bookmark_borderReencuentro en Split

Cristiano, Modric y Kovacic, ex compañeros en el Real Madrid, coincidieron en Split, donde Croacia recibe este martes a Portugal en el marco de la UEFA Nations League. El portugués y los dos croatas compartieron una foto en redes sociales para rememorar los tiempos en los que tres fueron compañeros vistiendo la camiseta blanca.

Los tres futbolistas compartieron tres temporadas en el club del Bernabéu, de 2015 a 2018, cuando Cristiano y Kovacic hicieron las maletas con destino a la Juventus y el Chelsea, respectivamente. Modric, por su parte, continúa a en el Madrid, club en que el que espera colgar las botas.

bookmark_borderUn once por el que no pasa el tiempo: Modric y el equipazo con jugadores nacidos hasta 1985

Con la edad y el currículum que acumulan podrían estar exprimiendo sus últimas gotas de fútbol en una liga menor. O directamente disfrutando del retiro. Sin embargo, continúan en la élite y se resisten a abandonarla. Un ejemplo es Luka Modric, que a pesar de sus 35 primaveras sigue teniendo cadera como para bailar en pistas como el Camp Nou. Y es que se podría conformar un auténtico equipazo sólo con jugadores nacidos en el año del croata (1985) o antes. Estos son los once ‘bastones’.

Portero: Gigi Buffon

Custodia bajo los palos Gianluigi Buffon (1978). El de Carrara es uno de los grandes mitos del Calcio. El pasado julio superó los 647 partidos de Paolo Maldini para convertirse en el jugador con más participaciones la historia de la Serie A. Con 42 años continúa en la Juventus tratando de quitarse la espinita de la Champions. Sin olvidarnos de Qatar 2022, que podría convertirlo en el primer cancerbero en disputar seis Mundiales.

Defensas: Navas, Thiago Silva, Chiellini y Young

Subiendo y bajando la banda derecha tenemos a Jesús Navas (1985). El de Los Palacios está viviendo una segunda juventud en el Sevilla. Extremo reconvertido a lateral, hoy es uno de los mejores jugadores del mundo en su posición. Tanto que no sólo ha regresado a la Selección, sino que también se ha consolidado como un hombre importante para Luis Enrique.

Por la otra banda se ubica un jugador que ha vivido una transformación similar a la de Navas: Ashley Young (1985). El inglés pasó de extremo a lateral o carrilero, donde juega en el Inter. Muy criticado en sus últimos años en el United, en la Serie A ha vuelto a demostrar su potencial.

Cierran en el centro de la retaguardia dos centrales del 84: Thiago Silva y Giorgio Chiellini. El brasileño se unió al Chelsea este verano, después liderar la zaga del PSG que alcanzó la final de la Champions. Su colega italiano no viene de una temporada tan positiva: una rotura del ligamento cruzado le dejó cinco meses en el dique seco. Ya recuperado, este curso apunta a ser imprescindible en el sistema de tres centrales que está implantando Pirlo en la Signora.

Centro del campo: Fernandinho, Modric, Joaquín y Ribéry

Nos movemos una línea hacia delante y llegamos a la sala de máquinas. El candado lo pone Fernandinho (1985) un pivote sin el que serían imposibles de entender los éxitos recientes del Manchester City. A pesar de la llegada de Rodri, el ex del Shakhtar sigue formando parte de la guardia pretoriana de Guardiola.

La creatividad en el medio corre al servicio de Luka Modric (1985). El croata reafirmó con su golazo en el Clásico su excelente inicio de campaña. Con 33 años levantó el Balón de Oro, siendo el ganador más veterano de este siglo. Ya ha dejado claro que desea seguir en el Real Madrid. Y pocos futbolistas hay en el mercado con más talento…

Video thumbnail
Gol de Modric (1-3) en el Real Madrid 2-3 Shakthar Donestk

La banda derecha se queda en Sevilla. Unos metros por delante de Navas tenemos a Joaquín (1989), leyenda del Betis y del fútbol español. El del Puerto de Santa María superó el julio pasado a otro mito como Raúl González para convertirse en el segundo jugador con más partidos en la historia de la LaLiga.

