bookmark_borderLos mejores fichajes de una Liga low cost

LaLiga de los recortes arranca este sábado con pocos fichajes de relumbrón y el menor gasto en muchos años. Sólo 288,4 millones de euros en refuerzos y muchos de estos procedentes de operaciones ya cerradas en el pasado como Álvaro Morata (56 millones al Chelsea) y otras de trueques como el fichaje de Pjanic por el Barça (60 millones en la operación Arthur con la Juventus).

Ocho equipos no se han gastado ni un euro este verano. Empezando por el campeón, el Real Madrid y acabando los recién ascendidos Elche y Huesca. Un síntoma claro de que la crisis del coronavirus ha impactado de lleno en nuestro fútbol. Algo que contrasta con la Premier, donde se ha invertido el triple en fichajes que en España: 825 millones de euros.

El caso más significativo ha sido el Valencia, que ha puesto en marcha un proceso de reducción salarial con salidas de las fichas más altas (Parejo, Rodrigo, Coquelin…) y traspasos por valor de 59,5 millones.

Es curioso que el Cádiz es el séptimo club que más ha invertido en fichajes, ya que tuvo que asumir con el ascenso las opciones de compra de los cedidos Álvaro Giménez, Choco Lozano, Alejo, Pombo y Malbasic. En total, 9,4 millones de euros.

Vuelve a Chamartín la eterna promesa del Real Madrid, ese jugador que el respetable madridista ansía ver desde que fichara en enero de 2015. Todos hemos sido testigos de la evolución del Noruego. Martin se lo a tenido que curtir. Heerenveen, Vitesse y finalmente Real Sociedad… ¡Qué temporadón! 36 partidos, siete goles y nueve asistencias que le han abierto por fin las puertas del Santiago Bernabéu.

Zinedine Zidane ya sabe lo que el medio puede dar. Equilibrio, excelente manejo del balón, gusto por dirigir el juego ofensivo del equipo, verticalidad, visión y buen disparo, lo definen… Espectacular. Es el recambio ideal para un Luka Modric, al que le conviene ya dosificarse.

El Bosnio llega a un FC Barcelona en plena reestructuración. Fue parte del cambio de cromos con la Juventus. Arthur emigró a Turín y Pjanic aterrizó el la Ciudad Condal. Sin duda, será clave para el nuevo sistema de juego que propondrá Ronald Koeman, basado en un doble pivote. Tiene un muy buen trato del balón y juega por delante de la defensa para poder manejar el tempo del encuentro.

Goza de un potentísimo disparo y es todo un experto a balón parado. Rebosa gen Barça por los cuatro costados. La pasada campaña, no fue su mejor temporada, disputó 43 partidos en los que anotó tres goles y repartió ocho asistencias. ¿Le dejará Leo Messi tirar alguna falta?

No ha llegado al FC Barcelona como un proyecto de futuro, sino como una realidad. El club azulgrana pagó 31 ‘kilos’ al Sporting de Braga en enero para hacerse con los servicios de esta joya portuguesa. Es muy similar al primer Cristiano Ronaldo. Extremo, alto (1,85), fino, regateardor, eléctrico y más pasador que goleador.

Puede actuar en todo el frente de ataque, pero está más cómodo en la derecha, para cortar hacia el centro, ya que es zurdo. A Ronald Koeman le gustan los extremos de su estilo, con lo que tiene todo para entrar en los planes del nuevo míster.

Su gran temporada y sus 9 goles en el Leganés, no le sirvieron para evitar el descenso del conjunto pepinero, pero si para llamar la atención del Seleccionador Luis Enrique, que le convocó para los partidos ante Alemania y Ucrania.

El Sevilla ha pagado 13 millones al Real Madrid, que no contaba con él, por un jugador que puede actuar de medio ofensivo o extremo, que atesora una gran habilidad y con visión de juego. Su especialidad, el balón parado. Tal es su eficacia, que el año pasado quedó segundo máximo anotador de libres directos de las cinco grandes ligas, sólo por detrás de un tal Leo Messi, con cuatro goles.

Poca carta de presentación necesita el Croata. Primer sacrificado de Koeman, primer gran éxito de Monchi. 1,5 más 9 en variables… una auténtica ganga. Sevilla es ‘su ciudad’, por lo que a penas necesitará tiempo de adaptación.

