bookmark_borderLa extraña situación de Valverde y Odegaard

Pasan los partidos y uno no recupera el sitio y el otro no lo encuentra. Valverde y Odegaard eran las dos grandes apuestas del Real Madrid para la presente temporada, pero el uruguayo ha dejado de ser decisivo y el noruego no aparece por ningún lado. Al madridismo le gustaría ver más a uno y a otro, pero Zidane considera que no es el momento de ninguno de los dos.

Federico Valverde fue la mejor noticia del Real Madrid hasta el parón provocado por la pandemia durante la pasada temporada. Hace justo un año fue proclamado como el mejor jugador de la Supercopa de España. Zinedine Zidane apostó por el uruguayo y por su fútbol vertical, ese que le sirvió para jugar hasta de extremo y para asombrar a todos. .

Martin Odegaard llegó como único refuerzo veraniego para el Real Madrid y lo hizo tras petición expresa del técnico francés, tanto que el segundo año de cesión en la Real Sociedad saltó por los aires. De sensación de LaLiga a pasar inadvertido en su primera temporada en el club blanco y convertirse en el sexto centrocampista del equipo madridista con cinco minutos en los últimos cinco partidos.

Uno y otro viven situaciones complicadas y difíciles de entender. Desde el club siguen confiando ciegamente en ellos y en lo que pueden aportar, pero el técnico francés no parece pensar lo mismo, tal y como demuestran los números de uno y otro. Valverde, al menos, mantiene el estatus de cuarto centrocampista y se convierte en el recambio habitual cuando hay alguna baja en el trío formado por Modric, Kroos o Casemiro.

La confianza que derrochaba hace doce meses nada tiene que ver con la falta de seguridad de ahora. La poderosa zancada que lució durante semanas no termina de aparecer. Ha perdido el sitio en el equipo titular, pero pese a ello es una clara apuesta de futuro de la entidad madridista. Cierto es que su rendimiento en los últimos partidos de la pasada campaña no fue el mismo al de los primeros dos meses de 2020, pero en esta campaña parecía haber recuperado ese vigor en su juego, ese que tanto necesita el Real Madrid.

La realidad dice que desde la lesión que suifrió en el mes de noviembre, Zidane tan solo le ha dado la titularidad ante las ausencias de Modric o Casemiro. El resto de partidos, suplente y con escasa presencia. Valverde admitió que en algunos momentos de la temporada más tuvo que arriegar más en su juego y que eso le terminó por penalizar, circunstancia que no se da en estos momentos ante la ausencia de protagonismo.

Odegaard ha pasado a ser testimonial. Su última titularidad fue ante el Shakhtar y la sensación que transmite su reiterada ausencia es que fue el culpable de aquel traspié, que después quedó en nada. Animicamente se encuentra tocado y más al comprobar como ha pasado a ser el sexto centrocampista tras Isco, jugador que ha pedido resolver su futuro como madridista y que Zidane se empeña en recuperar. De manera incomprensible, el noruego no tiene oportunidad alguna.

Lo que parece claro es que la base del once para el entrenador vuelve a estar formada por los veteranos, por la vieja guardia, esa que le llevó a la conquista de sus mayores logros. La buena racha de resultados llevó al técnico a no hacer cambio alguno, no tocando lo que funciona como máxima, pero ahora las circunstancias son otras.

El problema es que dos de las valores de futuro del club, pierden peso y valor, algo que no termina de ser muy bien comprendido desde la dirección deportiva del club, que esperaba mucho más de ambos, algo complicado si no juegan.

bookmark_borderEl uno a uno del Real Madrid: Zidane tiene razón, el único camino posible es renovar ya a Modric y Lucas Vázquez

Arranca el 2021 para el Real Madrid con una idea clara de Zidane: tiene su bloque. Su equipo y las rotaciones son algo cada vez más lejano. Y otra victoria para seguir en la pelea con el Atlético.

Regresó al equipo Mendy, que es un fijo, y entró Nacho a causa de la baja médica de Sergio Ramos (impecable el central). Asensio se mantuvo en el once y marcó. Fue el plan ante un Celta que se presentaba en el Di Stéfano en su mejor momento desde hace meses y con un Aspas desatado, pero que cayó lesionado.

El partido fue una lección de Modric y un mensaje de que Asensio está de vuelta. El Celta tuvo mucho balón, pero nunca hizo daño. Y Lucas, siempre Lucas.

El último Zamora contra el actual Pichichi de LaLiga, Un duelo apasionante porque las paradas de Courtois aparecen en cada partido y Aspas es el futbolista más en forma. Fuerte golpe con Brais antes del descanso. A pesar de la posesión del Celta, apenas ha tenido trabajo en la primera parte. No intuye que pueda tener acciones de riesgo. Su gran parada de cada partido llegó al final.

