bookmark_borderLos mejores fichajes de una Liga low cost

LaLiga de los recortes arranca este sábado con pocos fichajes de relumbrón y el menor gasto en muchos años. Sólo 288,4 millones de euros en refuerzos y muchos de estos procedentes de operaciones ya cerradas en el pasado como Álvaro Morata (56 millones al Chelsea) y otras de trueques como el fichaje de Pjanic por el Barça (60 millones en la operación Arthur con la Juventus).

Ocho equipos no se han gastado ni un euro este verano. Empezando por el campeón, el Real Madrid y acabando los recién ascendidos Elche y Huesca. Un síntoma claro de que la crisis del coronavirus ha impactado de lleno en nuestro fútbol. Algo que contrasta con la Premier, donde se ha invertido el triple en fichajes que en España: 825 millones de euros.

El caso más significativo ha sido el Valencia, que ha puesto en marcha un proceso de reducción salarial con salidas de las fichas más altas (Parejo, Rodrigo, Coquelin…) y traspasos por valor de 59,5 millones.

Es curioso que el Cádiz es el séptimo club que más ha invertido en fichajes, ya que tuvo que asumir con el ascenso las opciones de compra de los cedidos Álvaro Giménez, Choco Lozano, Alejo, Pombo y Malbasic. En total, 9,4 millones de euros.

Vuelve a Chamartín la eterna promesa del Real Madrid, ese jugador que el respetable madridista ansía ver desde que fichara en enero de 2015. Todos hemos sido testigos de la evolución del Noruego. Martin se lo a tenido que curtir. Heerenveen, Vitesse y finalmente Real Sociedad… ¡Qué temporadón! 36 partidos, siete goles y nueve asistencias que le han abierto por fin las puertas del Santiago Bernabéu.

Zinedine Zidane ya sabe lo que el medio puede dar. Equilibrio, excelente manejo del balón, gusto por dirigir el juego ofensivo del equipo, verticalidad, visión y buen disparo, lo definen… Espectacular. Es el recambio ideal para un Luka Modric, al que le conviene ya dosificarse.

El Bosnio llega a un FC Barcelona en plena reestructuración. Fue parte del cambio de cromos con la Juventus. Arthur emigró a Turín y Pjanic aterrizó el la Ciudad Condal. Sin duda, será clave para el nuevo sistema de juego que propondrá Ronald Koeman, basado en un doble pivote. Tiene un muy buen trato del balón y juega por delante de la defensa para poder manejar el tempo del encuentro.

Goza de un potentísimo disparo y es todo un experto a balón parado. Rebosa gen Barça por los cuatro costados. La pasada campaña, no fue su mejor temporada, disputó 43 partidos en los que anotó tres goles y repartió ocho asistencias. ¿Le dejará Leo Messi tirar alguna falta?

No ha llegado al FC Barcelona como un proyecto de futuro, sino como una realidad. El club azulgrana pagó 31 ‘kilos’ al Sporting de Braga en enero para hacerse con los servicios de esta joya portuguesa. Es muy similar al primer Cristiano Ronaldo. Extremo, alto (1,85), fino, regateardor, eléctrico y más pasador que goleador.

Puede actuar en todo el frente de ataque, pero está más cómodo en la derecha, para cortar hacia el centro, ya que es zurdo. A Ronald Koeman le gustan los extremos de su estilo, con lo que tiene todo para entrar en los planes del nuevo míster.

Su gran temporada y sus 9 goles en el Leganés, no le sirvieron para evitar el descenso del conjunto pepinero, pero si para llamar la atención del Seleccionador Luis Enrique, que le convocó para los partidos ante Alemania y Ucrania.

El Sevilla ha pagado 13 millones al Real Madrid, que no contaba con él, por un jugador que puede actuar de medio ofensivo o extremo, que atesora una gran habilidad y con visión de juego. Su especialidad, el balón parado. Tal es su eficacia, que el año pasado quedó segundo máximo anotador de libres directos de las cinco grandes ligas, sólo por detrás de un tal Leo Messi, con cuatro goles.

