bookmark_borderModric: «Estábamos convencidos de que seguiríamos ganando sin Cristiano»

Luka Modric ha concedido una entrevista al medio croata Sportske Novosti durante los breves días de vacaciones que está disfrutando en su país. Un pequeño respiro previa la trascendental vuelta de los octavos de final de Champions que el jugador va a disputar con su equipo ante el City, en el que Modric ha repasado lo ocurrido, hasta ahora, esta temporada.

Segunda liga con el Madrid: «Deberíamos haber ganado más ligas porque jugamos algunos campeonatos de una manera torpe. Pero bueno, sea lo que sea que haya pasado, uno debe disfrutar el presente y puede influir en lo que sigue».

Resumen de la temporada marcada por la pandemia: «Tuvimos la continuidad de un buen juego durante todo el año, y especialmente hicimos un excelente trabajo haciendo ese acelerón final tras el confinamiento: Diez victorias consecutivas y un empate, hablan bien de este Madrid. También ganamos la Supercopa de España en enero y todavía estamos en la carrera por la Liga de Campeones».

Dominio blanco tras el parón: «Honestamente, no me sorprende. Mientras estábamos confinados, todos entrenamos. Estuve en contacto con compañeros de equipo y noté que todos estaban trabajando con alguna motivación extra. Supongo también porque nos sucedió esta situación inesperada y completamente nueva con la pandemia. Queríamos fútbol. Cuando finalmente volvimos a entrenar juntos, sentí una conexión aún más fuerte entre los jugadores, disfrutando de estar juntos nuevamente y en pleno apogeo».

Relación con Sergio Ramos: «¡Mi hermano Sergio es un fenómeno! Y no digo eso porque en ocho años hemos creado una relación realmente especial, pasamos tiempo con las familias, vamos de vacaciones juntos, o porque hemos tenido fantásticas experiencias en el fútbol y éxitos juntos. Ramos es una roca de 34 años, de alto nivel competitivo, y cuando lo ves está claro lo dedicado que es y lo que ansía ganar… Es el líder de equipo y el mejor central del mundo».

Hazard: «¡Eden es un jugadorazo! Me encantó verlo en Chelsea. Realmente, desde que vino, no ha tenido suerte con las lesione. Yo pasé por esas etapas de altas expectativas y el proceso de adaptación, así que le dije que solo tenía que ser paciente. La calidad es demasiado grande, realmente necesitamos su conocimiento, pero es crucial que esté en forma. Si está listo para el City, genial, y si no, lo más importante es que al comienzo de la nueva temporada en septiembre está completamente curado».

Benzema: «Karim es un gran delantero con el que es un placer jugar. Su comprensión del juego, el movimiento, la alteración del equilibrio de la defensa rival es algo especial. Benzema siempre ha hecho un gran trabajo para el equipo y me alegro de que ahora haya experimentado una ovación general y una gran satisfacción por el reconocimiento de su clase».

La sombra de Cristiano Ronaldo: «No hace falta discutir lo importante que fue Cristiano para el Madrid, pero debo decir que no nos agobia el hecho de que él no esté allí en el sentido de que no podremos tener las mismas ambiciones. Estábamos convencidos de que seguiríamos ganando sin él».

Clave Zidane: «Zidane una vez más demostró ser una gran persona. Da tranquilidad, es muy correcto en su acercamiento al jugador. Siempre hay quienes no juegan tanto como les gustaría, no están contentos y eso tiene sentido. Pero el enfoque del entrenador ha contribuido a que todos se sientan parte del equipo y acepten su situación. En este vestuario, todos son buenos tipos, no hay nadie que cree problemas por sus propios motivos, no hay manzanas podridas».

Suplencia: «Zidane me dijo que estaba muy satisfecho con mi trabajo, mi compromiso y que debería continuar así. No tenía dudas sobre mis cualidades, sólo me dijo honestamente que en ese momento tenía una visión diferente de lo que era mejor para el equipo. Acepté esa actitud y trabajé duro».

bookmark_borderDespejadas todas las dudas, habrá Zinedine Zidane 2020-2021

La decisión ya está tomada. Pese a que al implicado le cuesta reconocerlo en público, habrá Zinedine Zidane 20-21. Presidente y entrenador hablaron al término del campeonato y la continuidad del técnico está asegurada. La conquista de LaLiga número 34 ha despejado cualquier duda que pudiera existir en la mente de unos y otros, por lo que el segundo proyecto del técnico seguirá adelante una temporada más.