La marcha de Banega priva al equipo de Lopetegui de creatividad, pero con la llegada de Rakitic ganan en intensidad y llegada. Dos perfiles diferentes, pero no cabe duda de que el medio dirigirá en centro de operaciones de los de Nervión. Todo un acierto el fichaje de Ivan, que vuelve al un Sevilla campeón, igual que cuando se marchó.

El fichaje del de Coslada por el Villarreal como agente libre es uno de los ‘chollos’ del mercado. Llega a un equipo repleto de jugones, y el será el periscopio del nuevo proyecto de Unai Emery en el submarino amarillo.

Por diversas circunstancias tuvo que abandonar Valencia entre lágrimas, pero no se fue muy lejos, pese a tener otras ofertas. El excapitán Che conoce LaLiga a la perfección, 351 partidos, 62 goles y 58 asistencias lo avalan. Se van a poner las botas Bacca, Gerard Moreno y Paco Alcácer.

Media Liga andaba detrás de la cesión del Japonés. Finalmente, tanto a él, como al Real Madrid les convenció la propuesta del Villarreal. Su llegada a Castellón desató la locura en una afición que está muy ilusionada.

Kubo quiere crecer, y el submarino amarillo es el lugar indicado. Es un habilidoso del balón, ama el regate y la conducción desde banda cortando al interior. Goza también de un gran disparo, aun que no es muy goleador. Cuatro goles y cinco asistencias en su debut en Primera División no evitaron el descenso del Mallorca.

¿Qué decir del mago de Arguineguin?, con permiso de Don Juan Carlos Valerón. Fue el fichaje random de lo que va de verano. Cuando todo hacía indicar que se iba a la Lazio, puso rumbo a San Sebastián. No le sedujo la idea de un último gran contrato tras su desvinculación del Manchester City.

bookmark_borderOdegaard: «Zidane me pide que ayude al equipo entre líneas y que ataque»

Martin Odegaard, centrocampista noruego del Real Madrid, valoró su regreso como titular al conjunto madridista con buenas sensaciones pero contrariado por no pasar del empate sin goles en la visita a la Real Sociedad.

«Me he sentido bien pero falta la victoria. No me deja muy feliz aunque es bueno volver a jugar con el Real Madrid», valoró en Movistar+. «Era un partido muy especial contra amigos y buena gente», añadió en su regreso a la que fue su casa la pasada temporada y donde brilló para ganarse el regreso a la casa blanca.

Odegaard agradeció el respaldo de sus compañeros y destacó lo fácil que es jugar al lado de futbolistas de la experiencia de Luka Modric o Toni Kroos. «Los entiendo bien pero siempre es difícil al inicio. Son jugadores que están a un nivel increíble y que lo hacen más fácil para mi».

Por último contó lo que Zinedine Zidane le pidió en su estreno. «Ayudar al equipo, hacer ocasiones y goles, estar entre líneas y atacar».

bookmark_borderLuis Suárez no es el primero ni será el último: cuando el idioma es el mayor rival del deportista

El fichaje de Luis Suárez por la Juventus se ha visto truncado por temas burocráticos ajenos a lo estrictamente futbolístico. El charrúa, que estaba muy cerca de Italia, incluso decidió examinarse para conseguir el pasaporte del país transalpino: un examen de italiano que ha atraído toda la polémica por supuestas irregularidades a través de las cuales se facilitaba el aprobado. Según las grabaciones a las que ha tenido acceso La Gazzetta, Suárez apenas hablaba «en infinitivo» y no era capaz de conjugar los verbos correctamente, por lo que su nivel de italiano habría sido terrible.

Desafortunadamente, el delantero del FC Barcelona no es el único futbolista que ha tenido problemas aprendiendo idiomas extranjeros al cambiarse, o intentarlo en este caso, de club y de país.

Al extremo de Puerto de la Cruz hay que agradecerle su espontaneidad. Joaquín siempre tiene una sonrisa y a lo largo de los años nos ha dejado imágenes desternillantes que se recordarán para siempre entre los aficionados al fútbol. Sus entrevistas, la famosa foto con el trofeo de la Copa del Rey, lo de ‘er teni’… y su italiano.

El andaluz lo intentó con el idioma tras un encuentro frente a la Juventus de Turín a los pocos meses de instalarse en Italia, pero el resultado no fue demasiado positivo. Eso sí, siempre será recordado como una de las entrevistas más divertidas que se recuerdan en los últimos años.

