bookmark_borderLas renovaciones de Sergio Ramos y Lucas Vazquez se paralizan: esto es lo que hay

Con el mes de enero a punto de finalizar y con Luka Modric renovado, la continuidad de Sergio Ramos y Lucas Vázquez sigue sin resolverse. Sin llegar todavía a un punto de no retorno, las renovaciones del capitán y del hombre para todo de Zinedine Zidane no caminan por el sendero correcto. Cada uno defiende su posición. La situación económica provocada por el Covid 19 tampoco ayuda lo más mínimo.

Los dirigentes del Real Madrid siguen inmersos en su batalla por cuadrar números, ajustar balance y evitar que las cuentas del club puedan arrojar cualquier tipo de déficit al final de la presente temporada. Lo que está sucediendo en el Barcelona y sus millonarias pérdidas , es algo que desde la entidad madridista tienen claro que no sucederá. Florentino Perez lo asumió desde hace mucho tiempo, evitando los números rojos al anteponer la cabeza al corazón en algunas decisiones, circunstancia que estánllevando al pie de la letra con la renovaciones de los jugadores que terminan contrato el próximo 30 de junio.

La renovación de Sergio Ramos y Lucas Vazquez

Las propuestas lanzadas desde el club tanto a Sergio Ramos como a Lucas Vázquez han sido rechazadas por los jugadores y a partir de ese momento no se ha producido movimiento en ningún sentido y todo está a la espera de acontecimientos. No hay optimismo, pero de momento nadie ha roto la baraja ni ha anunciado su renuncia. Los jugadores están en su derecho de escuchar ofertas y esperar a la llegada de una propuesta mejor a la presentada por el Real Madrid.

La estrategia de los grandes clubes en el mercado de fichajes

Año y medio atrás, un grupo de los denominados grandes de Europa, llegaron a un pacto de no agresión en cuanto a fichajes de jugadores de estos citados equipos. Bayern, Real Madrid, Manchester United, Barcelona, PSG, Juventus y alguno más se sumaron a una iniciativa que pretende que el mercado no se dispare y, sobre todo, que entre ellos ni compitan, ni se den golpes por la espalda.

La comunicación entre estos clubes es fluida. Son rivales, pero mantienen una estrategia común. Y más en tiempo de crisis, aunque la iniciativa es anterior a la crisis. El pasado verano ya se respetó el pacto con Leo Messi y en el momento en el que el Barcelona se negó a negociar, City y PSG renunciaron a cualquier aproximación al jugador.

Con Alaba ha sucedido algo parecido y todos los movimientos alrededor del austríaco se iniciaron en el momento en el que el Bayern anunció que daba por terminada la negociación para la renovación de su contrato, momento en el que varios equipos, entre ellos el Real Madrid, empezaron a cortejar al defensa.

En las últimas semanas son varios los equipos que han llamado a los dirigentes blancos para hacerles llegar que por el momento no ha habido acercamiento alguno con los jugadores, al menos de manera oficial.