«Zidane es una bendición para el Real Madrid», confesó Florentino Pérez una vez que el equipo blanco se proclamó campeón de manera matemática tras derrotar al Villarreal. Lo cierto es que el francés regresó a la entidad madridista y lo hizo para volver a hacer campeón al equipo blanco. Nadie lo puede discutir. Guste más o menos, con Zidane en el banquillo los éxitos y títulos se acumulan.

Zinedine Zidane tiene dos años más de contrato, pero un papel nunca ha sido un obstáculo si el ahora entrenador veía que algo no funcionaba o se le escapaba el control de la situación. No lo fue como jugador, cuando perdonó un año de contrato, no lo fue en 2018 cuando creyó que era el momento de dejar el banquillo del Real Madrid tras una temporada muy complicada en el interior del vestuario blanco.

Crédito recuperado

Ahora se siente con fuerza. Su gran objetivo de la campaña está logrado con la conquista de LaLiga, la segunda en tres temporadas completas como técnico del Madrid. Le dolía aquello del bajo porcentaje de éxito en la última década en el día a día. Quería la número 34 y la ha logrado.

Hasta llegar a la atípica celebración de la semana pasada, Zidane ha tenido que superar momentos muy complicados, los más duros desde que es entrenador. El arranque de Liga, el partido en Mallorca, el de Estambul con todo en juego, incluida su continuidad. Luego el palo de City y el paréntesis abierto por la pandemia. Pero su liderazgo del grupo junto a Ramos durante el confinamiento ha hecho posible que logre volver a poner a todos de acuerdo. Y queda la Champions League.

El técnico ya sabe que la próxima temporada la deberá afrontar con lo que tiene. Lo asume. Es más, se siente feliz, aunque es consciente de que algunos jugadores deberán aparecer menos o en circunstancias más especiales. Ley de vida. De la actual plantilla se sabe que le sobran Bale y James, que duda con Odriozola y que le gustaría seguir teniendo a sus pretorianos a su lado, con

Lucas a la cabeza.

Valora a Brahim, pero cree que debe salir del equipo y jugar. No lo tiene claro con Jovic y a Mariano le ve mejor en otro destino… De los cedidos le gusta Odegaard pero también sabe que tendría complicado jugar con Modric en la plantilla.

Todo se lo ha dicho al presidente, como también lo que le gustaría que tuviera el Real Madrid del futuro, pero tiene claro que este verano no podrá ser. Lo que sí es seguro es que Zidane será el dueño del banquillo blanco la próxima temporada.

bookmark_borderModric ‘desanima’ a Odegaard

Hace pocos meses mucha gente daba por sentando el regreso de Martin Odegaard al Real Madrid. El noruego era la sensación de LaLiga. Semana tras semana dejaba jugadas que se convertían en estrellas de los resúmenes de los partidos de la Real Sociedad. El proceso de maduración de un chico que llegó a Valdebebas con 16 años recién cumplidos en enero de 2015 alcanzaba el punto perfecto para regresar a casa.

Mientras, Luka Modric no arrancaba en el Madrid. Las lesiones le pasaban factura y no encontraba la regularidad necesaria para mostrar su fútbol. La explosión de Valverde le pasaba factura al croata. El escenario de una salida en verano, con Estados Unidos al frente, ganaba terreno.

Sin embargo, Zidane nunca mostró. Cuando se le preguntaba por la gran temporada de Odegaard no encendía la mecha, más bien lo contrario. En la otra cara de esa moneda veía a Modric siendo importante en el tramo importante de la temporada, cuando los partidos y los puntos valen títulos. Una vez más, el francés llevaba razón.

Odegaard y su entorno siempre han tenido una cosa clara: que su vuelta al Madrid tiene que se sobre seguro. Para ser un jugador importante, no como alternativa a si algo no funciona. La continuidad ganada en San Sebastián ni quiere que se corte.

El noruego es consciente de que si Modric está bien, y por lo visto en el tramo final de LaLiga el croata tiene cuerda, es intocable para Zidane. Al igual que Kroos y Casemiro. La posición del genio de Zagreb es la que marcada para Odegaard cuando se decida el regreso a la casa blanca. Lo que ahora sucede no es una sorpresa para el noruego. Por algo firmó la posibilidad de una segunda temporada en la Real Sociedad.