El último Zamora contra el actual Pichichi de LaLiga, Un duelo apasionante porque las paradas de Courtois aparecen en cada partido y Aspas es el futbolista más en forma. Fuerte golpe con Brais antes del descanso. A pesar de la posesión del Celta, apenas ha tenido trabajo en la primera parte. No intuye que pueda tener acciones de riesgo. Su gran parada de cada partido llegó al final.

Arranca el partido a una tarjeta de la suspensión. Sacó del Madrid del primer apuro. Tuvo el 2-0 a los 42 minutos en una acción similar a la de su gol al Atlético de Madrid.Sn sufrir atrás e imponente en cada balón dividido que afronta. Cambió en el 85 en una acción en la que 'forzó' la amarilla que le hace ser baja ante Osasuna

Arranca el partido a una tarjeta de la suspensión. Sacó del Madrid del primer apuro. Tuvo el 2-0 a los 42 minutos en una acción similar a la de su gol al Atlético de Madrid.Sn sufrir atrás e imponente en cada balón dividido que afronta. Cambió en el 85 en una acción en la que ‘forzó’ la amarilla que le hace ser baja ante Osasuna

Otro partido sin Ramos a su lado, un escenario que exige más al francés. Más con Aspas como rival. Por arriba impone su ley ante Santi Mina. Está muy atento en todas sus acciones.

Otro partido sin Ramos a su lado, un escenario que exige más al francés. Más con Aspas como rival. Por arriba impone su ley ante Santi Mina. Está muy atento en todas sus acciones.

Dejó claro durante la baja de Ramos en noviembre que es el tercer central. Por eso Zidane le coloca en el once por delante de un Militao que hace tiempo camina detrás suyo.Muy atento a las caídas de Aspas entre líneas. Amarilla nada más empezar la segunda parte. No ha cometido una sola acción que dé pìstas para pensar que solo juega cuando no hay más remedio. Centradísimo.

Dejó claro durante la baja de Ramos en noviembre que es el tercer central. Por eso Zidane le coloca en el once por delante de un Militao que hace tiempo camina detrás suyo.Muy atento a las caídas de Aspas entre líneas. Amarilla nada más empezar la segunda parte. No ha cometido una sola acción que dé pìstas para pensar que solo juega cuando no hay más remedio. Centradísimo.

Regresa a su sitio después de que el enésimo intento para ganar con Marcelo en el once también saliera mal en Elche. Remate con la derecha aterrador.... por lo malo. El Celta reclama una mano suya en el área a los 28 minutos; ni una duda tuvo el árbitro de que no era nada. Menos tapón de lo que es habitual.

Regresa a su sitio después de que el enésimo intento para ganar con Marcelo en el once también saliera mal en Elche. Remate con la derecha aterrador…. por lo malo. El Celta reclama una mano suya en el área a los 28 minutos; ni una duda tuvo el árbitro de que no era nada. Menos tapón de lo que es habitual.

El partido se presenta como uno de los más exigentes para el brasileño. Las transiciones son esenciales para el Celta. Dos salidas buenas al primer toque. Sabe que vive en zona de riesgo. Fluido y seguro. Amarilla en el tramo final del partido.

El partido se presenta como uno de los más exigentes para el brasileño. Las transiciones son esenciales para el Celta. Dos salidas buenas al primer toque. Sabe que vive en zona de riesgo. Fluido y seguro. Amarilla en el tramo final del partido.

Se mide a su rival fetiche: seis goles, más que a ningún otro equipo. Como Carvajal, parte con la amenaza de la sanción para Pamplona si ve una a amarilla. No tiene mucho el balón el Madrid y eso lo nota el germano. Remata muy forzado a los 65 minutos; ante el Celta le sale casi todo cuando remata, pero eso era demasiado. Esta vez no marcó ante el Celta. Se fue en el minuto 86.

Se mide a su rival fetiche: seis goles, más que a ningún otro equipo. Como Carvajal, parte con la amenaza de la sanción para Pamplona si ve una a amarilla. No tiene mucho el balón el Madrid y eso lo nota el germano. Remata muy forzado a los 65 minutos; ante el Celta le sale casi todo cuando remata, pero eso era demasiado. Esta vez no marcó ante el Celta. Se fue en el minuto 86.

Pisó el campo a falta de cuatro minutos.

Pisó el campo a falta de cuatro minutos.

Hace tiempo que dejó atrás el debate de si estaba solo para momentos puntuales. Es el motor del Madrid y Zidane ya ha guardado la hoja de cálculo con el croata.Su equipo le busca porque sabe que por él pasan las cosas buenas. Normal que Zidane clame por su renovación. Es un manual de cómo debe manejarse un centrocampista. Lee también los partidos como las fases en las que puede 'desaparecer' para tomar aire.