Por el costado izquierdo amenaza Franck Ribéry (1983). Con oír su nombre es suficiente. Después de ganarlo absolutamente todo con el Bayern de Múnich, el extremo francés optó por continuar en la élite y firmar por la Fiorentina, donde es indiscutible. Esta temporada ya ha repartido dos asistencias en tres partidos.

Delantera: Ibrahimovic y Cristiano

Y de postre el plato más dulce de este once. Nuestra dupla ofensiva la componen dos extraterrestres. Zlatan Ibrahimovic (1981) y Cristiano Ronaldo (1985), historia del fútbol que hoy convive en Italia. El sueco tiene 39 años… y desde su regreso al calcio está pulverizando todos los registros. Ya advirtió que no estaba acabado cuando, en 2017, se rompió el ligamento cruzado. >Benjamin Button no era Brad Pitt.

Video thumbnail
Así destroza Ibrahimovic la Serie A: espectacular golazo de chilena en el minuto 82

Del astro portugués quedan pocas cosas por añadir. Es el máximo artillero de la historia de la Champions o el Real Madrid. 35 primaveras, pero el curso pasado perforó las porterías contrarias en 37 ocasiones. Con Portugal superó recientemente la barrera de los 100 tantos. Un goleador de época que cada año busca nuevos estímulos y que parece no tener fecha de caducidad.

bookmark_borderEl gol del Madrid viene de atrás

Hay un antes y un después en el Madrid sin Cristiano Ronaldo, como si el adiós en 2018 del portugués hubiera originado un nuevo calendario para organizar la historia del club. Vivir sin ese promedio de 1,02 goles por partido que ponía CR7 se hace más complicado, una realidad que, al mínimo contratiempo, recupera su nombre para los debates. En este inicio de temporada ha vuelto a ocurrir, con el equipo de Zidane a cero ante la Real Sociedad y el francés sin confiar en Jovic ni Mayoral (Mariano, el delantero restante, tampoco cuenta para él y se quedó en casa por una amigdalitis).

Pero ese panorama no ha variado las intenciones de la dirección deportiva, que se mantiene firme en la idea de no fichar en este mercado. Ni los resultados ni los numerosos ofrecimientos hacen variar el plan, lo que lleva a Zidane, que sólo confía como nueve en Benzema, a apañárselas con lo que actualmente dispone. Y eso requiere, además de que se enchufen los Hazard, Asensio, Vinicius o Rodrygo, que la defensa y el centro del campo mantengan su tendencia al alza en la aportación ofensiva.

El 40,20% de los goles en la 2019-20, de defensas y medios

El último curso bajo el paraguas de Cristiano el Madrid marcó 144 goles. En los dos siguientes descendió a 104 y 97, respectivamente. Es una pérdida, para cada caso, de un 27,78% y un 32,64%. En este bienio, pese al evidente empeoramiento general de la relación con el gol, la zaga y la sala de máquinas han mejorado en este registro. Pasaron de los 32 tantos aún en presencia del portugués, a los 34 en la 2018-19 y los 39 en la 2019-20. Los porcentajes respecto al total son igualmente significativos: del 22,22%, al 32,69% y al 40,20%.

En este periodo, además, ha ido variando el número de quienes, sin ser su función principal, han arrimado el hombro para sujetar al Madrid postCristiano al asomarse a la portería contraria. Fueron 8 jugadores con el de Madeira y, sin él, 14 primero y 10 después. Sergio Ramos se ha erigido representante de todos ellos, subiendo en este lapso de 5 dianas a 11 y 13 (segundo pichichi blanco en la 2019-20). Sin fichajes, con atacantes atascados y con delanteros hoy fuera de consideración por Zidane, el gol madridista depende de Benzema… y de ellos.

bookmark_borderEden Hazard, en el punto de mira por su estado de forma

Eden Hazard (29 años) llegó en el verano de 2019 con la vitola de estrella y para convertirse en el galáctico que perdió el Real Madrid con el adiós de Cristiano Ronaldo un año antes, pero la realidad dice que el belga, por unos u otros motivos, está lejos de ser ese jugador referencia y líder que se esperaba a su llegada. El equipo de Zinedine Zidane arranca la temporada en diez días y lo hará con el delantero muy lejos de su mejor punto de forma, tal y como afirmó el miércoles su seleccionador.

