bookmark_borderModric o Isco, el dilema de Zidane para las grandes noches

Con el regreso de Hazard, a Zidane se le plantea un dilema para las alineaciones en las noches de los partidos grandes, en los duelos en los que no hay lugar para las rotaciones y sí para el equipo de gala. El francés tiene claro el esquema para esos días de todo o nada: el 4-4-2. Y también tiene clara la dupla atacante siempre y cuando no haya problemas físicos que lo impida: Benzema-Hazard. Así que a Zizou le toca mojarse con los centrocampistas, debiendo elegir a cuatro de los cinco ‘titulares’ que tiene. Y ahí, con CasemiroValverde Kroos fijos en la medular, serán Isco Modric los que peleen por la cuarta plaza, la que ocupa el hombre que se mueve entre líneas.

bookmark_borderModric, el ministro de Exteriores del Madrid

No fue un gol cualquiera. Fue el de un estilo propio, el de un jugador hecho así mismo y que se inventó un remate en dónde pocos verían hueco alguno, pero que debido a su capacidad para rematar con el exterior del pie, encontró el sitió justo para poner el balón lejos del alcance de Jaume Domenechn. Fue el gol de la confianza y la demostración de que el croata atraviesa el mejor momento del ultimo año y medio. Cuando juega aporta, aparece y es decisivo para que su equipo de demostraciones como la hecha ante el Valencia.

Modric se siente bien más allá de las suplencias de los partidos ante Atlético, PSG o Barcelona. Su filosofía le impide bajar los brazos y ahora sabe que está ante una buena oportunidad para recuperar su sitio entre los elegidos ante las lesiones de otros jugadores y la decisión de Zidane de darle mayor protagonismo a los centrocampistas en lugar de dar la alternativa a jugadores como Vinicius o Rodrygo.

Esa frescura de piernas ha llevado a Modric a tener más capacidad ofensiva de la que acostumbra. Sus dos últimos goles reflejan a la perfección esa rapidez y resistencia que vuelve a tener. El logrado el pasado sábado ante los de Bordolás, el centrocampista persiguió el posible pase de Valverde de un área a la otra, sin importarle eso de llevar otros 93 minutos corriendo. En Yeda cerró el partido en un alarde habilidad y anticipándose a los movimientos de los defensas del Valencia con ese toque de exterior de su pie derecho.

Además, a ese acierto goleador que está demostrando Modric durante esta campaña (ya suma cinco tantos), hay que añadir su habitual lucidez a la hora de asistir a los compañeros, añadiendo cuatro asistencias a sus números, lo que le convierten en el segundo jugador que más aporta en lo ofensivo por detrás de Benzema que llega hasta los 16 goles y 7 asistencias. Kroos es el tercero de la lista con cuatro goles y cuatro asistencias.

bookmark_borderLa media del gol: los centrocampistas de Zidane suman 16 tantos, dos más que toda la campaña pasada

Luis Aragonés daba una importancia máxima a los goles de la segunda línea. Así se lo explicó a Xavi, Iniesta y Silva. “Está muy bien que den asistencias, pero ustedes tienen que acabar cada temporada cerca de los 10 goles”, les explicó más de una vez. Para Xavi no era un discurso nuevo. Ya lo había oído de boca de Radomir Antic, el entrenador que en e lMadrid ubicó a Fernando Hierro en el centro del campo para explotar la faceta goleadora del malagueño.

Este Real Madrid al que Zidane ha devuelto a la pelea por todo, que era la misión que se marcó desde su regreso -“no voy a prometer títulos, pero sí que vamos a competir por ganarlos todos”- ha encontrado en el centro del campo una fuente de goles.

El último ejemplo es el partido ante el Sevilla, resuelto con dos goles de Casemiro, el pivote defensivo. El esquema del partido fue parecido al de la temporada pasada. Entonces los blancos resolvieron un duelo muy cerrado con dos dianas llegadas desde su medular: Casemiro y Modric.