Hace tiempo que dejó atrás el debate de si estaba solo para momentos puntuales. Es el motor del Madrid y Zidane ya ha guardado la hoja de cálculo con el croata.Su equipo le busca porque sabe que por él pasan las cosas buenas. Normal que Zidane clame por su renovación. Es un manual de cómo debe manejarse un centrocampista. Lee también los partidos como las fases en las que puede ‘desaparecer’ para tomar aire.

Desde el 1 de diciembre, en Kiev, no aparecía. Menos de 10 minutos para dar aire a Modric.

Desde el 1 de diciembre, en Kiev, no aparecía. Menos de 10 minutos para dar aire a Modric.

Intocable. Asentadísimo en el once. Ya no hay debate ni con la vuelta de Hazard. Y si había dudas, gol del gallego a los cinco minutos, de cabeza. No marcaba con un cabezazo desde el 10 de febrero de 2018, a la Real. De sus 30 goles con el Madrid, seis han sido de cabeza. Le regala a Asensio el 2-0. Se le nota que sobrado de confianza, Otro partido de alto nivel. Acabó de lateral, donde jugará en Pamplona ante la sanción de Carvajal.

Intocable. Asentadísimo en el once. Ya no hay debate ni con la vuelta de Hazard. Y si había dudas, gol del gallego a los cinco minutos, de cabeza. No marcaba con un cabezazo desde el 10 de febrero de 2018, a la Real. De sus 30 goles con el Madrid, seis han sido de cabeza. Le regala a Asensio el 2-0. Se le nota que sobrado de confianza, Otro partido de alto nivel. Acabó de lateral, donde jugará en Pamplona ante la sanción de Carvajal.

Entró por Carvajal. Se colocó en la banda que menos le gusta, la derecha.

Entró por Carvajal. Se colocó en la banda que menos le gusta, la derecha.

Dijo ayer Coudet que entre Karim y Aspas se queda con Iago. ¿Un acicate para el 9 del Madrid? Trata de sacar a los centrales del Celta de zona. Se ha llevado una entrada dura, abajo, a los 25 minutos.Muy mal remate en la primera que tuvo clara, a los 37 minutos. Roza el 3-0 con un zurdazo a los 63 minutos. Anda mucho más lúcido fuera del área que en ella.

Dijo ayer Coudet que entre Karim y Aspas se queda con Iago. ¿Un acicate para el 9 del Madrid? Trata de sacar a los centrales del Celta de zona. Se ha llevado una entrada dura, abajo, a los 25 minutos.Muy mal remate en la primera que tuvo clara, a los 37 minutos. Roza el 3-0 con un zurdazo a los 63 minutos. Anda mucho más lúcido fuera del área que en ella.

El cambio final. Entró en el minuto 90 por Benzema.

El cambio final. Entró en el minuto 90 por Benzema.

Repite titularidad porque ha lanzado mensajes de que su confianza va en aumento. Se su bota salió la jugada del 1-0. Ese es un pase marca de la casa. Muy activo, quiere la pelota y no solo en su zona de seguridad. Amarilla por una entrada a Aspas después de un buen esfuerzo de repliegue (38'). Celebra con ganas su gol. No marcaba desde la última jornada de la pasada campaña, ante el Leganés.Lo necesitaba. Dejó su sitio a Hazard a falta de un cuarto de hora. Aplausos desde el palco.

Repite titularidad porque ha lanzado mensajes de que su confianza va en aumento. Se su bota salió la jugada del 1-0. Ese es un pase marca de la casa. Muy activo, quiere la pelota y no solo en su zona de seguridad. Amarilla por una entrada a Aspas después de un buen esfuerzo de repliegue (38′). Celebra con ganas su gol. No marcaba desde la última jornada de la pasada campaña, ante el Leganés.Lo necesitaba. Dejó su sitio a Hazard a falta de un cuarto de hora. Aplausos desde el palco.

Un cuarto de hora para ganarse el sitio. Ahora sabe que con Lucas y Asensio así se lo va tener que ganar. Poco se le vio.

Un cuarto de hora para ganarse el sitio. Ahora sabe que con Lucas y Asensio así se lo va tener que ganar. Poco se le vio.

Su plan es cristalino. Le da igual que el calendario acumule esfuerzos o que la Supercopa esté a la vuelta de la esquina. La fórmula que tiene en su cabeza para seguir arriba es una y no quiere aleaciones extrañas. algo que sí pasaba hasta la derrota en Kiev. El partido arrancó con el balón para el Celta, pero la respuesta del Madrid fue contundente: con gol. Va a tener que medir a su equipo  porque pocas veces sus jugadores han tenido que correr tanto tras la pelota.El gol de Asensio lleva el partido a un escenario tranquilo. A pesar del 2-0, el partido se acerca al minuto 70 y no hay cambios. Los hizo todos al final. Su plan sigue sumando victorias.