Guillermo Amor, eufórico tras una victoria: «Yes, pasa que… the game was difficult»

En tierras australianas, Guillermo Amor probó suerte con el inglés tras una victoria del equipo al que por aquel entonces dirigía, el Adelaide United. La pronunciación del exjugador del Barça, unida a sus continuos lapsus en castellano hicieron de la conversación una historia surrealista.

La trayectoria de Carlos Tévez está claramente marcada por la Premier League. West Ham, Manchester United y Manchester City fueron los equipos en los que el ‘Apache’ mostró buena parte de su mejor fútbol. Aún así, parece que toda la atención del argentino estaba en el campo, y apenas dedicó tiempo para aprender inglés. Esta entrevista a pie de campo cuando ya llevaba cuatro años en el país lo deja claro.

Era todo fiesta: el PSG acababa de levantar la Ligue 1 de la temporada 2013/2014 y el Parque de los Príncipes estaba hasta la bandera para celebrar un nuevo campeonato nacional. Ezequiel Lavezzi se vino arriba y quiso intentarlo: celebrar en el idioma nacional era su objetivo… pero fracasó estrepitosamente. «¡La c***** de su madre!»

Si hay algo innegable para Unai Emery es empaparse de la cultura popular del equipo al que va. Lo hizo en el Spartak de Moscú, en el PSG y también en el Arsenal, los tres clubes extranjeros donde ha entrenado hasta ahora. En los dos últimos, de hecho, el guipuzcoano terminó haciéndose viral por sus esforzadas ruedas de prensa en las que usaba el francés o inglés para expresarse. La entonación es mejorable, pero el empeño de Emery no tiene discusión.

Gareth Bale, siete años en España y «ni idea» de castellano

El galés ya está de vuelva en sus amadas islas británicas, pero su etapa en el Real Madrid fue larga e intensa. A pesar de que el extremo jugó durante siete temporadas en el gigante blanco, su comprensión del idioma era, siendo generosos, escaso. Este vídeo subido por el propio club lo demuestra: su respuesta a Luka Modric no tiene precio.

Diciendo adiós al FC Barcelona, Alexis Sánchez viajó a Londres para desplegar su juego en la Premier League. La decisión fue totalmente exitosa y el chileno se convirtió en un auténtico ídolo de masas para la afición gunner. Goles, asistencias y partidazos que enamoraron a Emirates Stadium. A Alexis le costó, pero terminó aprendiendo inglés. Sus primeras palabras eran cautas, dubitativas… pero no se expresaba del todo mal.

Futbolistas con complicaciones para hablar idiomas extranjeros hay decenas, pero no son los únicos. En España, de hecho, tenemos un buen ejemplo en Alejandro Valverde, que antes de correr la Milán-San Remo se animó con la lengua local. Ni corto ni perezoso, el legendario ciclista mezcló castellano e italiano… y a pedalear.

bookmark_borderZidane, pulso con el ‘nueve’

Ha bastado un partido para que quede al descubierto que la carencia de gol puede ser un problema y que hay falta de sintonía entre Zidane y la directiva en este tema. Ahora hay cuatro delanteros en la plantilla: Benzema, Jovic, Mayoral y Mariano. A Zidane sólo le vale el primero. Y en Anoeta lo escenificó sin pudor. Con 0-0, utilizó los dos últimos cambios para dar entrada a Marvin y Arribas, y Mariano y Jovic, que viajaron, ni siquiera saltaron a calentar.

Si Zidane ha demostrado algo desde que llegó al Madrid, que es un hombre de pocas palabras y grandes gestos. No le ha temblado el puslo para tomar decisiones y sentar a vacas sagradas como Marcelo, Modric o Kroos. Pero no es tan habitual en él que mande mensajes contundentes ante los medios. En la previa del partido ante la Real lo hizo: «Hasta el 4 de octubre, todo es posible en cuanto a entradas y salidas». Contradijo así el mensaje tantas veces filtrado por el club este verano sobre que no habrá fichajes.

Zidane no ha sacado las patas del tiesto muchas más veces. Sólo se le recuerdan dos. La primera, eso sí, fue precisamente cuando el club decidió vender a Morata al Chelsea en 2017. «Si se va, falta un delantero», dijo cuando el club había dejado claro que no ficharía otro 9. La segunda vez que se significó contradiciendo lo dicho por el club fue en el caso Kepa. El Madrid lo tenía cerrado y le dejó escapar después de que el técnico mostrara su desaprobación en público: «No necesito otro portero».