Roberto Martínez, que siempre ha defendido y destacado lo importante que Hazard es para la selección belga, comentó al terminar los dos partidos de la Liga de las Naciones disputados por Bélgica, que el madridista está a 60 entrenamientos de poder ser titular, de ahí que se quedara fuera de ambos compromisos de la selección de su país, lo que hace menos comprensible su presencia durante estos días con la selección y no con su club, el Real Madrid.

Cierto es que los dirigentes madridistas, como ha sucedido con otros jugadores, intentaron que tanto Courtois como Hazard no acudieran a la ya terminada concentración con su selección. El portero pudo regresar antes de jugar partido alguno, pero el delantero, por aquello de su capitanía e importancia, continuó hasta el final pese a no jugar.

Muchos clubes europeos no han entendido la disputa de estos partidos cuando los jugadores no habían realizado entrenamiento alguno con sus equipos. De hecho, algunos jugadores renunciaron como hizo Modric para encontrar el mejor punto de forma lo antes posible ante el inminente inicio de LaLiga,

Apreciado en el vestuario

A nivel personal, tanto el vestuario como el club, no tienen queja alguna del comportamiento de Hazard. Lejos de ser una estrella al uso, desde que llegó se ha mostrado cercano con los compañeros. Otra cosa es el estado físico con el que apareció en el inicio de la temporada pasada y la mala suerte de lesionarse cuando ya estaba empezando a resurgir.

La lesión y posterior recaída con operación incluida ha sido la peor noticia para un madridismo que esperaba mucho del belga y que hasta ahora apenas se ha mostrado, tal y como sucedió en el Etihad, el día que todos los seguidores blancos esperaban ver la mejor versión del habilidos jugador.

Las sensaciones que ha transmitido en los partidos disputados desde la vuelta del fútbol es que la lesión le está pasando factura, que no la ha olvidado del todo. El primer objetivo, ademas de mostrar la forma que debe enseñar un futbolista, es el de volver a tener plena confianza en su dañado tobillo.

La lesión dejó huella

Los dirigentes blancos siguen creyendo en Eden Hazard, pero no ocultan cierta inquietud ante esa reiterada ausencia de forma. Las noticias que han llegado desde Bélgica estos días han elevado esa decepción y están convencidos de que lo mejor hubiera sido haber trabajado en Valdebebas y no marcharse con la selección, pero también saben lo que representa el delantero para la selección de su país.

La idea de los técnicos es un plan específico de preparación con el fin de perfilar su forma y, de esta manera, reencontrarse con ese Hazard que puso a todo el mundo de acuerdo sobre su condición de jugador top en la Premier League y en el Mundial de Rusia. En 2015 fue declarado el mejor futbolista de la Premier y el mejor de su equipo en tres ocasiones y por el Bernabéu siguen pensando que puede volver a su mejor nivel.

El problema que tiene por delante Hazard es que muy probablemente recupere la forma óptima en dos o tres semanas, justo el tiempo en el que se deberá incorporar con su selección para los próximos partidos de Bélgica ante Nueva Zelanda (8 de octubre), Inglaterra (11) e Islandia (14). Antes de que lleguen esos tres partidos, el Real Madrid jugará ante Real Sociedad, Betis, Valladolid y Levante.

bookmark_borderFuga de talento en LaLiga

La salida de Messi supondría un duro varapalo a LaLiga como marca global. «El impacto de la salida de Cristiano fue casi nulo para la Liga, si se fuera Messi, lo notaríamos bastante porque es el mejor jugador de la historia del fútbol», dijo en junio Javier Tebas en RAC1. El portugués y argentino coincidieron en España nueve años, entre 2009 y 2018. En ese tiempo se repartieron cuatro Balones de Oro cada uno y dejaron una rivalidad de leyenda al estilo de Federer vs Nadal, Ali vs Fraizer Messi, Larry Bird vs Magic Johnson, Rossi vs Márquez o Prost vs Ayrton Senna. Actualmente, según la lista Forbes de deportistas mejores pagados en 2020, Cristiano ocupa el segundo lugar, por detrás de Roger Federer, y Messi, el tercero, dejando atrás a Neymar, LeBron James, Curry, Durant o Tiger Woods.