Poca carta de presentación necesita el Croata. Primer sacrificado de Koeman, primer gran éxito de Monchi. 1,5 más 9 en variables… una auténtica ganga. Sevilla es ‘su ciudad’, por lo que a penas necesitará tiempo de adaptación.

La marcha de Banega priva al equipo de Lopetegui de creatividad, pero con la llegada de Rakitic ganan en intensidad y llegada. Dos perfiles diferentes, pero no cabe duda de que el medio dirigirá en centro de operaciones de los de Nervión. Todo un acierto el fichaje de Ivan, que vuelve al un Sevilla campeón, igual que cuando se marchó.

El fichaje del de Coslada por el Villarreal como agente libre es uno de los ‘chollos’ del mercado. Llega a un equipo repleto de jugones, y el será el periscopio del nuevo proyecto de Unai Emery en el submarino amarillo.

Por diversas circunstancias tuvo que abandonar Valencia entre lágrimas, pero no se fue muy lejos, pese a tener otras ofertas. El excapitán Che conoce LaLiga a la perfección, 351 partidos, 62 goles y 58 asistencias lo avalan. Se van a poner las botas Bacca, Gerard Moreno y Paco Alcácer.

Media Liga andaba detrás de la cesión del Japonés. Finalmente, tanto a él, como al Real Madrid les convenció la propuesta del Villarreal. Su llegada a Castellón desató la locura en una afición que está muy ilusionada.

Kubo quiere crecer, y el submarino amarillo es el lugar indicado. Es un habilidoso del balón, ama el regate y la conducción desde banda cortando al interior. Goza también de un gran disparo, aun que no es muy goleador. Cuatro goles y cinco asistencias en su debut en Primera División no evitaron el descenso del Mallorca.

¿Qué decir del mago de Arguineguin?, con permiso de Don Juan Carlos Valerón. Fue el fichaje random de lo que va de verano. Cuando todo hacía indicar que se iba a la Lazio, puso rumbo a San Sebastián. No le sedujo la idea de un último gran contrato tras su desvinculación del Manchester City.

bookmark_borderJovic empieza con mal pie

A Jovic el inicio de esta temporada 2020-21 le va a pillar con el paso cambiado. El delantero del Real Madrid llega al arranque de curso fuera de forma y con molestias en un pie, lo que le obligó a trabajar dos días en el gimnasio y, de momento, otros dos junto al resto de futbolistas en procesos de recuperación o puesta a punto (Asensio, Hazard, Odegaard…). No pudo estar disponible en la visita del Getafe a Valdebebas del martes, el único amistoso del Real Madrid en esta pretemporada, y ya lleva retraso en un curso en el que necesita convencer a Zidane y al club de que no se equivocaron con él, tras una primera campaña muy gris.

De primeras, se incorporó a la pretemporada tarde al ser convocado con su selección nacional (otros jugadores, como Modric u Odegaard, renunciaron para poder empezar antes su preparación de blanco); su retorno con Serbia es una buena noticia, prueba de que ha cerrado heridas con el entrenador Tumbakovic (que el curso pasado fue muy crítico con él: “El problema de Jovic es Jovic”), pero el parón internacional no le deparó ninguna alegría más: ni un minuto entre los dos partidos ante Rusia y Turquía, en los que Mitrovic, ariete del Fulham, le ganó la partida las dos veces. A su regreso a Madrid, muy lejos del mejor punto de forma físico, completó cuatro sesiones con el grupo antes de sentir molestias en uno de sus pies.

El pie derecho de Jovic

El Real Madrid no ha emitido parte médico en relación al balcánico ni especifica en qué pie sufre Jovic sus molestias (cada vez más superadas; ya lleva dos sesiones tocando balón). En el aire queda la posibilidad de que sean en el derecho, que se rompió durante el confinamiento y que generó una divergencia de versiones: el Madrid explicó que la lesión llegó mientras se entrenaba en su domicilio de Belgrado (a donde se desplazó en plena cuarentena blanca, tras el positivo de Thompkins, de la sección de baloncesto); la prensa serbia informó de una caída desde una terraza como motivo de la fractura.

