bookmark_borderEden Hazard, en el punto de mira por su estado de forma

Eden Hazard (29 años) llegó en el verano de 2019 con la vitola de estrella y para convertirse en el galáctico que perdió el Real Madrid con el adiós de Cristiano Ronaldo un año antes, pero la realidad dice que el belga, por unos u otros motivos, está lejos de ser ese jugador referencia y líder que se esperaba a su llegada. El equipo de Zinedine Zidane arranca la temporada en diez días y lo hará con el delantero muy lejos de su mejor punto de forma, tal y como afirmó el miércoles su seleccionador.

Roberto Martínez, que siempre ha defendido y destacado lo importante que Hazard es para la selección belga, comentó al terminar los dos partidos de la Liga de las Naciones disputados por Bélgica, que el madridista está a 60 entrenamientos de poder ser titular, de ahí que se quedara fuera de ambos compromisos de la selección de su país, lo que hace menos comprensible su presencia durante estos días con la selección y no con su club, el Real Madrid.

Cierto es que los dirigentes madridistas, como ha sucedido con otros jugadores, intentaron que tanto Courtois como Hazard no acudieran a la ya terminada concentración con su selección. El portero pudo regresar antes de jugar partido alguno, pero el delantero, por aquello de su capitanía e importancia, continuó hasta el final pese a no jugar.

Muchos clubes europeos no han entendido la disputa de estos partidos cuando los jugadores no habían realizado entrenamiento alguno con sus equipos. De hecho, algunos jugadores renunciaron como hizo Modric para encontrar el mejor punto de forma lo antes posible ante el inminente inicio de LaLiga,

Apreciado en el vestuario

A nivel personal, tanto el vestuario como el club, no tienen queja alguna del comportamiento de Hazard. Lejos de ser una estrella al uso, desde que llegó se ha mostrado cercano con los compañeros. Otra cosa es el estado físico con el que apareció en el inicio de la temporada pasada y la mala suerte de lesionarse cuando ya estaba empezando a resurgir.

La lesión y posterior recaída con operación incluida ha sido la peor noticia para un madridismo que esperaba mucho del belga y que hasta ahora apenas se ha mostrado, tal y como sucedió en el Etihad, el día que todos los seguidores blancos esperaban ver la mejor versión del habilidos jugador.

Las sensaciones que ha transmitido en los partidos disputados desde la vuelta del fútbol es que la lesión le está pasando factura, que no la ha olvidado del todo. El primer objetivo, ademas de mostrar la forma que debe enseñar un futbolista, es el de volver a tener plena confianza en su dañado tobillo.

La lesión dejó huella

Los dirigentes blancos siguen creyendo en Eden Hazard, pero no ocultan cierta inquietud ante esa reiterada ausencia de forma. Las noticias que han llegado desde Bélgica estos días han elevado esa decepción y están convencidos de que lo mejor hubiera sido haber trabajado en Valdebebas y no marcharse con la selección, pero también saben lo que representa el delantero para la selección de su país.

La idea de los técnicos es un plan específico de preparación con el fin de perfilar su forma y, de esta manera, reencontrarse con ese Hazard que puso a todo el mundo de acuerdo sobre su condición de jugador top en la Premier League y en el Mundial de Rusia. En 2015 fue declarado el mejor futbolista de la Premier y el mejor de su equipo en tres ocasiones y por el Bernabéu siguen pensando que puede volver a su mejor nivel.

El problema que tiene por delante Hazard es que muy probablemente recupere la forma óptima en dos o tres semanas, justo el tiempo en el que se deberá incorporar con su selección para los próximos partidos de Bélgica ante Nueva Zelanda (8 de octubre), Inglaterra (11) e Islandia (14). Antes de que lleguen esos tres partidos, el Real Madrid jugará ante Real Sociedad, Betis, Valladolid y Levante.

bookmark_borderVender, vender y vender, nada cambia en el Real Madrid tras el adiós en Champions

Dos títulos para cualquier otro equipo dan para mucho. En el Real Madrid no tanto. La vara de medir en los últimos años ha sido la Champions League y la realidad dice que la respuesta en la máxima competición ha dejado bastante que desear. Ni en la ida ni en el silencioso choque del Etihad, el equipo dirigido por Zinedine Zidane tuvo capacidad de respuesta y como consecuencia ha llegado la segunda eliminación consecutiva en octavos de final, algo que duele en un equipo que había pisado las semifinales loa ocho años anteriores.

Con Zidane confirmado en el banquillo, las expectativas de cambio de entrenador se han diluido, tras el lógico enfado de los instantes siguientes a la eliminación. No gustó la gestión hecha del partido en Mánchester, ni tampoco algunas actitudes de los jugadores, pero la conquista del título de Liga pesa más en estos momentos que cualquier otra escena vivida.