Más allá de los números económicos que puedan estar haciendo ahora mismo en Italia para traer a Messi, como ocurrió con Cristiano hace dos años, la salida del argentino nos dejaría otra realidad difícil de digerir para nuestro fútbol. Al varapalo de no contar con ningún equipo español en semifinales de la Champions este año, algo que no ocurría desde 2007, habría que añadir la fuga progresiva de talento. LaLiga lleva perdiendo estrellas desde hace tres años, justo cuando Neymar abandonó el Barça por 222 millones de euros. Cada año nos abandonan más jugadores con caché durante esta época estival. Si tomamos como referencia el valor actual de cada futbolista, según el portal Transfermarkt (especializado en la cotización de los futbolistas), el valor conjunto de los futbolistas que salieron de LaLiga con más renombre, en la 2017-18, asciende a 226 millones de euros; la cotización global de los que salieron en la 2018-19 sube hasta 351,2M€; y el precio actual de los que abandonaron la competición nacional se eleva hasta los 429,5M€.

«¿Perderá atractivo el torneo?», preguntan desde Argentina
«Antoine Griezmann, Sergio Ramos, Luka Modric, Eden Hazard, Karim Benzema, Joao Felix y Diego Costa. Todos entre los tres más poderosos. Ahora ¿son figuras de primer nivel?», se preguntan en Olé. Llevamos años diciendo que somos la mejor Liga del mundo, pero ya no sólo nos quitan jóvenes jugadores desde la Premier (Ferran Torres), sino también la Bundesliga (Lucas), la Serie A (Fabián Ruiz) o la Ligue 1 (Pablo Sarabia). Más fáciles de aceptar son las salidas a Oriente Medio (como las de Banega o Cazorla) en busca de un retiro dorado, pero también nos queda la sensación de que podrían haber seguido dando lustre a LaLiga uno o dos años más sin problemas. Sin Messi, el panorama pinta en bastos. Por ejemplo, en el equipo ideal de la UEFA el año pasado sólo había dos futbolistas del campeonato español (Messi y De Jong, teniendo en cuenta que los principales méritos del último fueron con el Ajax). En el año 2016, en cambio, ocho de los once jugadores militaban en clubes de nuestro país (Messi, Cristiano, Griezmann, Iniesta, Kroos, Modric, Ramos y Pique) y en 2015, siete (Messi, Neymar, Cristiano, James, Iniesta, Piqué y Ramos). Y en la Selección nueve de los 24 jugadores de la última convocatoria de Luis Enrique juegan en ligas foráneas (Kepa, De Gea, Eric García, Fabián Ruiz, Thiago Alcántara, Rodrigo Hernández, Dani Olmo, Adama Traoré y Ferran Torres).

El problema es que el adiós de Messi podría provocar un efecto dominó. Sin ir más lejos, el uruguayo Luis Suárez, que podría ser otra de las grandes bajas del nuevo Barça de Koeman. Y durante el mercado veraniego siempre hay cantos de sirena de la Premier a la estrella del Atlético, Jan Oblak. El PSG y el Arsenal están tentando a Thomas. Saúl siempre ha gustado en Old Trafford. Así que si Real Madrid, Barça y Atlético tienen dificultades para retener a sus estrellas, para los equipos del siguiente vagón de cola resulta ciencia ficción mantener a grandes cracks. El Sevilla vendió el pasado a sus estrellas (Ben Yedder, Muriel y Sarabia), pero ha mantenido el orgullo español, conquistando la Europa League, y dejando a nuestra Liga como la mejor competición en Europa en el ránking de la UEFA del último lustro. Pero el Valencia, en cambio, es una ruina porque se está deshaciendo de sus mejores jugadores. Y otros, como Athletic, o Betis, hasta vieron con buenos ojos la lluvia de millones por jugadores como Kepa, Laporte o Fabián Ruiz. A continuación repasamos los nombres más mediáticos de las bajas más sensibles de LaLiga, durante estos tres últimos años, gracias a la idea que lanzó nuestra analista de cabecera, Álvaro Benito, en la Cadena SER y que sirvió para impulsar este reportaje: «Lo de Messi es una tragedia para el Barça y para el fútbol español. La fuga de talentos de estos años es evidente y es lo que más preocupa».