A tres días del debut blanco en Liga en Anoeta ante la Real Sociedad (domingo 20, 21:00 horas, Movistar LaLiga), todo hace indicar que Jovic no estará disponible para empezar a voltear su situación en el Madrid. El exdelantero del Eintracht, donde brilló en la temporada 2018-19 (27 goles y 7 asistencias), sabe que necesita empezar a justificar la apuesta del Madrid por él, que conllevó el desembolso de 60 millones de euros hace ahora algo más de un año. Tras una primera campaña decepcionante (dos goles y dos asistencias en 806 minutos), Jovic es consciente de que, si no hay una mejora sustancial en su rendimiento, el Madrid le buscará una salida el próximo verano. Todo depende de él.

bookmark_borderIncombustible Modric

Luka Modric no tiene fin. El centrocampista croata cumple hoy 35 años, a las puertas de arrancar la que será su novena temporada vistiendo la camiseta del Madrid (suma 343 partidos), una campaña en la que apunta a ser uno de los principales protagonistas. Zidane no mira el DNI de Modric y el propio jugador tampoco lo hace: viene de firmar su temporada más goleadora desde que aterrizó en la capital.

Modric cerró el curso 2019-20 con cinco goles, algunos de peso como ante la Real Sociedad en el Bernabéu, en Liga, o frente al Valencia en las semifinales de la Supercopa de España celebrada en Arabia Saudí. Pese a su buen disparo de media distancia y constante presencia en la frontal, Modric no se venía distinguiendo en Madrid como un gran goleador: apenas había alcanzado los cuatro goles en las dos campañas anteriores.

Modric, gol y asistencia

La desastrosa temporada 2018-19 dejó varios damnificados, Modric entre ellos, pero el croata se rebeló con goles, a lo que añadió además ocho asistencias, su segunda mejor marca en el Madrid, sólo superada por las nueve que repartió en la 2013-14, el curso en el que se levantó la Décima. Y eso que la pasada temporada dejó ver el inicio del relevo: fue el año deportivo en el que menos minutos jugó de blanco (2.628’), exceptuando la 2014-15 en la que apenas disputó 2.002’ debido a dos lesiones de larga duración que le hicieron perderse los tramos central y final del curso.

Cuando estuvo sano, Ancelotti tiró de él. Con Zidane siempre había superado los 3.000 minutos, pero en la 2019-20 el marsellés vio en el ascenso de Fede Valverde la oportunidad perfecta para dosificar a Modric y sacar lo mejor de él en los momentos adecuados. Fue importante en la consecución del título de Liga (ocho titularidades en las últimas once jornadas), aunque el Madrid demostró que puede mantenerse a flote sin él: no salió de inicio en los dos Clásicos y en uno de los tres derbis disputados.

Lejos de mostrar signos de agotamiento, Modric terminó la 2019-20 pleno de fuerza y del mismo modo ha comenzado la pretemporada de la 2020-21, en la que renunció a jugar con Croacia dos partidos de la Liga de Naciones (ante Portugal y Francia) para quedarse trabajando en Valdebebas a las órdenes de Zidane. A sus 35 años recién cumplidos, el genio de Zadar ha priorizado al Madrid, consciente de que su momento con su selección llegará más adelante, en la Eurocopa del próximo verano y el Mundial de Qatar 2022.

El futuro de Modric

En cuanto al futuro de Modric, no hay nada escrito. Ni en un sentido ni en otro. El croata terminaba contrato en junio de 2020, pero la consecución del Balón de Oro en enero de 2019, tras su brillante paso por el Mundial de Rusia 2018, activó una cláusula por la cual su vinculación se extendía un año más, hasta 2021. En agosto de 2018, el Inter de Milán pretendió llevárselo gratis, apelando a que el Madrid le diese la carta de libertad en agradecimiento por los méritos acumulados.