Su plan es cristalino. Le da igual que el calendario acumule esfuerzos o que la Supercopa esté a la vuelta de la esquina. La fórmula que tiene en su cabeza para seguir arriba es una y no quiere aleaciones extrañas. algo que sí pasaba hasta la derrota en Kiev. El partido arrancó con el balón para el Celta, pero la respuesta del Madrid fue contundente: con gol. Va a tener que medir a su equipo porque pocas veces sus jugadores han tenido que correr tanto tras la pelota.El gol de Asensio lleva el partido a un escenario tranquilo. A pesar del 2-0, el partido se acerca al minuto 70 y no hay cambios. Los hizo todos al final. Su plan sigue sumando victorias.

bookmark_borderZidane y el dilema con Modric

Modric se ha descolgado de los últimos onces importantes del Real Madrid. El croata ha sido suplente en las dos últimas finales de los blancos ante Barcelona y Gladbach, y apunta también al banquillo en la que afrontan hoy ante el Inter tras jugar el partido completo el sábado frente al Huesca.

La situación ha dado lugar a un caso Modric. «No ha cambiado nada con Luka, sabemos lo que es para nosotros. Hay muchos partidos y vamos a contar con todos los jugadores. Luka cada vez que juega lo hace bien. Para un entrenador es lo más difícil, sobre todo con jugadores como Luka. Elegir y jugar, a veces no jugar… Pero Modric es importantísimo para nosotros», salió al paso ayer Zidane, que reconoció que con Modric tiene un dilema.

Cierto es que el ’10’ es importante, como lo refleja el hecho de que es de los pocos jugadores que ha disputado los nueve partidos del Madrid entre Liga y Champions y que ha sido titular en seis de ellos. Pero sus suplencias consecutivas ante Barça y Gladbach llamaron la atención. Y si repite desde el banquillo hoy ante el Inter será una tendencia más que llamativa. Y eso que el plan le ha salido bien a Zidane, porque el croata fue decisivo en ambos partidos como revulsivo (marcó ante el Barça y participó en el empate in extremis ante el Gladbach). Otra cosa es que el plan le guste a Modric, intocable hasta hace poco.

VUELVE ODEGAARD

Modric está jugando a un buen nivel, tal y como reconoce el propio Zidane, pero la competencia es alta, más con el inminente regreso de Odegaard, su ‘gran rival’ por un sitio en el once titular. El noruego apenas ha podido participar en lo que va de temporada por culpa de las lesiones, pero a su vuelta lo normal es que Zidane le vuelva a dar protagonismo.

A ello se une que Valverde vuelve a estar a un gran nivel y que resulta innegociable para el técnico, junto a Casemiro. Eso dejan poco hueco para Modric, y también para Kroos, que sin ir más lejos descansó ante el Huesca. Sin embargo, el alemán sí ha estado en el once en los partidos decisivos del Camp Nou y el Borussia Park, lo que le sitúa un punto por delante de Modric. El partido ante el Inter será una nueva escenificación de la situación de Luka.

La esperanza de Modric de colarse en el once ante el Inter es un cambio de sistema de Zidane. Es decir, que el técnico abandone el 4-3-3 y decida reforzar el centro del campo, apostando por cuatro centrocampistas. Eso supondría hacerle un hueco al croata, que formaría en la medular junto a Casemiro, Kroos y Valverde. El sacrificado sería Asensio, porque el ataque lo formarían Hazard y Benzema. Sin embargo, todo apunta que Zidane seguirá jugando con el tridente de gala que tanto tiempo ha estado esperando.

LA RENOVACIÓN DE FONDO

De fondo en toda esta situación de Modric está su renovación, el croata sigue con la ilusión intacta de poder ampliar su contrato con el Real Madrid, que acaba el próximo mes de junio. Pero para ello necesita ser importante en el equipo y las últimas decisiones de Zidane no ayudan, más teniendo en cuenta que se han producido con Odegaard de baja por lesión.

bookmark_borderEl apellido Cañizares vuelve al primer equipo del Real Madid 22 años después

Lucas Cañizares (18 años) es un juvenil más de los muchos que hay en Valdebebas, pero no todos tienen la oportunidad de compartir convocatoria con el primer equipo. Sus méritos deportivos le han llevado a que Zinedine Zidane le convoque para el partido de ante el Cádiz como reconocimiento a su buen hacer en el juvenil A durante las últimas semanas de entrenamiento y por su rendimiento en la pasada campaña en el juvenil B. Se estrena en una convocatoria, pero bien podría estar jugando en el Valencia, equipo con el que llegó a un acuerdo en el verano de 2018, pero que rompió a última hora cuando su cambio de aires iba a ser una realidad. De esta manera el apellido Cañizares regresa a la elite madridista.