bookmark_borderModric revive el terror de la guerra: «Se escuchaban sirenas y corríamos al refugio»

Luka Modric ha escrito un libro autiobiografico en el que confiesa sus momentos durante la guerra croata de Independencia que tuvo lugar entre 1991 y 1995, su mal genio cuando pierde y su admiración por el fútbol italiano, en especial su amor al Milán, tal y como recoge La Gazzetta dello Sport. Piensa retirarse en el Real Madrid y hacerse entrenador.

Su abuelo fue asesinado en la guerra: «Tuve un vínculo muy fuerte con mi abuelo. Me llevaba con él de caza y hacía de su ayudante mientras conducía el ganado al pasto. Me hizo sentir especial. Tenía seis años y a esa edad era muy difícil entender que nunca le volvería a ver».

La guerra de niño: «A los 7-8 años de edad, los traumas se experimentan de manera diferente. De niño, el miedo no es… tan aterrador. Vivía en el hotel Kolovare con la familia y había muchos de mis compañeros. Jugábamos a la pelota o nos escondíamos en el hotel, hasta que se escucharon las sirenas. En ese momento, sabías qué hacer: correr al refugio. Allí, con seguridad, volvíamos a jugar».

Domagoj Basic: «Basic ha sido mi entrenador favorito. Durante la adolescencia, fue nuestro guía. Los que querían permanecer en el equipo tenían que leer libros. Domagoj nos enseñó a trabajar duro. Nos enseñó a lidiar con las injusticias «.

Boban y el Milán: «Boban era un ídolo mío y papá, cuando era niño, me compró un traje rojo y negro. Me imaginaba al futbolista de Milán pero fue diferente. Y cuando llegas al Real es difícil pensar en ir a otro lado. Si las cosas no hubiesen ido bien en Madrid, habría visto bien la Serie A. Pero, sinceramente, la prioridad siempre ha sido el Madrid».

Su apodo: «Me siento como una persona normal, que ama la humildad y la modestia. Soy persistente, terco. Los compañeros en el Real Madrid me llaman ‘vinagre’, porque cuando pierdo en el entrenamiento me lo tomo mal».

Jugar en el Milán: «Lo siento por el Milán. El Real Milán no se encuentra en Italia y Europa. Tengo un grupo de WhatsApp con los croatas y siempre me siento con Brozovic, con Badelj, con Pasalic…».

Jugadores favoritos en Italia: «Siempre me han gustado los jugadores de estilo. Totti, Del Piero, Pirlo… Ahora hay jóvenes que prometen mucho, sobre todo Zaniolo, puro talento. Sensi también es muy interesante, y me gustan Insigne, Papu Gomez, Ribéry y Bennacer».

El penalti de Benatia: «Solo dije que había sido penalti para mí. Lucas Vázquez fue empujado cuando pateaba desde unos pocos pasos. ¿Qué sentido habría tenido simular? Luego experimenté situaciones similares y entiendo a quién protesta, pero no debería haber diferencia entre un penalti en el 30 ‘y uno en el 95’. Sin embargo, le deseo lo mejor a Buffon: es un gran jugador».

Critica a Cristiano en su libro por no ir a la gala de los premios The Best: «Hablar sobre el jugador me parece trivial: es uno de los más grandes de la historia. Perdimos los objetivos y el carácter del Real en el Real: Cristiano siempre quiere ganar, nos motivó y nos hizo reaccionar. Como persona, tiene 10 años y alabanza, tiene un gran corazón, siempre está listo para ayudar a los necesitados «.