Ya menos beligerane, pero al menos sí insistente, estuvo Zidane en su petición de que le trajeran a Pogba: «Me gusta, es un jugador muy bueno…», subrayó en 2016, para recordarlo en 2019: «¿Si Pogba quiere venir, por qué no va a hacerlo…?».

Los números cantan.

Que el Madrid se ha quedado huérfano de gol resulta una obviedad. La pasada campaña marcó 99 en 51 partidos (1,9 de media) y la anterior 101 en 69 (1,8). Las dos, ya sin Cristiano en el equipo. En las dos anteriores temporadas (las últimas con el portugués), por ejemplo, marcó 170 goles en 60 encuentros (2,8) y 152 en 62 (2,5). La diferencia lo dice todo: faltan los 50 goles del luso… El primer año sin Cristiano el Madrid se quedó sin posibilidad de ganar títulos en marzo… El segundo (la pasada campaña) Zidane tuvo que volver por sorpresa y blindar a su Madrid para convertirlo en uno de los menos goleados de la historia para ganar una Liga que, antes del coronavirus, parecía muy lejana.

Desde el club intentan transmitir tranquilidad y recuerdan que aún faltan Hazard y Asensio. Pero por lesiones u otras cuestiones, Hazard se quedó en un gol la pasada campaña y Asensio, que ya va a cumplir su quinto ejercicio en el Madrid, nunca ha marcado más de 11. Por otro lado, «con el 4-3-3 o el 4-2-1 que suele utilizar Zidane, el delantero que venga siempre será suplente», razonan.

El empate de Anoeta y lo dicho por Zidane ha puesto en marcha a la entidad en la búsqueda de nueves experimentados que puedan venir a precio de saldo, como sucedió con Adebayor. Se piensa en Dzeko (pero acecha la Juve) o Cavani (cobra mucho), en Falcao (nunca gustó al presidente) o Aubameyang (quedaba libre pero el Arsenal le acaba de renovar). Pero si no siguen los malos resultados aguantará. En los planes de futuro está Mbappé (2021) y Haaland (2022, cuando el Borussia acordó con Raiola su salida). Pero Zidane no puede esperar.

bookmark_borderLucas Vázquez, Sergio Ramos y Modric comenzarán a negociar sus renovaciones con el Real Madrid

La confección de la plantilla del Real Madrid para el futuro pasa por garantizar la continuidad de varios de sus pilares en el vestuario. El club blanco, a petición de Zinedine Zidane, va a entablar conversaciones en breve con tres futbolistas que acaban contrato en 2021, según ‘ABC’.

Se trata de Sergio Ramos, Luka Modric y Lucas Vázquez. El capitán madridista es un insustituible para el esquema del técnico francés, incluso en momentos con dudas. Bien con Varane, bien con Militao, el que siempre está es el central español, cuya ausencia en la vuelta de Champions ante el Manchester City fue clave.

A sus 34 años no tiene intención de salir, y si puede, acabará su carrera vistiendo de blanco. Tras un año en el que ha acabado como el segundo máximo goleador del equipo, espera que la directiva responda con un ligero aumento de sueldo.

En cuanto a Lucas Vázquez, es petición expresa de Zidane. El gallego es un cambio fijo para el entrenador francés, y los fans incluso ya se toman con cierta ironía que sea él casi siempre el revulsivo que elige el técnico galo, gane o pierda el equipo, en torno al minuto 70. Su polivalencia, disciplina y ganas son argumentos suficientes para que ‘Zizou’ pida que siga.

bookmark_borderJovic empieza con mal pie

A Jovic el inicio de esta temporada 2020-21 le va a pillar con el paso cambiado. El delantero del Real Madrid llega al arranque de curso fuera de forma y con molestias en un pie, lo que le obligó a trabajar dos días en el gimnasio y, de momento, otros dos junto al resto de futbolistas en procesos de recuperación o puesta a punto (Asensio, Hazard, Odegaard…). No pudo estar disponible en la visita del Getafe a Valdebebas del martes, el único amistoso del Real Madrid en esta pretemporada, y ya lleva retraso en un curso en el que necesita convencer a Zidane y al club de que no se equivocaron con él, tras una primera campaña muy gris.