Florentino Pérez, en persona, frenó esa tentativa y confirmó con Modric que sus caminos andarían parejos, al menos, hasta que el croata roce los 36 años. Cuando acabe la presente temporada se estudiará la posibilidad de una ampliación si todas las partes así lo desean. Modric sabe que cuenta con el beneplácito de Zidane y con la bendición del presidente, que le fichó en el verano de 2012 tras una tensa negociación con el Tottenham para cumplir con el deseo del entonces técnico, José Mourinho. Ocho años y 17 títulos después, sigue en pie Modric con sus 35 veranos a la espalda.

bookmark_borderModric quiere más

Luka Modric (34 años) regresa hoy a Madrid para comenzar a entrenarse de cara a llegar en la mejor forma posible a la que será su novena temporada como jugador del Real Madrid. El croata busca demostrar que sigue con la ilusión del primer curso y para ello tiene en mente renunciar a los encuentros que disputará su selección en las primeras semanas de septiembre (ante Portugal y Francia) para poder realizar una buena pretemporada a las órdenes de Zidane.

Lo que pasa por la cabeza de Modric es sentarse con el club dentro de unos meses, para ver en qué punto están ambas partes. Sólo renovaría un año más si siente que seguirá siendo importante en el Real Madrid. En la 2021-22 quiere seguir al primer nivel porque tiene en su cabeza el Mundial de Qatar, al que llegará con 36 años y que será, probablemente, su último gran torneo defendiendo a su selección.

El Madrid, no obstante, le dará plena libertad de decisión a Modric. Todavía quedan muchos días de mercado por delante y, en caso de que llegara alguna oferta, sería el croata quien decidiría. Nada que ver con lo ocurrido tras el Mundial de 2018, cuando el Inter sedujo al futbolista pero el Madrid cerró la puerta (pocos meses después ganó el Balón de Oro). Ahora será Luka quien decida. Y a día de hoy su cabeza está sólo en el Madrid…

Este jueves 27 de agosto se cumplieron ocho años desde que Modric se vistió por primera vez con la equipación del Real Madrid. Fue el 27 de agosto de 2012. Llegó procedente del Tottenham tras una larga negociación y a cambio de 35 millones de euros. Fue una petición de Mourinho. Desde entonces ha disputado 343 partidos oficiales y ha levantado 17 títulos: cuatro Champions, dos Ligas, una Copa de Rey, cuatro Mundiales de Clubes, tres Supercopas de Europa y tres Supercopas de España.

bookmark_borderModric celebra ocho años de blanco

El 27 de agosto de 2012, tras muchas semanas de pelea, el Madrid cerraba el fichaje de Luka Modric. Una efeméride que el croata ha querido celebrar con sus fans a través de un vídeo en sus redes sociales y que es sinónimo de títulos.

30 millones de euros más objetivos abonó el Madrid al Tottenham por un mediocentro que lo ha ganado todo de blanco: 4 Champions, 4 Mundiales de Clubes, 3 Supercopas de Europa, 2 Ligas, 1 Copa del Rey y 3 Supercopas de España.

Modric ha completado hasta el momento, 343 partidos con el Real Madrid. Se estrenó ganando la Supercopa de España frente al Barcelona en 2012. El primer gol del croata llegó en el Bernabéu ante el Zaragoza en la jornada 10 de la Liga 2012-13. Modric ha marcado 22 tantos como madridista.

Además, Modric ha sumado los reconocimientos individuales más prestigosos del mundo como el Balón de Oro 2018 (único jugador en romper el duopolio Cristiano – Messi en la última década), el Premio The Best al Jugador de la FIFA 2018 y el Premio al Jugador del Año de la UEFA 2017-18.

bookmark_borderModric se gana seguir

Modric es el ejemplo de que las cosas no son como empiezan, sino como acaban. Hablar de su renovación en septiembre era muy diferente a hacerlo ahora: había cumplido 34 años, las lesiones le azotaban, no tenía regularidad y su fútbol no convencía. Era como si al haber ganado el Balón de Oro se hubiese relajado. Pero ahora todo ha cambiado. Su nivel poscuarentena ha sido sobresaliente, convirtiéndose en una de las principales explicaciones para que el Madrid lograse el histórico ’11 de 11′ liguero. Ha vuelto.