El primer compromiso liguero del Castilla, también ha ayudado a la llamada de Lucas para completar la lista del primer equipo.Altube (habitual con el primer equipo), Toni Fuidias y Luis López (estuvo desde la vuelta el fútbol con el primer equipo) son los porteros del primer filial del Real Madrid. Lucas Cañizares forma parte del plantel del juvenil A, pero su crecimiento en las dos últimas campañas, ha llevado a Zinedine Zidane a contar con él en el choque ante el equipo andaluz.

Con su presencia en la convocatoria, el apellido Cañizares vuelve a figurar en una convocatoria del equipo madridista 22 años después . Y es que Lucas es hijo de Santi Cañizares, portero formado en la cantera y que militó en el primer equipo durante cuatro temporadas. El Valencia fue el escaparate en el que el fuera canterano madridista mostró un gran nivel, hasta ser titular en la selección español y uno de los mejores porteros del cambio de siglo.

Lucas llegó al Real Madrid con doce años para jugar en el Infantil B y a partir de ahí ir subiendo todos los escalones de la cantera. En 2018, estuvo a un paso de abandonar la disciplina del club blanco para firmar por el Valencia. No jugaba y no se sentía cómodo en Valdebebas. Es más, llegó a hacer un viaje con el Juvenil C entrenado por Manu Fernández, con el acuerdo ya cerrado con el equipo valencianista. Al regreso de San Pol de Mar, el portero, tras hablar con el técnico y mantener una conversación con su padre, decidió seguir de blanco… y hasta ahora. El Ciutat de Valencia fue su primer equipo y el Alboraya el que le sirvió de trampolín hacia el Real Madrid.

Su madridismo y su devoción por el fútbol está fuera de toda duda, tal y como demuestran sus redes sociales y sus fotos con los que han sido sus ídolos vestidos de blanco, empezando por Zinedine Zidane, Luka Modric, Raúl González, Sergio Ramos y una de Leo Messi. Desde pequeño ha vivido rodeado de fútbol por los cuatro costados y hoy tocará el gloria con la convocatoria

bookmark_borderEl gol del Madrid viene de atrás

Hay un antes y un después en el Madrid sin Cristiano Ronaldo, como si el adiós en 2018 del portugués hubiera originado un nuevo calendario para organizar la historia del club. Vivir sin ese promedio de 1,02 goles por partido que ponía CR7 se hace más complicado, una realidad que, al mínimo contratiempo, recupera su nombre para los debates. En este inicio de temporada ha vuelto a ocurrir, con el equipo de Zidane a cero ante la Real Sociedad y el francés sin confiar en Jovic ni Mayoral (Mariano, el delantero restante, tampoco cuenta para él y se quedó en casa por una amigdalitis).

Pero ese panorama no ha variado las intenciones de la dirección deportiva, que se mantiene firme en la idea de no fichar en este mercado. Ni los resultados ni los numerosos ofrecimientos hacen variar el plan, lo que lleva a Zidane, que sólo confía como nueve en Benzema, a apañárselas con lo que actualmente dispone. Y eso requiere, además de que se enchufen los Hazard, Asensio, Vinicius o Rodrygo, que la defensa y el centro del campo mantengan su tendencia al alza en la aportación ofensiva.

El 40,20% de los goles en la 2019-20, de defensas y medios

El último curso bajo el paraguas de Cristiano el Madrid marcó 144 goles. En los dos siguientes descendió a 104 y 97, respectivamente. Es una pérdida, para cada caso, de un 27,78% y un 32,64%. En este bienio, pese al evidente empeoramiento general de la relación con el gol, la zaga y la sala de máquinas han mejorado en este registro. Pasaron de los 32 tantos aún en presencia del portugués, a los 34 en la 2018-19 y los 39 en la 2019-20. Los porcentajes respecto al total son igualmente significativos: del 22,22%, al 32,69% y al 40,20%.

En este periodo, además, ha ido variando el número de quienes, sin ser su función principal, han arrimado el hombro para sujetar al Madrid postCristiano al asomarse a la portería contraria. Fueron 8 jugadores con el de Madeira y, sin él, 14 primero y 10 después. Sergio Ramos se ha erigido representante de todos ellos, subiendo en este lapso de 5 dianas a 11 y 13 (segundo pichichi blanco en la 2019-20). Sin fichajes, con atacantes atascados y con delanteros hoy fuera de consideración por Zidane, el gol madridista depende de Benzema… y de ellos.

bookmark_borderPosible alineación del Real Madrid hoy contra el Betis en LaLiga

El Real Madrid necesita hoy sábado (21:00 horas, Movistar LaLiga) en el Benito Villamarín reaccionar para enderezar su rumbo en la Liga Santander. En la segunda jornada (la primera fue aplazada para los blancos) no superó el empate (0-0) contra la Real Sociedad y en esta tercera se mide con un Betis que empieza el fin de semana líder, con dos victorias y muy buenas sensaciones gracias al toque del chileno Manuel Pellegrini.