De primeras, se incorporó a la pretemporada tarde al ser convocado con su selección nacional (otros jugadores, como Modric u Odegaard, renunciaron para poder empezar antes su preparación de blanco); su retorno con Serbia es una buena noticia, prueba de que ha cerrado heridas con el entrenador Tumbakovic (que el curso pasado fue muy crítico con él: “El problema de Jovic es Jovic”), pero el parón internacional no le deparó ninguna alegría más: ni un minuto entre los dos partidos ante Rusia y Turquía, en los que Mitrovic, ariete del Fulham, le ganó la partida las dos veces. A su regreso a Madrid, muy lejos del mejor punto de forma físico, completó cuatro sesiones con el grupo antes de sentir molestias en uno de sus pies.

El pie derecho de Jovic

El Real Madrid no ha emitido parte médico en relación al balcánico ni especifica en qué pie sufre Jovic sus molestias (cada vez más superadas; ya lleva dos sesiones tocando balón). En el aire queda la posibilidad de que sean en el derecho, que se rompió durante el confinamiento y que generó una divergencia de versiones: el Madrid explicó que la lesión llegó mientras se entrenaba en su domicilio de Belgrado (a donde se desplazó en plena cuarentena blanca, tras el positivo de Thompkins, de la sección de baloncesto); la prensa serbia informó de una caída desde una terraza como motivo de la fractura.

A tres días del debut blanco en Liga en Anoeta ante la Real Sociedad (domingo 20, 21:00 horas, Movistar LaLiga), todo hace indicar que Jovic no estará disponible para empezar a voltear su situación en el Madrid. El exdelantero del Eintracht, donde brilló en la temporada 2018-19 (27 goles y 7 asistencias), sabe que necesita empezar a justificar la apuesta del Madrid por él, que conllevó el desembolso de 60 millones de euros hace ahora algo más de un año. Tras una primera campaña decepcionante (dos goles y dos asistencias en 806 minutos), Jovic es consciente de que, si no hay una mejora sustancial en su rendimiento, el Madrid le buscará una salida el próximo verano. Todo depende de él.

bookmark_borderModric, 35 años y un sueño pendiente

Luka Modric cumple hoy 35 años, a menos de dos semanas de empezar su novena temporada en el Real Madrid. El croata está pues un paso más cerca de cumplir con su gran sueño, que no es otro que retirarse de blanco. Un colofón a la altura de uno de los jugadores más importantes en la historia moderna del club blanco, pieza clave en el glorioso ciclo de las cuatro de cinco Champions.

Nacido en Zadar, Croacia, el 9 de septiembre de 1985, Luka debutó como profesional en el club bosnio-herzegovino del H. K. Zrinjski Mostar el 3 de agosto de 2003. Después, regresó a Crocia para jugar, también en calidad de cedido, en el Inter Zaprei, antes de volver a su club de origen, el Dinamo de Zagreb, en el que permaneció cuatro temporadas.

En 2008, Modric volvió a hacer las maletas para recalar en la Premier, en las filas del Tottenham Hotspur. En Inglaterra se consagró como figura del fútbol europeo. De ahí que José Mourinho empeñara su palabra por su fichaje, que el Madrid cerró en 2012 tras durísimas negociaciones con Daniel Levy, propietario de los ‘Spurs’. 42 millones de euros desembolsó el Madrid por su fichaje, que se cerró el 27 de agosto.

En el Madrid empieza la historia dorada de Luka, aunque los inicios no fueron fáciles y tardó en encontrar un hueco en el once inicial. Pese a todo, acabó el curso con 53 partidos jugados, su tope con la camiseta blanca.

Tras la marcha de Mourinho, siguió siendo importante para Ancelotti y, en la 13-14, conquistó la primera de sus cuatro Champions. El madridismo nunca olvidará que Modric fue quien botó el córner que propició en gol salvador de Ramos en la final de Lisboa ante el Atleti.

Tras una temporada (14-15) marcada por las lesiones, volvió a recuperar protagonismo en la 15-16. El impulso definitivo a su carrera llegó con la llegada de Zidane al banquillo madridista. El técnico francés impulsó un centro del campo con Modric, Casemiro y Kroos que forma ya parte de la historia del Real Madrid, Con esa medular, el club del Bernabéu conquisto las Champions de 2016, 2017 y 2018, un hito único en la historia moderna de la máxima competición continental. A nivel personal, la consagración de Luka llegó en 2018, en el que, además de la Copa de Europa con el Madrid, lideró a Croacia hasta el subcampeonato del Mundial de Rusia. Su sensacional temporada le valió la conquista del Balón de Oro, rompiendo la férrea dictadura establecida sobre el galardón por el binomio Cristiano-Messi desde 2008.