Ganador de la Champions y de la Serie A: «En la Liga de Campeones veo bien al PSG, incluso si no juega hasta agosto. Es fácil decir Barcelona y Bayern. Hay que tener cuidado con el Atlético de Madrid y, por supuesto, entre los favoritos estará el que pase entre el Manchester City y el Real Madrid. De la Serie A, la Juve se ve favorita, aunque para la competición quizás fuera bueno si la Lazio o el Inter ganan».

Retirarse en el Madrid y hacerse entrenador: «Estoy seguro de que puedo jugar a un alto nivel durante dos años más, luego ya veremos. Me gustaría terminar mi carrera en el Real Madrid, pero también dependerá del club. Por supuesto, haré el curso de entrenador. Para nosotros, el equipo nacional es un sentimiento superior al fútbol, tanto como jugador como entrenador me sentiría honrado de estar allí».

Protagonistas y fútbol en el futuro: «Mbappé lo tiene todo, pero creo que para dar el salto de calidad necesita ir a un campeonato donde su equipo no gana tan fácilmente. También veo un gran potencial en Vinicius y me gustan De Bruyne y Sterling. En cuanto al fútbol, el camino es el de la velocidad. Velocidad de carrera, de pensamiento, de decisión. A un nivel alto, solo puedes jugar así».

bookmark_borderEl día que Mourinho llevó a Cristiano al borde de las lágrimas

Jose Mourinho y Cristiano Ronaldo. O la relación entre dos máquinas de competir y de exigirse. La convivencia entre ellos en el Madrid no siempre fue sencilla. Lo dos portugueses tienen madera de líderes, y eso hizo que en alguna ocasión la cuerda se tensara. Ninguna tanto como uno episodio que cuenta Luka Modric en ‘My Game’, su biografía.

«Me sorprendió la reacción de Mourinho. Estábamos ganando 2-0 en la Copa del Rey. Ronaldo no persiguió a los rivales en su saque de banda y José se puso furioso con Cristiano. Los dos se pelearon durante mucho tiempo en el campo. Al regresar a los vestuarios en el descanso, vi a Ronaldo desesperado, al borde de las lágrimas. Él dijo: ‘Lo hago lo mejor que puedo y él continúa criticándome’. Mourinho entró y comenzó criticar al portugués por su responsabilidad durante el juego. Ambos se calentaron tanto que solo la intervención de los compañeros evitó una verdadera pelea entre ellos», narra el croata.

De la mano de Mourinho, Cristiano jugó 106 partidos en el Real Madrid, en los que logró 120 tantos, uno cada 75 minutos. Una cifra extraordinaria que tuvo su mayor éxito en la Liga 2011-12. Sin embargo, la Champions se le resistió. «En 2012 nos eliminó el Bayern en los penaltis. Ese es, para mí, el Madrid más fuerte de los últimos años», mantiene Mou.

bookmark_borderModric revela el momento más tenso entre Mou y Cristiano

La biografía ‘A mí manera’ de Luka Modric ha visto la luz en Italia (Corriere dello Sport) y en ella hay un episodio que destaca. Fue el desencuentro que tuvieron José Mourinho y Cristiano Ronaldo en 2013, cuando técnico y jugador estaban en el Real Madrid. El croata desgrana con detalle lo que pasó en un partido de Copa del Rey. El entrenador portugués cargó sobre el delantero, que llegó a las lágrimas dentro del vestuario. Los pesos pesados tuvieron que intervenir…

«Me sorprendió la reacción de Mourinho. Estábamos ganando 2-0 en la Copa del Rey. Ronaldo no persiguió a los rivales en su saque de banda y José se puso furioso con Cristiano. Los dos se pelearon durante mucho tiempo en el campo. Al regresar a los vestuarios en el descanso, vi a Ronaldo desesperado, al borde de las lágrimas. Él dijo: ‘Lo hago lo mejor que puedo y él continúa criticándome’. Mourinho entró y comenzó criticar al portugués por su responsabilidad durante el juego. Ambos se calentaron tanto que solo la intervención de los compañeros evitó una verdadera pelea entre ellos», explicó.