Y a su mejor nivel se antoja complicado decirle que no a una renovación (acaba contrato en junio de 2021). El interés del Inter en navidades de 2018 hizo al Madrid tener que subir su puja para mantenerlo: le convenció ofreciéndole una ficha de galáctico y convirtiéndolo en uno de los jugadores mejor pagados de la plantilla, junto a Bale y Ramos. Pero ahora el contexto es diferente y lo sabe. Su fútbol es exquisito, pero va rumbo a los 35 y es lógico que el Madrid ya sopese alternativas. Luka se adapta a esa tesitura sin rechistar. Quiere ser una solución y no un problema, por lo que aceptaría bajarse el sueldo para dar aire económicamente al club y continuar.

Él quiere seguir y se lo ha ganado. Sólo se ha perdido dos partidos en el tramo final de temporada: ante el Espanyol por acumulación de tarjetas y contra el Leganés (jornada 38) por descanso. En los demás ha tenido minutos y muchos como titular. Para ser más concreto, en todos ha salido de inicio salvo en el Reale Arena. Se encuentra bien físicamente y técnicamente, pero le ha costado. Todo empezó a torcerse en la jornada 1, cuando se marchó expulsado en Balaídos (roja directa para algunos muy rigurosa). Entre la jornada 2 y la 10 sólo jugó 100′, siendo titular una vez y perdiéndose cuatro partidos por molestias y sanciones. La misma cruz tuvo en Champions: no jugó ante el PSG (jornada 1) y Galatasaray (jornada 3). Además, no ha sido titular en ninguno de los dos Clásicos este año, saliendo en ambos para jugar 10′. Demasiadas semanas en la enfermería.

Su ausencia abrió la puerta a Valverde, que se acabó asentando a lo grande. Tanto, que el madridismo llegó a sopesar el fin de Modric. Pero eso le hizo despertar. A partir de la jornada 11 participó absolutamente en todos los partidos de Liga hasta la 32, cuando tuvo que parar por acumulación de amarillas. Causa de fuerza mayor. Progresivamente fue de menos a más hasta recordar a ese capitán que llevó a una humilde Croacia a soñar con ganar un Mundial: al final ha sellado una media de 49 pases acertados por partido esta temporada.

Como goleador, cinco tantos: tres en Liga, uno en Champions y uno en Supercopa de España. En total, 2.631′ entre todas las competiciones, siendo el noveno jugador de la plantilla con más minutos, por delante de hombres como Marcelo (1.854′), Vinicius (1.817′) o Hazard (1.545′). La jerarquía y autoridad que desprende en la medular son marca propia. Zidane, a su mejor nivel, le considera indiscutible y así lo ha reflejado en las alineaciones. Ante el City, la noche clave, fue titular (se marchó sustituido en el 83′). No fue su mejor partido, pero tampoco lo fue del Madrid en general.

La sombra de Odegaard acecha

El noruego está opositando a relevo natural y aprieta con fuerza. El Madrid ya ha comunicado a la Real Sociedad que romperá el pacto de cesión para recuperarlo inmediatamente, de forma que la cesión será de un año y no de dos, como estaba apalabrado. Zidane lo quiere ya, esta campaña, por lo que será coetáneo con Luka. El croata acaba contrato la próxima temporada y Martin apunta a ser su relevo, pero también existe la opción de apostar por una transición suave. Que Modric siga paralelamente con Odegaard un par de años más y poco a poco la juventud vaya abriéndose paso. Pero deberá ser por méritos propios, porque Luka no parece tener muchas ganas de dar un paso al lado. «Un crack siempre quiere jugar», se dice en le gremio.

Valorado en 12 millones

Según Transfermarkt, el croata está valorado sólo en 12 millones de euros. Su edad, 34 años, clave para que el portal considere que la inversión en su fichaje, a estas alturas, no debería ser alta. Pero la edad es sólo un número. Luka parece tener fútbol para rato y ganas de continuar vistiendo la camiseta blanca. En las manos del club está prolongar su vinculación, al menos, un par de temporadas más. Él, por fútbol, se ha ganado seguir.

bookmark_borderModric: «Estábamos convencidos de que seguiríamos ganando sin Cristiano»

Luka Modric ha concedido una entrevista al medio croata Sportske Novosti durante los breves días de vacaciones que está disfrutando en su país. Un pequeño respiro previa la trascendental vuelta de los octavos de final de Champions que el jugador va a disputar con su equipo ante el City, en el que Modric ha repasado lo ocurrido, hasta ahora, esta temporada.