Sigue el Betis – Real Madrid en vivo y en directo, partido de LaLiga Santander.

En la plantilla de Zidane siguen siendo baja dos jugadores muy importantes, Eden Hazard y Marco Asensio. Vuelven, en cambio, otros dos futbolistas que sí entraron en la convocatoria de ayer, de 22 jugadores (contando al tercer portero, Diego Altube): Isco y Lucas Vázquez. Ambos se han recuperado de sus respectivas lesiones y optan a tener minutos.

Sin embargo, es muy poco probable que sean titulares. En el once estarán Courtois y la defensa de gala, con la duda de Mendy o Marcelo en el lateral izquierdo. En el centro del campo se espera el regreso de Casemiro, suplente en el Reale Arena, y le pueden acompañar Modric y Kroos. Estaría por ver si completaría la medular Odegaard o Fede Valverde. Arriba, Vinicius y Rodrygo son candidatos a asociarse con Benzema.

Posible once titular de Zinedine Zidane en el Betis-Real Madrid

Por lo tanto, la posible alineación titular que saque el entrenador del Real Madrid contra el Betis estaría formada por: Courtois en portería; Carvajal, Varane, Ramos y Mendy o Marcelo en defensa; Casemiro, Kroos, Modric y Fede Valverde u Odegaard en el centro del campo; y en el ataque, Vinicius o Rodrygo y Benzema.

bookmark_borderZidane, pulso con el ‘nueve’

Ha bastado un partido para que quede al descubierto que la carencia de gol puede ser un problema y que hay falta de sintonía entre Zidane y la directiva en este tema. Ahora hay cuatro delanteros en la plantilla: Benzema, Jovic, Mayoral y Mariano. A Zidane sólo le vale el primero. Y en Anoeta lo escenificó sin pudor. Con 0-0, utilizó los dos últimos cambios para dar entrada a Marvin y Arribas, y Mariano y Jovic, que viajaron, ni siquiera saltaron a calentar.

Si Zidane ha demostrado algo desde que llegó al Madrid, que es un hombre de pocas palabras y grandes gestos. No le ha temblado el puslo para tomar decisiones y sentar a vacas sagradas como Marcelo, Modric o Kroos. Pero no es tan habitual en él que mande mensajes contundentes ante los medios. En la previa del partido ante la Real lo hizo: «Hasta el 4 de octubre, todo es posible en cuanto a entradas y salidas». Contradijo así el mensaje tantas veces filtrado por el club este verano sobre que no habrá fichajes.

Zidane no ha sacado las patas del tiesto muchas más veces. Sólo se le recuerdan dos. La primera, eso sí, fue precisamente cuando el club decidió vender a Morata al Chelsea en 2017. «Si se va, falta un delantero», dijo cuando el club había dejado claro que no ficharía otro 9. La segunda vez que se significó contradiciendo lo dicho por el club fue en el caso Kepa. El Madrid lo tenía cerrado y le dejó escapar después de que el técnico mostrara su desaprobación en público: «No necesito otro portero».

Ya menos beligerane, pero al menos sí insistente, estuvo Zidane en su petición de que le trajeran a Pogba: «Me gusta, es un jugador muy bueno…», subrayó en 2016, para recordarlo en 2019: «¿Si Pogba quiere venir, por qué no va a hacerlo…?».

Los números cantan.

Que el Madrid se ha quedado huérfano de gol resulta una obviedad. La pasada campaña marcó 99 en 51 partidos (1,9 de media) y la anterior 101 en 69 (1,8). Las dos, ya sin Cristiano en el equipo. En las dos anteriores temporadas (las últimas con el portugués), por ejemplo, marcó 170 goles en 60 encuentros (2,8) y 152 en 62 (2,5). La diferencia lo dice todo: faltan los 50 goles del luso… El primer año sin Cristiano el Madrid se quedó sin posibilidad de ganar títulos en marzo… El segundo (la pasada campaña) Zidane tuvo que volver por sorpresa y blindar a su Madrid para convertirlo en uno de los menos goleados de la historia para ganar una Liga que, antes del coronavirus, parecía muy lejana.