Esa es una opción que cada vez convence más a todas las partes. La Real no tenía duda alguna desde el principio. El Madrid está tranquilo porque Modric ha dejado claro que no hay argumentos para dudar de él. Y Odegaard entiende que una temporada más como referente de un equipo que va a estar en Europa no hará más que hacerle mejor, estar más preparado para su gran objetivo: ser importante en el Madrid y estar a al altura de un centrocampista, Modric, cuya huella en el club es muy profunda.

bookmark_borderModric y Mendy, bajas para medirse al Espanyol por cinco amarillas

Luka Modric y Ferland Mendy serán baja para medirse este domingo al Espanyol en Cornellà a partir de las 22.00 horas. El croata y el francés vieron la quinta amarilla contra el Mallorca y descansarán por tanto en el duelo del fin de semana.

Así las cosas, se espera en el once a Casemiro, que cumplió su sanción frente a los bermellones, a Kroos, suplente aunque jugó la segunda parte, y a Marcelo, que se está rotando con Mendy desde el reinicio del torneo turnándose a cada jornada.

bookmark_borderModric impone su ley

 

Jugar en julio es bueno para Luka Modric. Hoy, 11 de julio, hace dos años que comandaba la revuelta croata, la remontada ante Inglaterra que llevó a su selección a la final del Mundial de Rusia. Lo que allí se vivió tiene cierto paralelismo con el Modric de hoy. En cuartos y semifinales del Mundial hubo un momento en el que la estrella croata parecía que se caía, que no tenía más dentro de sí. Y de repente se levantó para tirar de los suyos y convertir el cansancio en gesta.

El Modric de julio de 2020 es la mejor versión desde Rusia. La temporada pasada, como era de prever y más con una pretemporada que no existió para él, se lo tragó. Y no tuvo la protección de un equipo que se derrumbó. Nada de eso hizo dudar a Zidane. Luka es de los suyos y sobre él iban a seguir girando los párametros de muchas cosas en el Madrid.

El camino esta temporada tampoco ha sido sencillo para el de Zadar. Dos lesiones musculares entre agosto y medidas de octubre le impidieron coger ritmo de competición. El banquillo fue un lugar que visitó más que de costumbre, pero él no dudaba. Estaba seguro de que en cuanto tuviera continuidad su nivel iba a ser alto.

Y llevaba razón. Ya antes del parón, el valor de Modric crecía. Y tras la vuelta de LaLiga ha sido titular en seis de los ocho partidos, y ante el Espanyol no pudo estar por sanción. Sólo en Anoeta fue suplente y nada más tuvo un minuto de juego.

Los últimos partidos, sobre todo ante Athletic y Alavés, han dejado la imagen de un Modric dominador, la figura del gran gestor del juego blanco a través del que el Madrid dominó Europa tres temporadas seguidas. Su presencia se ha disparado y cada vez que sus compañeros se ven el problemas tienen clara la solución: balón a Luka. Más allá de una buena colección de recurso de genio, Modric ha sido el referente que carga al medio campo del Madrid de un elemento diferenciador. El complemento perfecto a la rocoso de Casemiro y la eficacia de Kroos.

La versión recuperada de Modric es una de las claves de este Madrid de los 24 puntos seguidos que está a las puertas de ser campeón de LaLiga. Sería la segunda para el croata, ejemplo de lo que Zidane pedía a los suyos hace ahora un año en Montreal. Sería el título número 16 para Modric con la camiseta del Madrid. Uno de lo más especiales, porque ha demostrado que se quiere retirar en el Madrid con argumentos de juego.

bookmark_borderRamos, Modric y Benzema: el tridente de los cien años

Los tres han resultado decisivos en una Liga al alcance ya de la mano y los tres son quizá los mejores exponentes de esta etapa dorada del Real Madrid. Con la marcha de Cristiano, entre los tres han cogido el peso del equipo y viven una segunda juventud. Uno por línea: Ramos, Modric y Benzema. Entre los tres suman justo cien años. Muchos les daban ya por muertos, y más después de un confinamiento tan largo. A su edad les podría costar más esfuerzo volver a recuperar la forma, pero nada más lejos de la realidad. Nadie llegó mejor que ellos y resulta que junto a Courtois son los tres futbolistas más en forma de la plantilla. Ramos y Modric tienen 34 años y Karim 32 y ellos pueden decir que la vida del futbolista ya no se termina pasados los 30.