Segunda liga con el Madrid: «Deberíamos haber ganado más ligas porque jugamos algunos campeonatos de una manera torpe. Pero bueno, sea lo que sea que haya pasado, uno debe disfrutar el presente y puede influir en lo que sigue».

Resumen de la temporada marcada por la pandemia: «Tuvimos la continuidad de un buen juego durante todo el año, y especialmente hicimos un excelente trabajo haciendo ese acelerón final tras el confinamiento: Diez victorias consecutivas y un empate, hablan bien de este Madrid. También ganamos la Supercopa de España en enero y todavía estamos en la carrera por la Liga de Campeones».

Dominio blanco tras el parón: «Honestamente, no me sorprende. Mientras estábamos confinados, todos entrenamos. Estuve en contacto con compañeros de equipo y noté que todos estaban trabajando con alguna motivación extra. Supongo también porque nos sucedió esta situación inesperada y completamente nueva con la pandemia. Queríamos fútbol. Cuando finalmente volvimos a entrenar juntos, sentí una conexión aún más fuerte entre los jugadores, disfrutando de estar juntos nuevamente y en pleno apogeo».

Relación con Sergio Ramos: «¡Mi hermano Sergio es un fenómeno! Y no digo eso porque en ocho años hemos creado una relación realmente especial, pasamos tiempo con las familias, vamos de vacaciones juntos, o porque hemos tenido fantásticas experiencias en el fútbol y éxitos juntos. Ramos es una roca de 34 años, de alto nivel competitivo, y cuando lo ves está claro lo dedicado que es y lo que ansía ganar… Es el líder de equipo y el mejor central del mundo».

Hazard: «¡Eden es un jugadorazo! Me encantó verlo en Chelsea. Realmente, desde que vino, no ha tenido suerte con las lesione. Yo pasé por esas etapas de altas expectativas y el proceso de adaptación, así que le dije que solo tenía que ser paciente. La calidad es demasiado grande, realmente necesitamos su conocimiento, pero es crucial que esté en forma. Si está listo para el City, genial, y si no, lo más importante es que al comienzo de la nueva temporada en septiembre está completamente curado».

Benzema: «Karim es un gran delantero con el que es un placer jugar. Su comprensión del juego, el movimiento, la alteración del equilibrio de la defensa rival es algo especial. Benzema siempre ha hecho un gran trabajo para el equipo y me alegro de que ahora haya experimentado una ovación general y una gran satisfacción por el reconocimiento de su clase».

La sombra de Cristiano Ronaldo: «No hace falta discutir lo importante que fue Cristiano para el Madrid, pero debo decir que no nos agobia el hecho de que él no esté allí en el sentido de que no podremos tener las mismas ambiciones. Estábamos convencidos de que seguiríamos ganando sin él».

Clave Zidane: «Zidane una vez más demostró ser una gran persona. Da tranquilidad, es muy correcto en su acercamiento al jugador. Siempre hay quienes no juegan tanto como les gustaría, no están contentos y eso tiene sentido. Pero el enfoque del entrenador ha contribuido a que todos se sientan parte del equipo y acepten su situación. En este vestuario, todos son buenos tipos, no hay nadie que cree problemas por sus propios motivos, no hay manzanas podridas».

Suplencia: «Zidane me dijo que estaba muy satisfecho con mi trabajo, mi compromiso y que debería continuar así. No tenía dudas sobre mis cualidades, sólo me dijo honestamente que en ese momento tenía una visión diferente de lo que era mejor para el equipo. Acepté esa actitud y trabajé duro».

bookmark_borderModric y Mendy, bajas para medirse al Espanyol por cinco amarillas

Luka Modric y Ferland Mendy serán baja para medirse este domingo al Espanyol en Cornellà a partir de las 22.00 horas. El croata y el francés vieron la quinta amarilla contra el Mallorca y descansarán por tanto en el duelo del fin de semana.