Desde el club intentan transmitir tranquilidad y recuerdan que aún faltan Hazard y Asensio. Pero por lesiones u otras cuestiones, Hazard se quedó en un gol la pasada campaña y Asensio, que ya va a cumplir su quinto ejercicio en el Madrid, nunca ha marcado más de 11. Por otro lado, «con el 4-3-3 o el 4-2-1 que suele utilizar Zidane, el delantero que venga siempre será suplente», razonan.

El empate de Anoeta y lo dicho por Zidane ha puesto en marcha a la entidad en la búsqueda de nueves experimentados que puedan venir a precio de saldo, como sucedió con Adebayor. Se piensa en Dzeko (pero acecha la Juve) o Cavani (cobra mucho), en Falcao (nunca gustó al presidente) o Aubameyang (quedaba libre pero el Arsenal le acaba de renovar). Pero si no siguen los malos resultados aguantará. En los planes de futuro está Mbappé (2021) y Haaland (2022, cuando el Borussia acordó con Raiola su salida). Pero Zidane no puede esperar.

bookmark_borderEden Hazard, en el punto de mira por su estado de forma

Eden Hazard (29 años) llegó en el verano de 2019 con la vitola de estrella y para convertirse en el galáctico que perdió el Real Madrid con el adiós de Cristiano Ronaldo un año antes, pero la realidad dice que el belga, por unos u otros motivos, está lejos de ser ese jugador referencia y líder que se esperaba a su llegada. El equipo de Zinedine Zidane arranca la temporada en diez días y lo hará con el delantero muy lejos de su mejor punto de forma, tal y como afirmó el miércoles su seleccionador.

Roberto Martínez, que siempre ha defendido y destacado lo importante que Hazard es para la selección belga, comentó al terminar los dos partidos de la Liga de las Naciones disputados por Bélgica, que el madridista está a 60 entrenamientos de poder ser titular, de ahí que se quedara fuera de ambos compromisos de la selección de su país, lo que hace menos comprensible su presencia durante estos días con la selección y no con su club, el Real Madrid.

Cierto es que los dirigentes madridistas, como ha sucedido con otros jugadores, intentaron que tanto Courtois como Hazard no acudieran a la ya terminada concentración con su selección. El portero pudo regresar antes de jugar partido alguno, pero el delantero, por aquello de su capitanía e importancia, continuó hasta el final pese a no jugar.

Muchos clubes europeos no han entendido la disputa de estos partidos cuando los jugadores no habían realizado entrenamiento alguno con sus equipos. De hecho, algunos jugadores renunciaron como hizo Modric para encontrar el mejor punto de forma lo antes posible ante el inminente inicio de LaLiga,

Apreciado en el vestuario

A nivel personal, tanto el vestuario como el club, no tienen queja alguna del comportamiento de Hazard. Lejos de ser una estrella al uso, desde que llegó se ha mostrado cercano con los compañeros. Otra cosa es el estado físico con el que apareció en el inicio de la temporada pasada y la mala suerte de lesionarse cuando ya estaba empezando a resurgir.

La lesión y posterior recaída con operación incluida ha sido la peor noticia para un madridismo que esperaba mucho del belga y que hasta ahora apenas se ha mostrado, tal y como sucedió en el Etihad, el día que todos los seguidores blancos esperaban ver la mejor versión del habilidos jugador.

Las sensaciones que ha transmitido en los partidos disputados desde la vuelta del fútbol es que la lesión le está pasando factura, que no la ha olvidado del todo. El primer objetivo, ademas de mostrar la forma que debe enseñar un futbolista, es el de volver a tener plena confianza en su dañado tobillo.

La lesión dejó huella

Los dirigentes blancos siguen creyendo en Eden Hazard, pero no ocultan cierta inquietud ante esa reiterada ausencia de forma. Las noticias que han llegado desde Bélgica estos días han elevado esa decepción y están convencidos de que lo mejor hubiera sido haber trabajado en Valdebebas y no marcharse con la selección, pero también saben lo que representa el delantero para la selección de su país.

La idea de los técnicos es un plan específico de preparación con el fin de perfilar su forma y, de esta manera, reencontrarse con ese Hazard que puso a todo el mundo de acuerdo sobre su condición de jugador top en la Premier League y en el Mundial de Rusia. En 2015 fue declarado el mejor futbolista de la Premier y el mejor de su equipo en tres ocasiones y por el Bernabéu siguen pensando que puede volver a su mejor nivel.