Sorprende su estado físico. Para las once finales, se ha confirmado como el otro goleador junto a Benzema. Ya lo era de hecho, pero ha asumido más responsabilidad si cabe. Sigue intratable en la tanda de penaltis y en sus labores defensivas está de diez. De los nueve partidos desde la vuelta, ha disputado ocho y ha marcado en seis. No hay mejor dato para hablar de su trascendencia. A sus 34 años, tiene pendiente una renovación que ahora más que nunca se antoja esencial. Se lo ha ganado además. 15 temporadas después, 648 partidos y 96 goles con el Madrid, el defensa más goleador de la historia de la Liga, el de Camas no se cansa de ganar.

Modric, el último en subirse al tren

Ha sido el último de los tres en recuperar su mejor versión. Después de jugar la final del Mundial y ganar el Balón de Oro, llegó una cuesta abajo que parecía no tener fin. Sin embargo, Zidane siempre confió en él y ya este año empezó a cambiar la curva. Sin embargo, lo mejor ha llegado tras el parón. El croata vuelve a dejar detalles y fases del partido que recuerdan al mejor centrocampista de Europa. Está siendo otro de los destacados de estas once finales. Su adiós, ante las dificultades para volver a ser el de antes y con un año más de contrato, hasta 2021, parecía un hecho. Su renovación por una temporada, visto su rendimiento, igual se ha quedado hasta corta.

Su ausencia de la selección es caso de estudio pero igual o más lo es el hecho de que nunca esté al menos entre los grandes aspirantes al Balón de Oro. Pasó de puntillas ya por este premio la campaña pasada quizá porque su gran año, con 30 goles, quedó eclipsado por la mala temporada del Madrid a nivel general. Esta temporada ha seguido en la misma línea. Aunque no se ha hecho oficial ya ha renovado hasta 2022. En la etapa de esplendor de la BBC, nadie imaginó que sería el más longevo y acabaría siendo el líder del ataque, pero así ha sido. Cristiano se fue, Bale no asumió ese papel y Karim, a sus 32 años, maravilla con su juego dentro y fuera del área. Suma ya 19 goles en Liga, a tres de Messi, y sería ya el Pichichi si lanzara los penaltis. Como Ramos, el Madrid ha vivido de sus goles (5) y asistencias (2) en estas nueve finales, además de jugar para el equipo. Todavía a algunos, cuatro Champìons y quizá tres Ligas después, y once años siendo el 9 del Madrid, les parecerá poco.

bookmark_border«Cuando estamos metidos, somos muy difíciles de batir»

Zidane compareció tras concluir el encuentro para dar sus primeras impresiones de la victoria del Real Madrid ante el Valencia, con un doblete de Benzema y un tanto de Marco Asensio, que volvió a jugar después de casi 11 meses.

Victoria con mucho valor: «Todos los partidos son complicados y más contra un rival como el Valencia, muy fuerte, que en la primera parte entró muy bien, corriendo mucho. Pero estoy contento cómo manejamos todo el partido. La segunda parte fue mejor en todo. Son tres puntos merecidos».

El otro día, enfadado: «Esta vez se puede decir que fuimos superiores. Contra el Eibar fuimos mejores en la primera y peor en la segunda. Sabemos que tenemos que cuidar los detalles. Cuando estamos concentrados y metidos somos muy difíciles de batir».

Gol anulado al Valencia: «No he visto la jugada. Pero hay un árbitro y no me meto, porque es una labor complicada. Él ha visto la jugada y lo ha pitado».

Benzema: «El primer gol empieza con Sergio Ramos, después Modric y la jugada, finalizada con Hazard y Benzema, es muy bonita. El segundo, a los que nos gusta el fútbol, es muy bonito, y además él no es zurdo y la mete en la escuadra directamente. Y luego el gol de Marco, que me alegro mucho por él, por su vuelta. Es una noche muy bonita».

Consignas a Asensio: «Le digo que disfrute después de tanto tiempo. Ha marcado nada más salir. Le digo también que está preparado para jugar y lo ha demostrado en 15 o 20 minutos».