Así las cosas, se espera en el once a Casemiro, que cumplió su sanción frente a los bermellones, a Kroos, suplente aunque jugó la segunda parte, y a Marcelo, que se está rotando con Mendy desde el reinicio del torneo turnándose a cada jornada.

bookmark_border«Cuando estamos metidos, somos muy difíciles de batir»

Zidane compareció tras concluir el encuentro para dar sus primeras impresiones de la victoria del Real Madrid ante el Valencia, con un doblete de Benzema y un tanto de Marco Asensio, que volvió a jugar después de casi 11 meses.

Victoria con mucho valor: «Todos los partidos son complicados y más contra un rival como el Valencia, muy fuerte, que en la primera parte entró muy bien, corriendo mucho. Pero estoy contento cómo manejamos todo el partido. La segunda parte fue mejor en todo. Son tres puntos merecidos».

El otro día, enfadado: «Esta vez se puede decir que fuimos superiores. Contra el Eibar fuimos mejores en la primera y peor en la segunda. Sabemos que tenemos que cuidar los detalles. Cuando estamos concentrados y metidos somos muy difíciles de batir».

Gol anulado al Valencia: «No he visto la jugada. Pero hay un árbitro y no me meto, porque es una labor complicada. Él ha visto la jugada y lo ha pitado».

Benzema: «El primer gol empieza con Sergio Ramos, después Modric y la jugada, finalizada con Hazard y Benzema, es muy bonita. El segundo, a los que nos gusta el fútbol, es muy bonito, y además él no es zurdo y la mete en la escuadra directamente. Y luego el gol de Marco, que me alegro mucho por él, por su vuelta. Es una noche muy bonita».

Consignas a Asensio: «Le digo que disfrute después de tanto tiempo. Ha marcado nada más salir. Le digo también que está preparado para jugar y lo ha demostrado en 15 o 20 minutos».

Gesto con Unzué: «Le mandamos lo que ponía en la camiseta, un gran mensaje de ánimo. Yo lo conozco muy bien esto, porque soy padrino contra el ELA. Le mandamos todo nuestro apoyo, estamos con él, y ojalá salga adelante».

Zidane, en conferencia de prensa

Asensio: «Significa mucho para él y para nosotros. Estamos contentos de verlo en el terreno de juego. Han sido ocho meses, así que nos alegramos de verle marcar un golazo en la primera jugada».

Obligar al Barcelona. «Es importante lo que hacemos nosotros. Tres puntos ante un rival muy importante, que jugó muy bien en el primer tiempo, con mucho ritmo. Nosotros lo hemos hecho muy bien, los jugadores pueden estar muy satisfechos, son los que juegan y pelean. Es una victoria muy merecida».

¿Cómo vio el gol anulado al Valencia?: «Creo que es lo que dice el árbitro. Ha tomado la decisión, ha mirado la jugada en el VAR y ya está. Es una decisión complicada, yo no me meto en esas cosas».

No ha agotado los cambios: «Cada partido tiene su historia y hoy ha sido así. Hicimos dos cambios, el otro día cinco. Al final nos ha salido bien y eso es lo más importante. Seguramente en otro partido vas a necesitar hacer más cambios. No tienes que hacer cinco sí o sí, te lo dice el partido».

Marco Asensio y el golazo de Benzema. «El gol ha sido un golazo de Karim. De volea y con la zurda. Me alegro por su gol. De Marco, ni te digo. Después de ocho meses, sólo el hecho de entrar en el campo ya era para estar muy contento. Marcar a la primera, significa que ya está metido y que tiene calidad para ello. Me gustaría destacar la calidad de todos, incluso de los que no juegan. Trabajamos todas las semanas y vamos a necesitar a todos. Faltan nueve partidos y tenemos que seguir. Tenemos un partido importante el domingo en San Sebastián».

¿Está el equipo dónde quiere?: «Físicamente veo al equipo muy metido y, al final, es el comportamiento de todos. Estamos donde queremos. Pero hay que seguir».

¿Es la mejor versión de Hazard?: «Son opiniones. Es verdad que ha sido su partido. Ha jugado 75 minutos. Parece que está cansado, pero de repente coge el balón y lo hace bien. Nos alegramos de que esté con nosotros porque tiene mucha calidad».