En las dos últimas temporadas no hubo Champions ni más premios individuales, pero Modric siguió siendo pieza clave en el centro del campo del Madrid. Y todo indica que, a pesar de la llegada al club blanco de Martin Odegaard, jugador con el que comparte varios aspectos de su perfil, seguirá siendo importante en la 20-21. Zidane le considera su mejor arquitecto y, quizá dosificando su esencia, volverá a recurrir a su talento para conseguir los objetivos del nuevo curso. Hasta el momento, Luka suma 343 partidos y 17 títulos con el Madrid, pero quiere seguir incrementando la cuenta. Y, así, acercarse un poquito más a su gran sueño: colgar las botas con la camiseta blanca del equipo en el que se convirtió en leyenda.

bookmark_borderLa cariñosa felicitación de Ramos a Modric: «El abuelito croata sigue cumpliendo años»

Luka Modric es uno de los futbolistas más queridos dentro del vestuario de Zidane. Hoy es un día especial para él al celebrar su 35 cumpleaños. El más veterano de la plantilla que va a comenzar ya su novena temporada de blanco tras ganarlo todo.

La felicitación más especial fue la de uno de sus compañeros y amigos dentro del vestuario, la del capitán Sergio Ramos, que a sus 34 años es otro de los veteranos y referencia del grupo. El capitán le mandó un cariño mensaje con una foto de ambos juntos: «El abuelito croata sigue cumpliendo años. Ojalá compartamos muchos más de risas, asistencias, títulos y buenos momentos. ¡Feliz cumpleaños, hermano brate! Se te quiere».

Ramos ha ganado gran parte de sus títulos junto a Modric. Ambos han sido protagonistas de las cuatro Champions y les une además de su intachable carrera una gran amistad tras ocho años juntos en el Real Madrid.

bookmark_borderEden Hazard, en el punto de mira por su estado de forma

Eden Hazard (29 años) llegó en el verano de 2019 con la vitola de estrella y para convertirse en el galáctico que perdió el Real Madrid con el adiós de Cristiano Ronaldo un año antes, pero la realidad dice que el belga, por unos u otros motivos, está lejos de ser ese jugador referencia y líder que se esperaba a su llegada. El equipo de Zinedine Zidane arranca la temporada en diez días y lo hará con el delantero muy lejos de su mejor punto de forma, tal y como afirmó el miércoles su seleccionador.

Roberto Martínez, que siempre ha defendido y destacado lo importante que Hazard es para la selección belga, comentó al terminar los dos partidos de la Liga de las Naciones disputados por Bélgica, que el madridista está a 60 entrenamientos de poder ser titular, de ahí que se quedara fuera de ambos compromisos de la selección de su país, lo que hace menos comprensible su presencia durante estos días con la selección y no con su club, el Real Madrid.

Cierto es que los dirigentes madridistas, como ha sucedido con otros jugadores, intentaron que tanto Courtois como Hazard no acudieran a la ya terminada concentración con su selección. El portero pudo regresar antes de jugar partido alguno, pero el delantero, por aquello de su capitanía e importancia, continuó hasta el final pese a no jugar.

Muchos clubes europeos no han entendido la disputa de estos partidos cuando los jugadores no habían realizado entrenamiento alguno con sus equipos. De hecho, algunos jugadores renunciaron como hizo Modric para encontrar el mejor punto de forma lo antes posible ante el inminente inicio de LaLiga,

Apreciado en el vestuario

A nivel personal, tanto el vestuario como el club, no tienen queja alguna del comportamiento de Hazard. Lejos de ser una estrella al uso, desde que llegó se ha mostrado cercano con los compañeros. Otra cosa es el estado físico con el que apareció en el inicio de la temporada pasada y la mala suerte de lesionarse cuando ya estaba empezando a resurgir.

La lesión y posterior recaída con operación incluida ha sido la peor noticia para un madridismo que esperaba mucho del belga y que hasta ahora apenas se ha mostrado, tal y como sucedió en el Etihad, el día que todos los seguidores blancos esperaban ver la mejor versión del habilidos jugador.