Mourinho llegó al conjunto blanco en 2010 y en 2013 dijo adiós tras finalizar la temporada sin pasar de semifinales de Champions (ante el Borussia Dortmund) y habiendo tirado LaLiga a mitad de temporada. Además, el Madrid cayó en la final de la Copa del Rey ante el Atlético de Madrid en el Santiago Bernabéu. En ese partido, ambos protagonistas fueron expulsados. Ninguno de los dos subió a recoger la medalla de subcampeón.

Las relaciones con gran parte de la plantilla, entre otros con Cristiano Ronaldo, ya estaban muy difíciles. La situación era insostenible…

bookmark_borderReal Madrid El día que Mourinho llevó a Cristiano al borde de las lágrimas

Jose Mourinho y Cristiano Ronaldo. O la relación entre dos máquinas de competir y de exigirse. La convivencia entre ellos en el Madrid no siempre fue sencilla. Lo dos portugueses tienen madera de líderes, y eso hizo que en alguna ocasión la cuerda se tensara. Ninguna tanto como uno episodio que cuenta Luka Modric en ‘My Game’, su biografía.

«Me sorprendió la reacción de Mourinho. Estábamos ganando 2-0 en la Copa del Rey. Ronaldo no persiguió a los rivales en su saque de banda y José se puso furioso con Cristiano. Los dos se pelearon durante mucho tiempo en el campo. Al regresar a los vestuarios en el descanso, vi a Ronaldo desesperado, al borde de las lágrimas. Él dijo: ‘Lo hago lo mejor que puedo y él continúa criticándome’. Mourinho entró y comenzó criticar al portugués por su responsabilidad durante el juego. Ambos se calentaron tanto que solo la intervención de los compañeros evitó una verdadera pelea entre ellos», narra el croata.

De la mano de Mourinho, Cristiano jugó 106 partidos en el Real Madrid, en los que logró 120 tantos, uno cada 75 minutos. Una cifra extraordinaria que tuvo su mayor éxito en la Liga 2011-12. Sin embargo, la Champions se le resistió. «En 2012 nos eliminó el Bayern en los penaltis. Ese es, para mí, el Madrid más fuerte de los últimos años», mantiene Mou.

bookmark_borderLa llamada de Florentino Pérez a Sergio Ramos para… recordar el gol de la Décima

EReal Madrid tiene la suerte de poder celebrar durante estos días hasta trece aniversarios de otras tantas conquistas de la Copa de Europa. Goles en blanco y negro, chilenas imposibles, tandas de penaltis, pero hay un gol y un título que será recordado durante muchos años por los que visten de blanco y por los que llevan otros colores.

Claro está que hacemos referencia al logrado por Sergio Ramos en la final de Lisboa y que propició que el Real Madrid empatara cuando el Atlético ya celebraba el título. El defensa llevó el partido a la prórroga con su cabezazo y posibilitó aumentar la leyenda blanca con la conquista de la Décima, que llegó gracias a los goles de Bale, Marcelo y Cristiano Ronaldo.

El sexto aniversario del gol (24 de mayo) fue recreado por Modric y Ramos en Valdebebas, pero además tuvo un momento especial cuando Florentino Pérez (vivió el gol como pocos en el palco del estadio del Benfica) llamó a Sergio Ramos para felicitarle y hablar de la conquista madridista en la capital portuguesa cuando todo parecía perdido para el Real Madrid.

Presidente y capitán charlaron durante un buen rato, recordando ese momento y otros vividos en los años que llevan compartiendo vivencias. De la renovación ni palabra. No toca ahora. La prioridad es el regreso de la competición.

Y es que el diálogo entre el presidente y el capitán tienen una relación más que fluida en los últimos meses y durante los días de confinamiento y con la negociación de la rebaja del sueldo, el capitán fue el lider del grupo y el primero en entender las necesidades de la entidad.