El aficionado reclama fichajes, consecuencia directa del adiós europeo y de la necesidad de ver caras nuevas. Pero los dirigentes del Real Madrid lo tienen claro y no creen que sea el momento de hacer movimientos espectaculares. La ausencia de público en los estadios va a obligar a un nuevo ajuste salarial, por lo que la llegada de jugadores no encaja moralmente.

Manda la dura situación

El planteamiento es claro: ¿Pides rebajas salariales para fichar jugadores? Ahora la idea es no hacer desembolso importante alguno, salvo que al final de este extraño mes de agosto la salida de futbolistas del actual plantel supere cualquier expectativa. La idea de obtener 180 millones de euros en traspasos sigue viva. De hecho, ya van ingresados cerca de 60 con las ventas de Achraf, Javi Sánchez, De Frutos y Dani Gómez.

Los informes deportivos que hay en el club hablan de la necesidad de agitar el árbol, de introducir variantes en el equipo, de dar aire a una plantilla que necesita algo más para poder competir en Europa. La Champions ya ha dado dos revolcones a los blancos y un tercero sería demasiado duro de digerir. No puede ser que el once titular de la próxima temporada sea el mismo o sin apenas variantes al de las últimas grandes conquistas europeas. Cuestión de edad.

La vuelta de Odegaard

Pero hay opciones de caras nuevas sin fichar. Muchas de las conversaciones giran alrededor de la figura de Martin Odegaard. Hace falta energía, savia nueva y más recursos. No es cierto que el noruego no quiera venir, lo que busca es un panorama en el que pueda competir por jugar y eso pasa por la salida de Luka Modric, jugador con una temporada más de contrato y al que van a respetar su decisión. Sea cual sea.

Tal y como confirmaron a MARCA fuentes del club blanco, la decisión sobre Odegaard llegaría días después de terminar la Champions y todo apunta a que será esta semanas cuando se sepa qué pasará con el noruego. Su llegada sería un plus de ilusión para un madridismo con ganas de verlo de vuelta y un refuerzo para un centro del campo blanco que va con lo justo.

Decisión sobre Ceballos

Lo mismo pasa con otro centrocampista. Dani Ceballos es otro de los cedidos que podría darle un cambio de cara a la medular. La continuidad de Zidane es un punto de incertidumbre en el regreso del andaluz, salvo que esa conversación que tiene pendiente con el técnico sirva para cambiar posicionamientos de uno y otro. Buen final de temporada en el Arsenal, que quiere seguir contando con el internacional español a la espera de la decisión final.

Kubo y Reinier serán cedidos en espera de que se quede alguna plaza libre de extracomunitario que ocupan ahora mismo Vinícius, Rodrygo y Militao. Preocupa en el club la situación del primero de ellos tras su sorprendente banquillazo en Mánchester. Mantienen en el club que Zidane tenía que haber gestionado mejor la segunda temporada de Vinícius, al que consideran imprescindible en próximos proyectos. Otro cosa es lo que piense el entrenador, tal y como ha demostrado en diferentes ocasiones.

Hacer caja con Reguilón

Reguilón está en venta -como Mayoral y Vallejo- salvo que Marcelo se incline por una salida, opción que por el Bernabéu no manejan como probable. El lateral del Sevilla es un valioso patrimonio del club blanco y su cotización ha subido como la espuma. Entre 25 y 30 millones es el valor del lateral. Odriozola regresará tras su cesión al Bayern para cuadrar las cuentas en el lateral derecho, una vez que Achraf fue finalmente traspasado al Inter.

El problema llega cuando se habla de las necesarias bajas que habría que dar en la actual plantilla. Sin solución alguna en los casos de James y Bale, a los que por fin esperan poder colocar de alguna manera en las próximas semanas a cambio de una buena cantidad de dinero. Pero el planteamiento con ellos es el mismo que el pasado verano: no los van a regalar. Y menos reforzando a posibles rivales.

Oferta por Jovic

Las dudas aparecen con jugadores que llevan muchos años en la plantilla, como Modric, Lucas Vázquez y algún que otro componente de la famosa ‘vieja guardia’. Casos distintos son los de Brahim y Mariano, con los que Zidane no cuenta. También está el ‘caso Jovic’. Una gran apuesta del pasado verano pero que si llega una oferta importante será estudiada, aunque eso implicaría buscar un sustituto.

Sin galácticos en el punto de mira por la situación actual, las esperanzas están puestas en que Hazard pueda brillar como se esperaba de él y sea la estrella que guíe al Madrid la próxima campaña. Tras una temporada cargada de lesiones, se sigue confiando en el bela, del que no se duda, pero al que se le ha dicho que debe iniciar la temporada de otra manera y más en forma.