Cuatro centrocampistas juntos. «No es por jugar contra el Valencia. Me ha gustado la posición diferente de Modric. Ha interpretado muy bien el juego entre líneas. La primera jugada y el gol que hacemos son por eso. La jugada entre Luka, Hazard y Benzema».

Siguiente jornada para asaltar el liderato. «Dependemos únicamente de lo que nosotros vamos a hacer. No me meto en la cabeza lo que hacen otros. Voy a ver el partido del Barcelona con el Sevilla, pero no me meto en la cabeza que el Barcelona va a fallar ahí. Sabemos la situación».

bookmark_borderInforme Jovic: su deseo, las ofertas que asoman… y aquella llamada de Zidane

La primera temporada de Luka Jovic en el Real Madrid no está siendo ni de lejos la esperada, ni por el club ni mucho menos por el propio jugador. Solo dos goles, muy poca continuidad y una lesión que sumado a ciertos episodios extradeportivos le han colocado ante una situación de incertidumbre de cara al próximo mercado. Porque su rendimiento ha generado dudas y porque hay equipos interesados en el serbio, tanto en cesión como en compra.

Sin embargo, Jovic lo tiene claro. Su plan es quedarse en el Madrid y dar la vuelta a la tortilla. Con una lesión muy complicada que no le asegura poder volver en condiciones antes de que acabe esta anómala temporada, sabe que debe tener paciencia. A su favor juegan distintos factores. La inversión realizada por el Madrid (60 millones) es un arma de doble filo, porque las expectativas son altísimas, pero también supone un salvoconducto para permitirle una segunda oportunidad. De haber habido menos gasto, hubiera sido más fácil ponerlo a la venta.

Del mismo modo, el mercado pone muy difícil la compra de un ‘9’ este verano, con los planes del club enfocados cada vez más a 2021 con Haaland y Mbappé. Esa a priori dificultad de reforzar el puesto le beneficiaría. Además, lo que convenció al Real para ficharle sigue ahí, su eclosión goleadora de hace apenas un año, cuando llamó la atención de los grandes de Europa, incluido el Barça.

Hay otro elemento nada desdeñable: Zinedine Zidane. El entrenador no sólo dio el O.K. a su incorporación en la primavera del año pasado, sino que además tomó parte al llamar personalmente al jugador para transmitirle todo lo que le esperaba en el Madrid si se decidía a dar el paso. Aquella llamada de Zizou la tiene muy presente Jovic en los momentos más bajos del curso. De hecho, el propio Zidane le quiso quitar presión allá por el mes de enero: «Jovic es el futuro, va a marcar muchos goles». La suerte tampoco ha estado de su parte. Los palos y el VAR le han impedido sumar tres o cuatro goles que seguro le hubieran ayudado a cambiar la dinámica que llevaba hasta el parón, momento en el que Zidane decidió relegarle para dar una oportunidad a Mariano.

Jovic también sabe que los inicios en el Madrid a veces no son fáciles. Y tiene dos ejemplos en el vestuario actual. Uno incluso es cercano al serbio: Luka Modric. El croata, partiendo de la base de que su primer año fue mejor que el de su tocayo de Belgrado, también sufrió durante meses para ir adaptándose al equipo. De hecho le costó ganarse el hueco como titular indiscutible. El otro es Karim Benzema, que llegó muy joven a la Casa Blanca (21 años, igual que Jovic) y que, aunque también tuvo mejor primer año (nueve goles), sufrió algún que otro episodio extradeportivo, ahora ya por completo olvidados.

Pero Luka tiene mercado. El Nápoles lo desea, de mismo modo que hay un equipo de la Bundesliga que ha preguntado por su cesión y otro de la Premier que está dispuesto a presentar una oferta para hacerse con su traspaso. Clubes potentes para tratar de llevarse a un goleador, una especialidad que escasea en el mercado. Sin embargo, Jovic, que firmó seis años con el Madrid, no quiere tirar la toalla por una salida falsa en la exigente carrera que es vestir la camiseta madridista.