Gesto con Unzué: «Le mandamos lo que ponía en la camiseta, un gran mensaje de ánimo. Yo lo conozco muy bien esto, porque soy padrino contra el ELA. Le mandamos todo nuestro apoyo, estamos con él, y ojalá salga adelante».

Zidane, en conferencia de prensa

Asensio: «Significa mucho para él y para nosotros. Estamos contentos de verlo en el terreno de juego. Han sido ocho meses, así que nos alegramos de verle marcar un golazo en la primera jugada».

Obligar al Barcelona. «Es importante lo que hacemos nosotros. Tres puntos ante un rival muy importante, que jugó muy bien en el primer tiempo, con mucho ritmo. Nosotros lo hemos hecho muy bien, los jugadores pueden estar muy satisfechos, son los que juegan y pelean. Es una victoria muy merecida».

¿Cómo vio el gol anulado al Valencia?: «Creo que es lo que dice el árbitro. Ha tomado la decisión, ha mirado la jugada en el VAR y ya está. Es una decisión complicada, yo no me meto en esas cosas».

No ha agotado los cambios: «Cada partido tiene su historia y hoy ha sido así. Hicimos dos cambios, el otro día cinco. Al final nos ha salido bien y eso es lo más importante. Seguramente en otro partido vas a necesitar hacer más cambios. No tienes que hacer cinco sí o sí, te lo dice el partido».

Marco Asensio y el golazo de Benzema. «El gol ha sido un golazo de Karim. De volea y con la zurda. Me alegro por su gol. De Marco, ni te digo. Después de ocho meses, sólo el hecho de entrar en el campo ya era para estar muy contento. Marcar a la primera, significa que ya está metido y que tiene calidad para ello. Me gustaría destacar la calidad de todos, incluso de los que no juegan. Trabajamos todas las semanas y vamos a necesitar a todos. Faltan nueve partidos y tenemos que seguir. Tenemos un partido importante el domingo en San Sebastián».

¿Está el equipo dónde quiere?: «Físicamente veo al equipo muy metido y, al final, es el comportamiento de todos. Estamos donde queremos. Pero hay que seguir».

¿Es la mejor versión de Hazard?: «Son opiniones. Es verdad que ha sido su partido. Ha jugado 75 minutos. Parece que está cansado, pero de repente coge el balón y lo hace bien. Nos alegramos de que esté con nosotros porque tiene mucha calidad».

Cuatro centrocampistas juntos. «No es por jugar contra el Valencia. Me ha gustado la posición diferente de Modric. Ha interpretado muy bien el juego entre líneas. La primera jugada y el gol que hacemos son por eso. La jugada entre Luka, Hazard y Benzema».

Siguiente jornada para asaltar el liderato. «Dependemos únicamente de lo que nosotros vamos a hacer. No me meto en la cabeza lo que hacen otros. Voy a ver el partido del Barcelona con el Sevilla, pero no me meto en la cabeza que el Barcelona va a fallar ahí. Sabemos la situación».

bookmark_borderEl peso sobre los hombros de Modric

Era difícil que Ramos, Carvajal o Casemiro, fans de la cinta de correr y las pesas, volvieran en baja forma de la cuarentena. Había alguna duda con Kroos, Marcelo o Benzema. Pero con Modric tenía todas las sospechas. Tras dos años irregulares y a dos meses de rebasar los 35 confiaba poco en el croata. Pero el jueves demostró que su motor sigue latiendo a base de cambios de ritmo, desbordes por las bandas, ayudas en defensa e incluso remates. Resulta que el Modric del Balón de oro solo necesitaba descansar. Algo que no había hecho desde la final del Mundial en 2018. Recuerdo la infame Liga de Naciones, el enésimo sacapastas de la UEFA que le rompió la temporada desde otoño. Lamenté entonces que Modric no fuera responsable y renunciara a jugar con Croacia hasta que recientemente ha sido publicada su autobiografía en castellano y me callo.

Modric, en el partido ante el Eibar.

