bookmark_borderCon el regreso de Kroos, vuelve el puzzle de Zidane en el centro del campo

Algo más de 40 minutos le duró a Zidane su pleno de centrocampistas. Pudo disponer de todos ellos por primera vez ante el Betis el 26 de septiembre, pero la lesión de Kroos poco antes del descanso le volvió a desmontar el puzzle del centro del campo hasta ahora. Antes ya le faltó la pieza de Isco en la primera jornada ante la Real Sociedad, también por lesión.

El caso es que tres semanas después, si ningún otro contratiempo lo impide, Zidane podrá disponer de todas sus fichas de la medular para sus cábalas en la medular. Recuperado Kroos (jugó unos minutos ya con Alemania), el técnico dispone de toda su nómina de centrocampistas: Kroos, Modric, Casemiro, Valverde, Odegaard e Isco. Seis jugadores para tres o cuatro plazas en la medular en función del sistema por el que apuesta ZZ.

Buen momento para disponer de todos ellos porque el calendario se pone cuesta arriba tras el parón. Vuelve la Champions y las rotaciones serán más necesarias que nunca. Más en una posición en la que el Real Madrid no anda especialmente sobrado. Hasta el próximo parón de selecciones, siete compromisos tendrán los blancos, tres de ellos de Champions y un Clásico de por medio en Liga.

En el último partido ante el Levante, Modric, Casemiro y Valverde formaron el tridente en la medular. Ahora mimo son los tres centrocampistas más en forma del equipo blanco. Especialmente bien está Modric, que ha disputado todos los encuentros. Valverde también ha dado un paso al frente y se ha consolidado en el once con tres buenas actuaciones de titular tras su suplencia inicial en Anoeta, como Casemiro.

La única vez que Zidane los tuvo a todos disponibles apostó por un sistema con cuatro centrocampistas y dos delanteros en el Villamarín. Jugó con Kroos, Valverde, Casemiro y Odegaard de inicio, con Jovic y Benzema en ataque. La disponibilidad de todos ellos condiciona al técnico, que no tiene nada claras las cosas en ataque más allá de Benzema, el buen momento de Vinícius y la reaparición de Asensio.

Zidane confía al máximo en la fortaleza de su centro del campo. El año pasado sin ir más lejos, los alineó a todos de golpe cuando se le acumularon las bajas de sus delanteros. Ahora podrá disponer de todos ellos para encajar las piezas del particular puzzle que tiene que montar en los próximos partidos. Mucha competencia partido tras partido, pero habrá minutos para todos. De hecho, si todo fuese bien a nivel de contratiempos físicos, el técnico podría alinear un centro del campo diferente en cada compromiso en un sistema de tres medios.

Todo un lujo para Zidane, que deberá gestionar a sus centrocampistas de la mejor manera posible. Más teniendo en cuenta que no tiene a todos al mismo nivel. Casemiro, Modric y Valverde parecen haber cogido velocidad de crucero, pero Kroos sale de una lesión e Isco y Odegaard están pendientes de encontrar su mejor nivel de juego.

bookmark_borderModric y Valverde, a una tarjeta de la sanción o de quedar limpios

EReal Madrid salta esta noche al City of Manchester con dos jugadores a falta de una tarjeta para cumplir ciclo: Luka Modric y Fede Valverde. Con dos amarillas cada uno tras los primeros siete partidos de esta edición de la Champions, una amarilla más haría que se perdieran el partido del 15 de agosto en el caso de que el equipo de Zidane remonte.

Si no son amonestados, pasarán limpios. La UEFA, para dar el máximo equilibrio posible a esta extraña edición de sus competiciones, ha decidido que el corte de las amarillas sea en octavos en vez de en cuartos, como es norma. Así se asegura que los jugadores que vaya a la fase final lo hagan sin amenazas pendientes.

El jugador que cumpla ciclo en los partidos de octavos deberá cumplir sanción, pero en cuantos acabe esos cuatro cruces pendientes desaparecerán todas las amarillas acumuladas.

«De manera excepcional, todas las tarjetas amarillas y las sanciones de tarjetas amarillas pendientes expiran al final de los play-offs. No se trasladan a la fase de grupos. Además, todas las tarjetas amarillas expiran al completarse los octavos de final. No se trasladan a los cuartos de final», explica la UEFA en su comunicado.

El Manchester City salta al campo sin jugadores apercibidos. En cualquier caso, si un jugador ve dos amarillas esta noche se perderá seguro el partido de cuartos porque la normal de las expulsiones permanece invariable.

bookmark_borderReal Madrid Modric, condicionado por el empuje de Valverde

El tridente Modric, Kroos y Casemiro ha dominado el centro del campo del Madrid y también el fútbol europeo durante su época más brillante. La lujosa BBC no eclipsa el protagonismo de los tres cerebros blancos en la exitosa etapa blanca de las tres Champions consecutivas. El último reconocimiento a tan majestuoso centro del campo fue el Balón de Oro que ganó Modric en 2018.El momento cumbre en la carrera de Luka, que en septiembre cumplirá 35 años, coincidió con el comienzo de un ligero bajón en su rendimiento, en sintonía con casi todo el equipo el año pasado. A diferencia de Kroos, por ejemplo, esta temporada Modric no ha terminado de reaccionar y es el primero del tridente del centro del campo que está en serios apuros para mantener su estatus como titularísimo.

Modric resulta el más condicionado por el empuje de Valverde. El efecto Fede ha hecho tambalearse la condición de intocable de un Modric que ya esta temporada ha visto rebajado su protagonismo en el equipo. Una circunstancia que se ha acentuado en los partidos grandes, donde en muchos de ellos ha sido suplente. Modric ha tenido momentos buenos en la temporada, pero a ojos de Zidane han resultado insuficientes para aguantar el pulso a un Valverde que ha entrado con fuerza en el once. De hecho, ZZ ha preferido rotar a Kroos para dar entrada a Modric. Verlo juntos ya no era habitual en los últimos onces.

Lesiones aparte, sobre todo la de septiembre que le dejó tres semanas sin jugar, a Modric le ha costado esta temporada recuperar sus mejores sensaciones y la irrupción de Fede le ha complicado un poco más defender su posición en el equipo. Valverde ha llegado para quedarse y Luka podría ver reducido mucho más su protagonismo en el futuro.