El problema que tiene por delante Hazard es que muy probablemente recupere la forma óptima en dos o tres semanas, justo el tiempo en el que se deberá incorporar con su selección para los próximos partidos de Bélgica ante Nueva Zelanda (8 de octubre), Inglaterra (11) e Islandia (14). Antes de que lleguen esos tres partidos, el Real Madrid jugará ante Real Sociedad, Betis, Valladolid y Levante.

bookmark_borderZidane planea una transición dulce para las ‘vacas sagradas’

El Madrid está inmerso en un proceso silencioso pero impacable de transformación. La columna vertebral de los futbolistas que fueron vitales para la conquista de cuatro Champions en cinco temporadas (Ramos, Marcelo, Modric y Benzema, al los que habría que unir Keylor y Cristiano, que ya se fueron) pasan los 30 años. Zidane tendrá mucho que ver en esa labor. En la pasada campaña, por ejemplo, no le tembló el pulso a la hora de gestionar el sorpasso de Mendy a Marcelo.

De los 35 futbolistas que actualmente componen la primera plantilla hay sólo siete que tengan 30 años o más. Son Modric y Sergio Ramos (ambos 34), Marcelo y Benzema (ambos 32), Bale (31) y Kroos y Nacho (30 los dos). Ninguno tiene contrato más allá de 2022 excepto Kroos, que lo tiene hasta 2023. De todos ellos, parece que el Madrid sólo cuenta con el alemán y con Ramos, que termina en 2022 y que renovará dos años (y no uno como pretendía el Real Madrid) por la jerarquía que tiene en la plantilla y por el buen rendimiento que dio la pasada campaña, artífice en gran medida del título de Liga.

Hay casos especiales, como el de Modric. El Real Madrid y el jugador han hablado y acordado que no hay prisa para afrontar una futura renovación. Volverán a entablar conversaciones en el mes de enero y, según como sea la situación, se tomará una decisión. En cualquier caso, el croata, que termina en 2021, sólo puede renovar una temporada más.

Son todos nombres que han sido fundamentales en los éxitos de los últimos años del Real Madrid pero que, por el inexorable paso del tiempo, deben ir dejando paso a las nuevas generaciones, los Vinicius, Rodrygo, Brahim, Kubo, Valverde, Asensio, Ceballos y compañía…

bookmark_borderEl compromiso de Odegaard ante Zidane para volver a ganar en Europa

Martin Odegaard está preparado para el reto que Zinedine Zidane le ha puesto por delante. El francés le ha abierto la puerta del vestuario del Real Madrid y el centrocampista ha querido aprovechar el tiempo que ha tenido durante el verano para llegar a tope, recuperarse de los problemas que tenía en una de sus rodillas y en una forma óptima, como si el próximo fin de semana empezara de nuevo la competición.

El ex de la Real Sociedad no ha querido dejar pasar la oportunidad y se ha preparado a conciencia desde el mismo momento en el que terminó su participación en Liga con el equipo donostiarra. Ni un segundo. Incluso se concentró durante unos días en el Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada, aprovechando la altitud para recuperar tono físico después de una temporada muy cargada.

Sin selección

Convocado por su selección para jugar ante Austria e Irlanda del Norte, finalmente Odegaard ha quedado liberado de dicha convocatoria para quedarse a trabajar y dejar atrás por completo las molestias que arrastra en la rodilla derecha. Una decisión tomada esta mañana tras acudir a Valdebebas para someterse a una revisión.

Si Zidane ha sido el artífice de su regreso a la entidad madridista, los dirigentes blancos confían ciegamente en el noruego y en lo que representa la llegada con todos los honores al primer equipo.

Odegaard, junto a Asensio, fue el motor de arranque de esa tendencia de fichar jóvenes talentos en busca de jugadores válidos para el primer equipo y con los que poder luchar contra el creciente dominio económico de los equipos estado.

El internacional noruego será la única cara nueva del Real Madrid 20-21 a la espera de algún que otro movimiento antes del 4 de octubre, día en el que se cierra el mercado. No está previsto, pero si la operación salida es la que esperan los dirigentes, algo podría aparecer en el mercado. Mientras eso sucede, el centrocamìsta va a ser la única novedad que presente el campeón de Liga para revalidar el título y volver a ser el equipo dominante en Europa que ha dejado de serlo en las dos últimas campañas.

Todo apunta a que el centrocampista jugará un papel importante en el actual Real Madrid. Zidane lo ha reclamado en busca de esa alegría y vitalidad perdida en la medular. El francés fue claro cuando llamó a Odegaard para decirle que contaba con él y que olvidara aquello de seguir un año más como cedido.

La del centrocampista ha sido una obra de orfebrería del club blanco y primer gran movimiento del departamento de internacional capitaneado por Juni Calafat. Fichado unos días antes de cumplir 16 años, cinco años y medio después llega al primer equipo y lo hace como el encargado de dar al equipo blanco lo que le ha faltado en los ultimas dos temporadas, vigor y fuerza en el centro del campo, algo tan necesario en la Europa actual. Casemiro, Kroos, Modric, Valverde e Isco tienen un nuevo socio para reinar en Europa.