los cedidos le gusta Odegaard pero también sabe que tendría complicado jugar con Modric en la plantilla.

Todo se lo ha dicho al presidente, como también lo que le gustaría que tuviera el Real Madrid del futuro, pero tiene claro que este verano no podrá ser. Lo que sí es seguro es que Zidane será el dueño del banquillo blanco la próxima temporada.

bookmark_borderModric ‘desanima’ a Odegaard

Hace pocos meses mucha gente daba por sentando el regreso de Martin Odegaard al Real Madrid. El noruego era la sensación de LaLiga. Semana tras semana dejaba jugadas que se convertían en estrellas de los resúmenes de los partidos de la Real Sociedad. El proceso de maduración de un chico que llegó a Valdebebas con 16 años recién cumplidos en enero de 2015 alcanzaba el punto perfecto para regresar a casa.

Mientras, Luka Modric no arrancaba en el Madrid. Las lesiones le pasaban factura y no encontraba la regularidad necesaria para mostrar su fútbol. La explosión de Valverde le pasaba factura al croata. El escenario de una salida en verano, con Estados Unidos al frente, ganaba terreno.

Sin embargo, Zidane nunca mostró. Cuando se le preguntaba por la gran temporada de Odegaard no encendía la mecha, más bien lo contrario. En la otra cara de esa moneda veía a Modric siendo importante en el tramo importante de la temporada, cuando los partidos y los puntos valen títulos. Una vez más, el francés llevaba razón.

Odegaard y su entorno siempre han tenido una cosa clara: que su vuelta al Madrid tiene que se sobre seguro. Para ser un jugador importante, no como alternativa a si algo no funciona. La continuidad ganada en San Sebastián ni quiere que se corte.

El noruego es consciente de que si Modric está bien, y por lo visto en el tramo final de LaLiga el croata tiene cuerda, es intocable para Zidane. Al igual que Kroos y Casemiro. La posición del genio de Zagreb es la que marcada para Odegaard cuando se decida el regreso a la casa blanca. Lo que ahora sucede no es una sorpresa para el noruego. Por algo firmó la posibilidad de una segunda temporada en la Real Sociedad.

Esa es una opción que cada vez convence más a todas las partes. La Real no tenía duda alguna desde el principio. El Madrid está tranquilo porque Modric ha dejado claro que no hay argumentos para dudar de él. Y Odegaard entiende que una temporada más como referente de un equipo que va a estar en Europa no hará más que hacerle mejor, estar más preparado para su gran objetivo: ser importante en el Madrid y estar a al altura de un centrocampista, Modric, cuya huella en el club es muy profunda.

bookmark_borderModric y Mendy, bajas para medirse al Espanyol por cinco amarillas

Luka Modric y Ferland Mendy serán baja para medirse este domingo al Espanyol en Cornellà a partir de las 22.00 horas. El croata y el francés vieron la quinta amarilla contra el Mallorca y descansarán por tanto en el duelo del fin de semana.

Así las cosas, se espera en el once a Casemiro, que cumplió su sanción frente a los bermellones, a Kroos, suplente aunque jugó la segunda parte, y a Marcelo, que se está rotando con Mendy desde el reinicio del torneo turnándose a cada jornada.