Las sensaciones que ha transmitido en los partidos disputados desde la vuelta del fútbol es que la lesión le está pasando factura, que no la ha olvidado del todo. El primer objetivo, ademas de mostrar la forma que debe enseñar un futbolista, es el de volver a tener plena confianza en su dañado tobillo.

La lesión dejó huella

Los dirigentes blancos siguen creyendo en Eden Hazard, pero no ocultan cierta inquietud ante esa reiterada ausencia de forma. Las noticias que han llegado desde Bélgica estos días han elevado esa decepción y están convencidos de que lo mejor hubiera sido haber trabajado en Valdebebas y no marcharse con la selección, pero también saben lo que representa el delantero para la selección de su país.

La idea de los técnicos es un plan específico de preparación con el fin de perfilar su forma y, de esta manera, reencontrarse con ese Hazard que puso a todo el mundo de acuerdo sobre su condición de jugador top en la Premier League y en el Mundial de Rusia. En 2015 fue declarado el mejor futbolista de la Premier y el mejor de su equipo en tres ocasiones y por el Bernabéu siguen pensando que puede volver a su mejor nivel.

El problema que tiene por delante Hazard es que muy probablemente recupere la forma óptima en dos o tres semanas, justo el tiempo en el que se deberá incorporar con su selección para los próximos partidos de Bélgica ante Nueva Zelanda (8 de octubre), Inglaterra (11) e Islandia (14). Antes de que lleguen esos tres partidos, el Real Madrid jugará ante Real Sociedad, Betis, Valladolid y Levante.

bookmark_borderModric: «Es una situación difícil para Bale y para el club»

Luka Modric ha concedido una entrevista al diario The Times en la que habla de su relación con Bale, con quien mantiene una buena relación desde su etapa en el Tottenham, y de su situación ahora mismo en el Real Madrid. El croata también habló de su etapa en la Premier con los Spurs y de su relación con su presidente, Daniel Levy, y de José Mourinho.

El caso de Bale: «Durante casi 12 años jugamos juntos y es una situación difícil para él y para el club. Gareth necesita saber lo que quiere hacer. Es un hombre adulto y necesita decidir qué es lo mejor para él. ¿Se siente feliz aquí o quiere probar algo más? Para mí, Gareth sigue siendo un gran jugador y todavía tiene mucho que ofrecer en el fútbol. Solo depende de él, si tiene suficiente hambre o ganas de seguir adelante. Creo que lo tiene. Pase lo que pase, si su situación termina aquí o continúa, todavía puede ser un jugador importante».

Su experiencia con Mourinho: «Le tengo un cariño especial, por todo lo que significó para mí. En Italia, Inglaterra y España ganó cosas y sabe ganar y espero que consiga hacer lo mismo con los Spurs. Es una gran cosa para el Tottenham poder traer a alguien como él. Gana en todas partes. Incluso cuando la gente dice: «Ah, no ganó en Manchester [United]’, ganó. Ganó la Europa League y otras copas por su calidad. Si tuviera que decir una cosa que hace de manera distinta a los demás es cómo se prepara para los partidos, es algo increíble, te da todo lo que necesitas saber sobre los equipos, dónde hacer daño y explotarlos».

Elogios a Cristiano: «Jugar con él fue increíble. Tuvimos siete años increíbles aquí juntos, ganamos tantas cosas con Cristiano en el equipo y tal vez cuando no estabas en tu mejor momento Cristiano podía resolver el partido de la nada con su habilidad, ganas, carácter y calidad. Todo era especial en él, la forma en que trabajaba duro en el campo de entrenamiento y en el campo y por eso, cuando las cosas no van bien, siempre puedes esperar que haga algo especial».

Su traspaso al Madrid: «Daniel es un negociador duro. Estaba luchando por los intereses del club y eso es lo que todo presidente debería hacer, pero en aquel momento estaba enfadado con algunas cosas. Me prometió un par de veces que me dejaría ir. Cumplió su promesa pero hubo mucho retraso y eso fue lo que realmente me frustró. Dos veces había hecho las maletas y estaba casi en el aeropuerto, pero cambiaba de opinión. Estaba luchando por el interés del club. Fue difícil para mí en ese momento, estaba frustrado pero después de todo esto él cumplió su promesa».