bookmark_border“Cuando estamos metidos, somos muy difíciles de batir”

Zidane compareció tras concluir el encuentro para dar sus primeras impresiones de la victoria del Real Madrid ante el Valencia, con un doblete de Benzema y un tanto de Marco Asensio, que volvió a jugar después de casi 11 meses.

Victoria con mucho valor: “Todos los partidos son complicados y más contra un rival como el Valencia, muy fuerte, que en la primera parte entró muy bien, corriendo mucho. Pero estoy contento cómo manejamos todo el partido. La segunda parte fue mejor en todo. Son tres puntos merecidos”.

El otro día, enfadado: “Esta vez se puede decir que fuimos superiores. Contra el Eibar fuimos mejores en la primera y peor en la segunda. Sabemos que tenemos que cuidar los detalles. Cuando estamos concentrados y metidos somos muy difíciles de batir”.

Gol anulado al Valencia: “No he visto la jugada. Pero hay un árbitro y no me meto, porque es una labor complicada. Él ha visto la jugada y lo ha pitado”.

Benzema: “El primer gol empieza con Sergio Ramos, después Modric y la jugada, finalizada con Hazard y Benzema, es muy bonita. El segundo, a los que nos gusta el fútbol, es muy bonito, y además él no es zurdo y la mete en la escuadra directamente. Y luego el gol de Marco, que me alegro mucho por él, por su vuelta. Es una noche muy bonita”.

Consignas a Asensio: “Le digo que disfrute después de tanto tiempo. Ha marcado nada más salir. Le digo también que está preparado para jugar y lo ha demostrado en 15 o 20 minutos”.

Gesto con Unzué: “Le mandamos lo que ponía en la camiseta, un gran mensaje de ánimo. Yo lo conozco muy bien esto, porque soy padrino contra el ELA. Le mandamos todo nuestro apoyo, estamos con él, y ojalá salga adelante”.

Zidane, en conferencia de prensa

Asensio: “Significa mucho para él y para nosotros. Estamos contentos de verlo en el terreno de juego. Han sido ocho meses, así que nos alegramos de verle marcar un golazo en la primera jugada”.

Obligar al Barcelona. “Es importante lo que hacemos nosotros. Tres puntos ante un rival muy importante, que jugó muy bien en el primer tiempo, con mucho ritmo. Nosotros lo hemos hecho muy bien, los jugadores pueden estar muy satisfechos, son los que juegan y pelean. Es una victoria muy merecida”.

¿Cómo vio el gol anulado al Valencia?: “Creo que es lo que dice el árbitro. Ha tomado la decisión, ha mirado la jugada en el VAR y ya está. Es una decisión complicada, yo no me meto en esas cosas”.

No ha agotado los cambios: “Cada partido tiene su historia y hoy ha sido así. Hicimos dos cambios, el otro día cinco. Al final nos ha salido bien y eso es lo más importante. Seguramente en otro partido vas a necesitar hacer más cambios. No tienes que hacer cinco sí o sí, te lo dice el partido”.

Marco Asensio y el golazo de Benzema. “El gol ha sido un golazo de Karim. De volea y con la zurda. Me alegro por su gol. De Marco, ni te digo. Después de ocho meses, sólo el hecho de entrar en el campo ya era para estar muy contento. Marcar a la primera, significa que ya está metido y que tiene calidad para ello. Me gustaría destacar la calidad de todos, incluso de los que no juegan. Trabajamos todas las semanas y vamos a necesitar a todos. Faltan nueve partidos y tenemos que seguir. Tenemos un partido importante el domingo en San Sebastián”.

¿Está el equipo dónde quiere?: “Físicamente veo al equipo muy metido y, al final, es el comportamiento de todos. Estamos donde queremos. Pero hay que seguir”.

¿Es la mejor versión de Hazard?: “Son opiniones. Es verdad que ha sido su partido. Ha jugado 75 minutos. Parece que está cansado, pero de repente coge el balón y lo hace bien. Nos alegramos de que esté con nosotros porque tiene mucha calidad”.

Cuatro centrocampistas juntos. “No es por jugar contra el Valencia. Me ha gustado la posición diferente de Modric. Ha interpretado muy bien el juego entre líneas. La primera jugada y el gol que hacemos son por eso. La jugada entre Luka, Hazard y Benzema”.