Luka abre el libro contando la relación especial que tenía con su abuelo desde que nació. El abuelo Modric era un trabajador de mantenimiento de carreteras que vivía en una vivienda rural sin luz ni agua corriente. Modric recuerda las entrañables estancias en la naturaleza con su abuelo, todo lo que le enseñó y el amor que le pudo dar hasta que cumplió 6 años y un grupo de paramilitares serbios le acribilló a balazos en la puerta de casa. «Se me parte el corazón cada vez que pienso en cómo murió», confiesa. Aquel suceso obligó a su familia a huir, su padre se alistó en el ejército y los Modric sobrevivieron a las bombas en una habitación de hotel. Al leer esas páginas (Editorial Córner) casi me sangra la lengua de mordérmela por todas las maldiciones que he soltado cada vez que Modric ha cogido un avión para ponerse el brazalete de capitán de su país. Su ídolo Zvonimir Boban le define en el prólogo: «Es un genio humilde». Modric tenía 5 años cuando Boban pateó a un policía serbio en un accidentado Dinamo Zagreb – Estrella Roja. Dicen que ahí se ve el origen de la guerra que mató al abuelo del 10 del Madrid.

bookmark_borderKroos, Modric y Casemiro: el tridente del Real Madrid que sí tiene gol

En el Real Madrid hay un tridente que sí tiene gol, y no es precisamente en el ataque blanco. Zidane ha encontrado un buen puñado de goles en el centro del campo, concretamente con Kroos, Modric y Casemiro. Entre los tres han firmado hasta el momento 15 tantos entre todas las competiciones. Una cifra considerable que ha ayudado al equipo en estos difíciles momentos en los que la pegada de los delanteros no les acompaña como en épocas anteriores.

Zidane les pidió un paso al frente de cara a puerta y lo han dado. De hecho, Kroos y Modric firman sus mejores números goleadores desde que están en el Real Madrid. El alemán marcó su sexta diana el pasado domingo ante el el Eibar y supera así los cinco tantos que anotó en la 17-18. Modric ya lleva cinco goles y también ha mejorado los cuatro goles que logró la pasada campaña como récord goleador de blanco.

bookmark_borderModric cumple su palabra

«Estoy seguro de que puedo jugar a un alto nivel durante dos años más. Me gustaría terminar mi carrera en el Real Madrid, pero también dependerá del club». Estas palabras dijo Luka Modric en La Gazzetta dello Sport el pasado 15 de junio. Ayer, tan sólo 72 horas después, pasó de las palabras a los hechos con un soberbio partido ante el Valencia, en el que refrendó sobre el campo su gran deseo, que no es otro que dejar el fútbol como icono del madridismo.

Modric acaba contrato con el Real Madrid el 30 de junio de 2021. El club le renovó por una temporada de forma automática tras ganar el Balón de Oro en 2018, poniendo fin al duopolio de Cristiano Ronaldo y Leo Messi. A día de hoy, lo normal es que el croata pueda cumplir su deseo y seguir de blanco un curso más. Luka, que en septiembre cumplirá 35 años, quiere seguir siendo importante, como demostró ante el Valencia. Volvió a ser el faro del juego ofensivo de los blancos y se mostró al nivel que le ha convertido en un jugador troncal en la reciente edad de oro del Madrid en la Champions, parte esencial de una columna vertebral en la que le acompañaron futbolistas de la talla de Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo.

Los cantos de sirena procedentes de Italia, sobre todo, parecen haberse atenuado en los últimos meses después de llegar a ser muy sonoros en los meses posteriores a su coronación como mejor futbolista del mundo por parte de France Football. En este sentido, las palabras de Luka en un medio italiano como La Gazzetta permiten aventurar que el croata parece haber desechado esa vía, salvo giro totalmente inesperado en estos momentos. Su decisión podría afectar de forma directa al futuro de Martin Odegaard, pero en este caso hay más factores que entran en juego. Esta temporada acabará más tarde que nunca y en agosto, una vez finalizadas las competiciones y tras ver cómo se resuelven las posibles salidas de jugadores Gareth Bale y James Rodríguez, será el momento de analizar en qué estado queda la plantilla y si es necesaria la vuelta del noruego, al que la Real Sociedad quiere retener a toda costa.

Mientras. Modric sigue cargándose de razones para retirarse de blanco, un anhelo que no pudieron cumplir grandes iconos del Madrid como Di Stéfano, Raúl González o el propio Cristiano. El croata, que llegó al Madrid en 2012 procedente del Tottenham a cambio de 40 millones de euros, se ha revelado como uno de los fichajes más rentables en la historia del club blanco. Su mezcla con Casemiro y Toni Kroos alumbró una medular que ya está en los libros de historia del fútbol. Pero Luka quiere más. Y ante el Valencia demostró estar en condiciones de poder cumplir su objetivo.