Ese partido se disputó el 19 de enero de 2019. A esas alturas de la pasada temporada, los centrocampistas del Madrid acumulaban solo nueve goles. De ellos dos eran de Ceballos y la nómina de centrocampistas puros era más amplia porque en la plantilla estaba Marcos Llorente.

bookmark_borderModric, Isco, Kroos, Casemiro y Valverde, los 100 millones mejor invertidos

El Real Madrid ha vuelto a ganar un título mandando desde el medio campo. Modric, Isco, Kroos, Casemiro y Valverde han afianzado un proyecto que muchos daban por agotado tras el fiasco de la campaña pasada. Sin embargo, pocas veces 100 millones han sido mejor invertidos. Es lo que ha pagado el club blanco por estos cinco jugadores a lo largo de los años. Modric costó 35, Isco 30, Kroos 25, Casemiro 5 y Valverde otros 5. La pregunta es cuánto valen ahora cada uno de estos jugadores. Según el portal Transfermarkett, salvo con Modric todos como mínimo se duplican y eso que la última valoración es a la baja tras una campaña pasada sin títulos. Aún así, y después de muchos años en lo más alto en el caso de Modric, Isco Kroos y Casemiro, su valor actual es de 230 millones.

Modric cambia la tendencia:

El éxito del medio campo del Madrid empieza con el fichaje de Modric en la campaña 2012-2013. Los blancos pagan 35 millones por el croata. Para muchos un dineral para un jugador que no tenía talla para dirigir el medio campo del Madrid. El tiempo ha puesto a cada uno en su sitio. Balón de Oro, a sus 34 años el croata no ha dicho aún su última palabra como se ha visto en esta Supercopa. Ya está más que amortizado. Vale 15 millones de euros aunque le penaliza la última temporada.

Isco, la apuesta por el talento nacional:

Fichado por 30 millones tras deslumbrar en el Málaga, llegaba como el mejor talento del fútbol español. Había sido galardonado con el Golden Boy y el Trofeo Bravo y el Madrid ya tenía clara la política de fichar al mejor producto nacional. No tuvo siempre el papel de indiscutible de Modric y ha sufrido altibajos. Este mismo verano se especuló con su salida pero él no quiso escuchar ofertas. Este año ha vuelto a dar su mejor versión con Zidane. Su valor más alto ha sido de 90 millones y en la última revisión, también a la baja por la campaña pasada, es del 20 de diciembre de 2019 y son 50 millones.

El golpe al Bayern con Kroos:

otro de los fichajes más rentables de la segunda etapa de Florentino Pérez. Fue una apuesta firme del club y una maniobra perfecta porque nunca es fácil arrebatar al Bayern a un jugador y menos el joven más prometedor producto de su cantera. El Madrid lo compró sólo por 25 millones. También se le dio por acabado tras el mal año la campaña pasada, pero vive su mejor momento en el club. Ha renovado hasta 2023, su valor más alto ha sido de 80 millones y el actual tras la revisión el 1 de enero de 2018 es de 60 millones

Casemiro apuntala el equilibrio:

Si los Modric, Kroos o Isco ponían el fútbol, Casemiro llegaba para dar el equilibrio. Viene cedido al Castilla del Sao Paulo en enero de 2013, debuta con Mourinho y al final de temporada el club paga los 5 millones del traspaso. En la 13-14 ya deja su sello con Ancelotti en aquel partido en Dortmund pero es cedido al Oporto por dos años aunque el Madrid lo recupera tras una campaña en Portugal. Se instala definitivamente con Zidane ya en el banquillo hasta convertirse en indiscutible. Ha estado en las cuatro Champions al igual que Isco y Modric. Su valor actual tras la última revisión en diciembre de 2019 es de 70 millones.

Valverde, el último chollo del mercado:

Otra apuesta de futuro como la de Casemiro en su momento. Empezó en el Castilla en la 16-17 tras pagar 5 millones al Peñarol. Al año siguiente es cedido al Dépor y el año pasado forma ya parte de la primera plantilla. Solari empieza a darle minutos y Zidane le deja claro a su regreso que no se marche en busca de minutos porque va a contar con él. Ha explotado esta temporada y ya está valorado en 50 millones en la última revisión de diciembre de 2019. Ha venido a apuntalar el brillante medio campo que arrancó con Modric y ahora es indiscutible. No ha tardado en ganar un título. La Supercopa de España y además como mejor jugador de la final. Ya es un ídolo del madridismo. Ya renovó hasta 2025 con una cláusula galáctica de 500 millones.