Siguiente jornada para asaltar el liderato. “Dependemos únicamente de lo que nosotros vamos a hacer. No me meto en la cabeza lo que hacen otros. Voy a ver el partido del Barcelona con el Sevilla, pero no me meto en la cabeza que el Barcelona va a fallar ahí. Sabemos la situación”.

bookmark_borderEl peso sobre los hombros de Modric

Era difícil que Ramos, Carvajal o Casemiro, fans de la cinta de correr y las pesas, volvieran en baja forma de la cuarentena. Había alguna duda con Kroos, Marcelo o Benzema. Pero con Modric tenía todas las sospechas. Tras dos años irregulares y a dos meses de rebasar los 35 confiaba poco en el croata. Pero el jueves demostró que su motor sigue latiendo a base de cambios de ritmo, desbordes por las bandas, ayudas en defensa e incluso remates. Resulta que el Modric del Balón de oro solo necesitaba descansar. Algo que no había hecho desde la final del Mundial en 2018. Recuerdo la infame Liga de Naciones, el enésimo sacapastas de la UEFA que le rompió la temporada desde otoño. Lamenté entonces que Modric no fuera responsable y renunciara a jugar con Croacia hasta que recientemente ha sido publicada su autobiografía en castellano y me callo.

Modric, en el partido ante el Eibar.

Luka abre el libro contando la relación especial que tenía con su abuelo desde que nació. El abuelo Modric era un trabajador de mantenimiento de carreteras que vivía en una vivienda rural sin luz ni agua corriente. Modric recuerda las entrañables estancias en la naturaleza con su abuelo, todo lo que le enseñó y el amor que le pudo dar hasta que cumplió 6 años y un grupo de paramilitares serbios le acribilló a balazos en la puerta de casa. “Se me parte el corazón cada vez que pienso en cómo murió”, confiesa. Aquel suceso obligó a su familia a huir, su padre se alistó en el ejército y los Modric sobrevivieron a las bombas en una habitación de hotel. Al leer esas páginas (Editorial Córner) casi me sangra la lengua de mordérmela por todas las maldiciones que he soltado cada vez que Modric ha cogido un avión para ponerse el brazalete de capitán de su país. Su ídolo Zvonimir Boban le define en el prólogo: “Es un genio humilde”. Modric tenía 5 años cuando Boban pateó a un policía serbio en un accidentado Dinamo Zagreb – Estrella Roja. Dicen que ahí se ve el origen de la guerra que mató al abuelo del 10 del Madrid.

bookmark_borderEl alirón de Modric en Málaga: “¿Dónde está el trofeo?”

La Liga número 33 tuvo sabor a pescaíto y espeto. La celebró el Real Madrid de Zidane en La Rosaleda, donde los fieles del Málaga y los madridistas (muy numerosos allí por la tradición merengue con Juanito y Fernando Hierro) se mezclaron en una tarde de fiesta. Ese 21 de mayo de 2017 el Madrid necesitaba la victoria como fuese (un pinchazo y un triunfo del Barça sobre el Eibar en el Camp Nou hubiese metido el título en el puente aéreo), por lo que Cristiano, quién iba a ser, despejó los miedos con un gol a los dos minutos de partido. Después puso su rúbrica Benzema para asegurarse que su compatriota Zizou levantase un trofeo que le supo a gloria: “Ya sé que la Champions es muy importante y más para este club, pero esta Liga es el título que me ha hecho más feliz. La Liga es lo más importante de todo”.

Una afirmación que sorprendió incluso a la afición blanca, más acostumbrada a presumir de Champions (13) que de títulos nacionales. Pero la anécdota de aquel alirón número 33 aconteció cuando sobre el césped empezaron los rituales del campeón. Luka Modric y Gareth Bale se acercaron a sus compañeros y les preguntaron con total ingenuidad: “¿Dónde está el trofeo de campeones?”. Un empleado del club les sacó pronto del error. “Aquí se entrega el trofeo en la primera jornada en casa de la temporada siguiente”.

Cristiano, que estaba por allí, mostró también su decepción: “Es una jodida broma”. La verdad es que es un error hacerlo así y ya se ha empezado a cambiar. Es lógico el desconcierto de Modric y de Bale porque en las ligas de Croacia y de Gales se entrega la ‘ensaladera’ de campeón sobre el mismo césped. Y si hay un posible campeón en dos estadios se hacen dos réplicas para que nadie se quede con las ganas. Eso sí, la fiesta siguió igual sobre una Rosaleda más madridista que nunca, pero sin trofeo de Liga…