bookmark_borderZidane reinventa su plan B en pleno partido

Cuando Napoleón se vio desbordado en Waterloo, hubiera dado su fortuna por un plan B. Cuando te encaminas con tus colegas al garito de siempre y tiene echada la persiana metálica, el salvador de la noche es el que os conduce al plan B. Y cuando te das cuenta de que el sushi casero no era tan buena idea como parecía, una llamada para pedir una pizza es un buen plan B. Aunque los fans de Rayden se empeñen en llenar Instagram con su «No tengo plan B, mataría por el A», llevar en la mochila víveres de supervivencia siempre conviene. Y eso es lo que tiene Zidane, que ha cambiado su ‘filosofía de reserva’. Si antes exhibía el fondo de armario en los partidos menores (la famosa Unidad B), ahora lo hace en la última media hora de los partidos. La entrada de Modric, Vinícius y Rodrygo le sirve tanto para añadirle picante al partido como para bajar el fuego.

Los últimos partidos han dejado claro que Zidane tiene un once tipo para los partidos importantes bastante definido. A falta de Carvajal, la alineación ante el Inter es la de ‘la final de la Champions’, la que pondría el técnico si se jugase un título o el puesto en el próximo partido. Courtois, Carvajal, Varane, Ramos, Mendy, Casemiro, Kroos, Valverde, Asensio, Hazard y Benzema tienen reservados los once asientos de primera fila para ese día decisivo. Y donde con un ojo se pueden ver ausencias, con el otro se pueden observar oportunidades.